El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acusó que la filtración del informe sin testar de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia del caso Ayotzinapa fue una maniobra para que este perdiera validez legal. Si bien advirtió que esta investigación trasciende la esfera legal hasta ser un tema de Estado.

“Yo creo que lo hicieron de mala fe pero, en mi opinión, no se deben de ocultar las cosas. Yo nada más ofrezco disculpas, no nada más por eso, sino por todo lo que injustamente le hicieron a sus hijos, le ofrezco disculpas a los padres. Es lo que debe de cuidarse”, dijo en su conferencia matutina sobre la columna de ayer domingo publicada en Reforma.

Reconociendo que hay “bastantes frentes” involucrados en el caso de Ayotzinapa, el primer mandatario advirtió que, “a lo mejor, quienes filtraron este documento sin testar lo hicieron pensando que, de esa manera, ya no va a tener validez legal. Sí, nada más que este no es nada más un asunto jurídico, este es un asunto de justicia y de Estado“.

Lee también: “Mucho ojo con los provocadores”: AMLO conmemora octavo aniversario de Ayotzinapa con advertencia

Esto al acusar una “argucia legaloide” basada en que “como se dieron a conocer los nombres los vamos a dejar en libertad porque se violó el sacrosanto debido proceso”. Sin embargo, pidió a los jueces que antepongan la justicia a meros procedimientos que la impidan, como ha sido el caso del ahora llamado “debido pretexto”.

Por otro lado, López Obrador recordó que él mismo pidió hacer pública la versión sin testar del informe, misma que ya se había entregado a los padres de Ayotzinapa el 18 de agosto. “Lo demás es una actitud, con todo respeto, de zopilotes. Pero, si se conoce la verdad, no hay problema”, insistió respecto a la filtración.