El excandidato presidencial, Diego Fernández de Cevallos, le contestó al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) luego que éste bromeara acerca de que podría pedirle asesoría como abogado por los resultados de la consulta de revocación de mandato del próximo año.

Y es que fue López Obrador volvió a insistir en que acatará lo que decida la población en la consulta del año entrante y de paso bromeó acerca de la asesoría de Diego Fernández de Cevallos.

“Si la ciudadanía vota porque me vaya”, dijo, “lo haré”.

Además, añadió que de ninguna manera buscaría permanecer contra la voluntad del pueblo, que no buscaría abogados, ni pediría la ayuda de Diego Fernández de Cevallos, conocido como el “jefe Diego”.

“No es un asunto legal únicamente, es un asunto moral (…) Si se hace la consulta, se decide que yo me quede, pues adelante. Si deciden que me vaya, pues me voy. Ni modo que voy a buscar a un abogado, que voy a pedir que me asesore Diego Fernández de Cevallos, o los constitucionalistas expertos del periodo neoliberal”, sostuvo.

El mandatario federal afirmó que dejaría la presidencia aún si la revocación de mandato no fuera retroactiva. “¿Cómo voy a estar en el gobierno si no tengo el apoyo de la gente?”, reiteró.

La broma no fue bien tomada por De Cevallos, quien por medio de su cuenta de Twitter le respondió al presidente de México acerca de sus comentarios realizados en la mañanera.

De hecho, el político comenzó llamando a AMLO como Tartufo y citó sus declaraciones de las que agregó que no le cobraría la asesoría si es para dejar de hacer destrozos.

Lee: Fernández de Cevallos: Segundo acto del circo perverso de AMLO será perseguir al INE

“Que no tenga duda: si es para que deje de hacer destrozos y decir estupideces, lo asesoro para que se largue y no le cobro”, escribió.

Los comentarios del “Jefe Diego” se producen después que el día de la consulta popular estalló en críticas y acusaciones al mismo tiempo que pidió no acudir a votar en la misma.

A través de su cuenta de Twitter, Fernández de Cevallos insistió que la consulta que se está llevando a cabo es “una perversión política del más alto nivel”.

Por esa misma razón es que realizó un llamado a los ciudadanos, en el que invitó a no participar pues se trata de un gasto innecesario para México.