Este proyecto contará con ocho estaciones y operará con una tecnología de boleto magnético y tarjeta sin contacto, y con máquinas expendedoras

En medio de algunos cierres viales, el gobernador Rodrigo Medina arrancó formalmente la construcción del tramo subterráneo de la Línea 3 del Metro, que se estima inicie operaciones en agosto de 2015.

Con casco y taladro en mano, acompañado del secretario de Obras Públicas, Luis Marroquín, y del delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Heriberto Treviño, ayer el mandatario descendió hasta una lumbrera y dio el banderazo para iniciar la obra.

Ante alcaldes del área metropolitana, y autoridades estatales, federales y militares, Medina bajó al sitio ubicado en un terreno sobre la calle Padre Mier, donde dio por comenzado los trabajos del túnel, que tendrá un costo de más de 370 millones de pesos.

La edificación del tramo subterráneo estará a cargo de las constructoras Maiz Mier y MGA Contratista Minera, y llegará hasta la Clínica 33 del Instituto Mexicano del Seguro Social, en la avenida Félix U. Gómez.

Según lo proyectado por las autoridades, ahí se abrirán tres ramales de transporte colectivo TransMetro, que conectarán con la cobertura brindada por el sistema del Metro.

Desde ahí, hasta el Hospital Metropolitano, la Línea 3 operará a través de un viaducto elevado.

El proyecto integral, que cuenta con el apoyo del Gobierno Federal, tendrá un costo total de 5 mil 700 millones de pesos y se desarrollará en una longitud de 7.5 kilómetros.

El sistema de transporte brindará servicio a alrededor de 280 mil usuarios al día.

Según estimaciones de las autoridades, ahorrará 12 millones de horas-hombre y reducirá 30 mil toneladas de emisiones de contaminantes a la atmósfera.

El túnel subterráneo tendrá una longitud de 818 metros y se construirá en un periodo de 12 meses, mediante excavaciones, abatimiento de aguas freáticas y colocación de acero y concreto.

Este proyecto contará con ocho estaciones y operará con una tecnología de boleto magnético y tarjeta sin contacto, además de máquinas expendedoras, recargadoras automáticas y torniquetes para entradas y salidas.

En el sitio se construye una lumbrera que permitirá el acceso a la zona del túnel a través de una galería.

Entre los asistentes se encontraba la alcaldesa de  Monterrey, Margarita Arellanes, quien aseguró que los trabajos culminarán en el tiempo estimado.

El arranque de los trabajos trastocó el tráfico vehicular, luego de que elementos de Fuerza Civil acordonaron la calle Padre Mier, en el Barrio Antiguo, donde el gobernador acudió con su comitiva para el banderazo.

Las fuerzas de seguridad arribaron desde muy temprano para delimitar el área a donde llegó el mandatario estatal.

La vialidad fue cerrada desde su cruce con la avenida Constitución, hasta la calle Zuazua.

Esto perturbó la circulación de automovilistas que transitaban por el Centro de Monterrey.