Tal como le había comunicado al equipo, el delantero argentino Lionel Messi no se presentó a las instalaciones del Barcelona para presentar las pruebas PCR, por lo que ha quedado claro que la relación del jugador con la directiva está en pleno divorcio.

Messi estaba citado para la mañana de este domingo en la ciudad catalana, pero no acudió, luego de haber indicado sus deseos por salir del equipo, para lo cual habría un impedimento de 700 millones de euros.

Al mismo tiempo que el argentino no llegó a las pruebas, la Liga de España informó que respaldará al club, por lo que en caso de querer irse a otro conjunto, “La Pulga” deberá cubrir la cláusula de rescisión de contrato y no el Barcelona.

Lee: Desde mi palco: ¿Y si Messi se espera?

El escenario es complicado en esta “guerra fría” que se ha desatado entre el club culé y el mejor jugador de su historia, pues de quedarse Messi, ya no estará a gusto y se podría esperar a 2021, cuando podrá irse a otro equipo sin dejarle un solo centavo de ganancia a la directiva encabezada por Josep María Bartomeu.

En redes sociales circuló la imagen de un niño aficionado del Barcelona, quien fue a esperar la llegada de su ídolo argentino; sin embargo, se quedó triste al darse cuenta que Messi no apareció.

Con este acto, el argentino podría ser castigado por el club, pues todavía pertenece a los blaugrana, o bien que la directiva entienda que ya no hay buen entendimiento entre ambas partes y se decida a negociar el traspaso de su histórico dorsal 10.

Te recomendamos: El futuro del astro Lionel Messi, después del Barcelona