Lifting y Cotenergy, los tentáculos de la petrolera

Vía su filial Lifting de México, Cotemar obtuvo permisos para explotar pozos petroleros hasta 2041 como mínimo, mismos contratos que fueron traspasados este año a Cotenergy, otra dependencia del grupo

Vía su filial Lifting de México, Cotemar obtuvo permisos para explotar pozos petroleros hasta 2041 como mínimo

Vía su filial Lifting de México, Cotemar obtuvo permisos para explotar pozos petroleros hasta 2041 como mínimo

Comparte esta nota

Además de los contratos con el Gobierno federal vía Pemex, Cotemar también entró al negocio de la explotación petrolera por medio de una filial, Extracción Petrolera Lifting de México, misma que este año dejó sus contratos en manos de Cotenergy, otra dependencia del grupo, a la vez que enfrenta señalamientos por deficiencias en sus instalaciones.

En la tercera licitación de la primera ronda tras la reforma energética de 2013, Cotemar ganó permisos para perforar y explotar los pozos de Cuichapa y Paso del Oro, ambos en la costa de Veracruz, autorizaciones vigentes hasta 2041 y cada una con dos opciones de prórroga por cinco años. Es decir, con posibilidad de mantenerlos hasta 2051.

Hasta junio del año pasado, como se reportó en Reporte Índigo, Lifting ya había comenzado a sustraer diariamente más de dos mil barriles de aceite y un millón y medio de metros cúbicos de gas del yacimiento de Cuichapa. En tanto que el pozo de Paso del Oro seguía en etapa de evaluación y desarrollo.

Para febrero de este año, la Comisión Nacional de Hidrocarburos autorizó el traspaso de los contratos NH-R01-L03- A7/2015 y CNH-R01-L03-A17/2015 de Lifting a Cotenergy, con lo que la nueva filial de Cotemar mantendrá la explotación de los pozos veracruzanos hasta mediados de este siglo.

Apenas un mes después del traspaso, se reportaron fallas en la Planta de Inyección de Agua, así como en la factoría y la clínica periférica que Pemex comparte con Lifting en el municipio de Moloacán, Veracruz, pues la falta de una subestación eléctrica limitó a dos fases el suministro de electricidad en las instalaciones.

Aunque tanto Pemex como Lifting activaron plantas de emergencia para que la clínica y el área de telecomunicaciones pudieran seguir operando, tras dos semanas de fallas se dio a conocer que los trabajadores de ambas empresas no contaban con el personal ni el equipo adecuado para dar solución a los problemas.

También puedes leer:

Cotemar: el legado vivo de Lozoya suma contratos

Publicidad engañosa ante las polémicas de Cotemar

Salir de la versión móvil