La mexicana Leydy Pech ganó este lunes 30 de noviembre el Premio Medioambiental Goldman (Goldman Environmental Prize), conocido como el “Nobel” medioambiental, por evitar la siembra de soya transgénica en el sur del país.

Cada año, esta organización reconoce a seis personas por su labor en el sector ambiental, en esta ocasión, Leydy Pech fue reconocida.

Su reconocimiento, como activista medioambiental de la región América del Norte, se debe a que formó un grupo que impidió a Monsanto sembrar soya genéticamente modificada en el sur del país.

En su página oficial, la fundación explica que Pech, en 2017, lideró un movimiento para evitar la siembra de esta soya transgénica.

TE SUGERIMOS: BAYER COMPRA A MONSANTO Y SE CONVIERTEN EN EL GIGANTE DE LOS TRANSGÉNICOS

Se trata de una apicultura maya, de 55 años de edad, que detuvo el trabajo de Monsanto al sur del país, y logró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dictaminara que se violaron los derechos constitucionales de los mayas al permitir la plantación de esta semillas en México.

“Debido a la persistencia de Pech y su coalición, en septiembre de 2017, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria revocó el permiso de Monsanto para cultivar soya modificada genéticamente en siete estados”, relata la fundación en su página.

Pech trabaja desde hace más de 10 años en la erradicación del uso de pesticidas y semillas transgénicas en la agricultura mexicana.

Junto a Pech otros cinco activistas; Kristal Ambrose, Chibeze Ezekiel, Nemonte Nenquimo, Lucie Pinson y Paul Sein Twa, ganaron el Premio Medioambiental Goldman.