Por tercera vez en menos de un año, los derechos de las infancias trans quedaron en el rezago.

Diputados locales de Morena planeaban discutir este martes en el pleno del Congreso el dictamen de Ley de las Infancias Trans; sin embargo, por falta de acuerdo, otra vez no será posible.

El proyecto legislativo está cerca de cumplir un año de estar listo para ser votado y de estar en el limbo.

La modificación a la ley plantea permitir el cambio de género en menores de 18 años sin necesidad de recurrir a un juicio.

Historia de tropiezos

El proyecto de ley fue aprobado desde noviembre del 2019 y solo faltaba que se discutiera en el pleno.

No obstante, por recomendación de la jefatura de Gobierno, se llamó a los legisladores a recopilar más opiniones respecto al dictamen. Esta fue la primera vez que se rechazó su discusión.

Once meses más tarde, el miércoles 7 de octubre de 2020, los diputados morenistas Temístocles Villanueva, presidente la Comisión de Derechos Humanos; Paula Soto, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género; y Eduardo Santillán, presidente de la Comisión de Justicia, anunciaron que el dictamen de las infancias trans se iba a integrar a la orden del día del jueves 8 de octubre.

Los legisladores dijeron que iban a presentar reservas para hacer modificaciones al proyecto y a acatar las observaciones recabadas tras la recomendación.

Sin embargo, ese mismo día durante una reunión de la Conferencia de Programación —que conforman la Junta de Coordinación Política y la Mesa Directiva para integrar el orden del día de la sesión—, la oposición logró quitar el dictamen; lo que representó el segundo tropiezo.

El diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Christian Von Roerich, argumentó que el proyecto de Ley de las Infancias Trans es inconstitucional porque la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha resuelto en diversos casos que los legislativos locales no tienen la facultad para modificar la ley en materia procesal civil, solo puede hacerlo el Congreso de la Unión.

En consecuencia, todos los partidos de oposición y Encuentro Social, que es aliado de Morena, votaron porque el dictamen de las infancias trans se retirara de la agenda de los temas a discutir.

El 8 de octubre, Temístocles Villanueva volvió a anunciar que este martes 13 de octubre se iba a discutir el dictamen con nuevas modificaciones.

No obstante, la falta de acuerdos ha obligado a prolongar el tema hasta que se puedan llevar a cabo sesiones presenciales, es decir, será hasta que el semáforo epidemiológico por COVID-19 esté en verde.

A tres meses de terminar el año, la Ciudad de México sigue en semáforo naranja, el más próximo al rojo.

La ley busca avanzar en la garantía de los derechos de una de las minorías más discriminadas.

La Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2017 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) muestra que la comunidad trans es uno de los grupos más discriminados y vulnerables; el 36 por ciento de la población del país dijo que no viviría con una persona trans.

Los candados a la ley de Infancias Trans

Existen candados que no permiten por el momento la discusión y aprobación de la Ley de las Infancias Trans, dice el diputado Temístocles Villanueva.

Esta decisión se debe a que según los lineamientos de las sesiones virtuales, se necesitan las dos terceras partes de los integrantes de la conferencia para inscribir en el orden del día los temas a discusión.

Mientras que de manera presencial, a Morena le basta con su mayoría para meter dictámenes en la agenda de temas a discutir.

Entonces, para evitar que otra vez por sesión virtual se vuelva a bajar el dictamen debido a la falta de acuerdos, esperarán a las sesiones presenciales.

Sin embargo, el diputado llama a la oposición a tomar en cuenta que la ley es necesaria porque se trata de los derechos de personas.


Todo lo que son derechos deben ser aprobados, son garantías que por nacimiento tienen todas las personas

Temístocles Villanueva

Diputado de Morena

En cuanto al argumento del PAN para quitar del orden del día el dictamen, dice que lo estipulado por la SCJN es una cuestión técnica que se solventó.

Detalla que la SCJN ha dicho que no se pueden modificar los procesos civiles, por lo que el proyecto de ley no va a cambiar sino añadir una ruta para que los niños transgénero puedan tener su identidad legal.

Actualmente, el cambio de género solo se puede hacer a través de un juicio, entonces en lugar de eliminar el camino jurisdiccional, se busca que el trámite también se pueda hacer por litigio o de manera administrativa, señala.

El derecho a la identidad

A mada Gaytán, académica de Derecho de la Universidad Nacional Nacional Autónoma de México (UNAM), afirma que la Ley de las Infancias Trans es constitucional porque garantiza el derecho a la identidad y procura el interés superior de la infancia.

Por ello, el argumento de que la ley es inconstitucional es más un tema político.

“Decir que es inconstitucional es falso, porque incluso la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos ha llamado a los gobiernos de Latinoamérica a legislar al respecto”, menciona.

Igualmente, considera contradictorio que en 2017 se haya aprobado a nivel local la reforma para que los adultos pudieran cambiar su género y actualmente se le niegue a los niños.

Por otra parte, Bernardino Esparza Martínez, especialista en derecho constitucional de la Universidad La Salle, coincide en que la ley ya debe ser aprobada.

Sin embargo, afirma que también es necesario considerar la atención psicológica dentro de ella.

También puedes leer: Identidad y elección de género en disputa