El Senado de la República insistirá en mantener una relación de unidad y de concordia con Estados Unidos (EU), manifestó la presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández Balboa, al referirse al anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump, de declarar como terroristas a los narcotraficantes mexicanos.

Fernández Balboa, un día antes, fue clara al señalar que “pedimos respeto a la soberanía y no vamos a participar ni tolerar ningún tipo de intromisión con ningún pretexto”. Este miércoles, su posición fue distinta, pues considera que la información fluye continuamente y ahora “estamos en otro contexto”.

Por ello hizo un llamado al diálogo, a tener mayor comunicación y recordó que México y Estados Unidos han sido amigos desde hace muchos años. Tenemos una relación indisoluble de amistad, de intercambio, de colaboración y desde el Senado vamos a insistir en que podamos mantener esta relación de unidad y de concordia, subrayó.

“Estamos muy conscientes de nuestra posición, pero vamos a esperar cómo se desenvuelven los acontecimientos entre los poderes Ejecutivos de ambos países, donde tenemos conocimiento de que se busca encuentros entre ellos con mucho diálogo, mucha colaboración y cooperación para poder atender los problemas que nos aquejan a ambas naciones”.

En ese sentido, indicó que el Senado evaluará las condiciones para tomar decisiones.

Por su parte, la senadora del PRI, Vanessa Rubio Márquez, consideró que cada gobierno está en su facultad de declarar a cualquier grupo como considere, es un tema de soberanía. “Lo que no se vale es cualquier implicación que eso pueda tener de naturaleza injerencista.

Entonces, agregó, hay que tener muy clara la división entre que cualquier gobierno, cualquier otro país le puede declarar a quien sea un nombre determinado, pero de ninguna manera eso puede resultar en una acción injerencista.

Aquí en México somos un país soberano, somos un país que tiene muchos retos en materia de seguridad, pero que nosotros los tenemos que resolver con los recursos, con estrategias y políticas mexicanas, y con toda la sociedad involucrada en un tema que es prioritario para todas las familias.

Consideró que el presidente López Obrador y el canciller Marcelo Ebrard fueron suficientemente firmes en sus posturas, pero más allá de eso, “este es un tema de diplomacia, de diálogo bilateral, de poner los puntos sobres las íes, y estoy segura que vamos a tener un buen diálogo como lo hemos tenido en otras ocasiones con Estados Unidos”.

Descartó que de continuar la misma posición de Trump se registre una ruptura diplomática: “Es absolutamente improbable, indeseable, nunca ha pasado en la historia moderna, y en ese sentido lo veo como algo que no es viable”.

Al responder a los cuestionamientos de los reporteros sobre la posibilidad de López Obrador de cambiar la estrategia para combatir a los narcos, luego del “culiacanazo”, Rubio Márquez indicó que “lo que queda clarísimo es que viene una escalada de violencia en nuestro país, que no es deseable, que se tiene que abatir, que se tiene que combatir, pero se tiene que combatir con una estrategia sofisticada, compleja, amplia, en materia de seguridad nacional que abarque a los tres poderes y todas las fuerzas del Estado.

RECHAZAN DIPUTADOS INTROMISIÓN DE EU

Mientras la diputada de Morena, Dolores Padierna, considero que no debe provocar alarma ni espantar la advertencia del presidente de Estados Unidos Donald Trump de considerar a los carteles mexicanos como terroristas, los legisladores Humberto Moreira, del PRI y Verónica Juárez Piña, del PRD, demandaron al gobierno mexicano fijar una postura firme ante la intromisión del gobierno estadounidense en asuntos que competen a nuestro país.

Padierna Luna, vicepresidenta de la cámara baja, indicó que los cárteles son criminales internacionales, no terroristas, y cualquier otra clasificación o etiqueta que le quiera imponer el mandatario estadounidense sólo es y será parte de su verborrea mediática a la cual ya deberíamos de estar acostumbrados.

Consideró que la amenaza de Trump constituye un arrebato más de sus múltiples acciones sin sentido, al tiempo que señaló que los alcances de la eventual declaratoria unilateral no alterarían en nada la relación de colaboración y de cooperación contra la delincuencia internacional que desarrolla México con el vecino del norte, pues la coordinación e intercambio de información tiene desde luego como base el respeto a la soberanía de cada país y el respeto a las decisiones de sus respectivos pueblos.

Mientras para el diputado del Partido Revolucionario Institucional Rubén Moreira los narcotraficantes si son terroristas pues en muchas de sus acciones generan terror entre la comunidad, “y para lograr su cometido de infringir la ley meten miedo”.

Sin embargo, el priista coahuilense señaló que lo que no es aceptable es que el gobierno de Trump trate de intervenir en los asuntos de nuestro país violando nuestra soberanía.

“Y la petición que yo haría al Gobierno Federal es que asuma una doble responsabilidad: la de combatir el crimen y para eso tiene la fuerza del Estado y la de reclamar este tipo de afirmaciones. Es indudable que hay violencia en el país, como también es indudable que hay lugares en donde se ha recuperado la paz”.

Dijo que sería una acción unilateral del gobierno de Estados Unidos considerar a los cárteles de la droga con terroristas.

Por su parte, la coordinadora de los diputados del PRD, Verónica Juárez Piña, señaló que es indispensable que el gobierno de México fije una postura firme para no permitir la intromisión de Estados Unidos en los asuntos considerados de seguridad nacional, y así no se viole la soberanía del país.

“A mí me parece que la comunicación siempre es importante y sustancial, pero lo indispensable es que el gobierno mexicano pueda fijar una postura muy firme en ese sentido, para no permitir la intromisión a los asuntos que son considerados de seguridad nacional, es decir que no haya una violación a nuestra soberanía”, dijo.

Puntualizó que Trump busca utilizar este tipo de temas “en sus asuntos electorales como una moneda de cambio, que es en lo que no estamos de acuerdo. Se necesita un posicionamiento más firme, para impedir precisamente la intromisión del gobierno de Estados Unidos”, concluyo.