El Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) confirmó la presencia de la mutación E484K de las variantes sudafricana y brasileña de COVID-19 en México.

En un comunicado, el Centro Universitario de Ciencias de Salud de la Universidad de Guadajalara (UdeG) señaló que fue el doctor José Francisco Muñoz Valle, rector de esa institución de salud, quien confirmó que de todas las mutaciones la E484K es la más preocupante; pues está asociada con un disminución de la neutralización del virus.

L mutación se encuentra identificada en las variantes sudafricana y brasileña P.1 Y P.2.

“Lo que pudiera pasar es que las vacunas tuvieran una menor eficacia o que se presenten reinfecciones, pero faltan estudios para verificar en qué medida puede bajar la eficacia de la vacuna”.

Desde el 29 de enero, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, declaró que la UdeG ya había detectado cuatro casos de esa variante de coronavirus, cuyo hallazgo informaron al Indre para determinar los posibles efectos que tendría en las personas infectadas.

“Esto no es un asunto menor, porque en términos de salud pública sabemos, o hay información, que esta variante tiene un efecto directo en la transmisibilidad del virus, es decir, puede ser más contagioso”.

El pasado 15 de febrero, el Indre confirmó que esas muestras sí contienen la mutación E484K del SARS-CoV-2; mientras que tres días después reveló que pertenecen a la variante P.2 detectada por primera vez en Brasil.

La mutación E484K se detectó por primer vez hace tres meses, en Sudáfrica, y hasta mediados de enero ya se había extendido a otros 12 países.

A nivel internacional, científicos calificaron de “alarmante” la aparición de la nueva variante; pues temen que pudiera tener un impacto negativo en la salud y efectividad de las vacunas.

La variante ha sido llamada “mutación escapista”, pues se dice que podría escapar de algunos anticuerpos producidos por las vacunas y reducir su efectividad.

Ante la confirmación de su presencia en México, el Indre recomienda realizar un seguimiento clínico y epidemiológico con el fin de controlar la mutación.

La UdeG inició un Sistema de Vigilancia Epidemiológica Molecular para SARS-CoV-2 en las muestras de los pacientes positivos, para determinar las estrategias a seguir y controlarlo. osé Francisco Muñoz Valle señala que, aunque los casos detectados no fueron graves, aún existen muy pocas muestras.

“Es importante conocer cómo se va dando el comportamiento de síntomas de los pacientes. Al momento, los casos que se detectaron no fueron graves y eso nos deja tranquilos, pero son pocas muestras. Al momento se han analizado más de mil muestras, correspondientes a la Zona Metropolitana de Guadalajara y Puerto Vallarta, donde se detectaron estos cuatro casos y tenemos otras 9 muestras por validar, por lo que aún no es suficiente para decir cuál sería la implicación que esto pudiera tener”, precisó.

Te puede interesar: No existe variante mexicana del coronavirus, resuelve Indre tras analizar muestra de Jalisco.