¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

OAXACA

Las ‘prioridades’ de Gabino Cué

César Cepeda

Oaxaca es uno de los estados más pobres de México, pero su gobernador Gabino Cué tiene otras prioridades que atender en su administración.

Las preocupaciones del mandatario oaxaqueño no son resolver, por ejemplo, la deficiente infraestructura de salud que sufre esta entidad del sur del país.

Tampoco le urge solucionar la crisis de ingobernabilidad que existe en Oaxaca por el conflicto magisterial que protagoniza la Sección 22 del CNTE, que mantiene como rehén al gobierno de Oaxaca.


Jun 25, 2015
Lectura 7 min

“Lo único que pedimos es que tengan congruencia, que sea un proyecto que en verdad beneficie a la población y no a unos cuantos”

- José Márquez Pérez

presidente del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de Oaxaca

Oaxaca es uno de los estados más pobres de México, pero su gobernador Gabino Cué tiene otras prioridades que atender en su administración.

Las preocupaciones del mandatario oaxaqueño no son resolver, por ejemplo, la deficiente infraestructura de salud que sufre esta entidad del sur del país.

Tampoco le urge solucionar la crisis de ingobernabilidad que existe en Oaxaca por el conflicto magisterial que protagoniza la Sección 22 del CNTE, que mantiene como rehén al gobierno de Oaxaca.

Esos no son temas urgentes para Gabino Cué, quien llegó al gobierno de Oaxaca en el 2010 gracias a una coalición formada por el PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano.

Lo que realmente le interesa al gobernador es el despilfarro de recursos en la construcción de un magno y millonario centro de convenciones que beneficia a un grupo de sus colaboradores y que se construye  en una área natural protegida.

El proyecto del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca ha provocado una gran polémica y una serie de cuestionamientos por parte de organizaciones ambientales y de artistas internacionales como Francisco Toledo, conocido por su activismo para defender el patrimonio cultural de Oaxaca.

El CCCO, como se le conoce a este proyecto, es construido actualmente por el gobierno de Gabino Cué en lo alto del Cerro del Fortín, una zona que está declarada como área natural protegida por las mismas autoridades estatales.

La declaratoria de protección del Cerro de Fortín, con categoría de Parque Estatal, data de 2004 y comprende 87 hectáreas localizadas en este sitio.

Los trabajos se reanudaron este mes luego de estar detenidos por una suspensión de amparo conseguida por habitantes que se oponen a este proyecto estatal.

La obra exhibe también un conflicto de interés que involucra a integrantes del gobierno de Gabino Cué, que resultarán beneficiados con la construcción de este proyecto estimado en 600 millones de pesos.

El centro de convenciones que promueve Cué –una vez concluido- beneficiará principalmente al Hotel Victoria, que está ubicado a un costado de la zona de trabajos.

Este hotel es propiedad de la familia de José Zorrilla de San Martín Diego, secretario de Turismo de Oaxaca y principal promotor de este polémico proyecto de infraestructura.

“Lo único que pedimos es que tengan congruencia, que sea un proyecto que en verdad beneficie a la población y no a unos cuantos”, ha comentado José Márquez Pérez, presidente del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de Oaxaca.

Es precisamente el secretario de Turismo de Oaxaca -colaborador cercano de Cué- quien ha insistido que la obra no invade el polígono de protección del Parque Estatal “Cerro del Fortín”.

Incluso los funcionarios de la Secretaría de Turismo certificaron con un notario público los límites de la zona protegida y del sitio donde se construye la obra.

La información difundida es una verdad a medias.

Es cierto que el CCCO no invade el polígono de la zona protegida –está a 60 metros del límite- pero sí afecta la zona de amortiguamiento contemplada dentro del plan de manejo del Parque Estatal “Cerro del Fortín”.

Esta irregularidad ha sido denunciada por organizaciones ambientales como el Patronato Pro Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de Oaxaca, a cargo de José Márquez.

Un estudio realizado por la agrupación Profesionales de Urbanismo del Estado de Oaxaca confirmó que el proyecto que impulsa el gobernador Gabino Cué afectará la zona de amortiguamiento del área natural protegida.

El plan de manejo del Parque Estatal “Cerro del Fortín”, elaborado por el Instituto de Ecología, se publicó en el 2008 en el Periódico Oficial del Estado.

Sobre la zona de amortiguamiento, este reglamento establece que su regulación estará a cargo del Municipio de Oaxaca de Juárez.

Fue el 29 de mayo de 2014 pasado cuando el Ayuntamiento aprobó un instrumento en materia de desarrollo urbano para la zona sólo permitiendo actividades turísticas y recreativas y condicionando la construcción de infraestructura.

El CCCO es un proyecto que no es prioritario para la administración de Gabino Cué por los problemas que enfrenta su gobierno, como el conflicto magisterial.

Oaxaca fue uno de los tres estados donde la semana pasada no se pudo aplicar a los maestros las evaluaciones que contempla la reforma educativa.

Denuncian violación de amparo

 El responsable de este proyecto en la Secretaría de Turismo de Oaxaca es el Fideicomiso para el Desarrollo Logístico del Estado de Oaxaca (FIDELO), que está a cargo de Francisco Zorrilla Ruiz.

Este organismo adjudicó la primera etapa del proyecto que incluye la construcción de un edificio de cinco niveles, estacionamiento y mirador por un monto total de 185 millones de pesos.

La empresa que ganó el contrato FIDELO/OBRA/008/2014 fue Trena, S.A. de C.V.

El proyecto ejecutivo estuvo a cargo de la empresa Estudios y Arquitectura, S.A. de C.V.

El resto de las etapas están en proceso de licitaciones y en el de los trámites para conseguir los permisos estatales y municipales para esta obra.

El proyecto incluye el mejoramiento del Auditorio Guelaguetza, la construcción del estacionamiento para el centro de convenciones y el Auditorio Guelaguetza, además de construcción de vialidades.

Según el Gobierno de Oaxaca, la obra cuenta con las autorizaciones necesarias: la licencia de construcción que otorga el Municipio de Oaxaca, a través de la Dirección del Centro Histórico y Patrimonio de la Ciudad de Oaxaca.

Pero la obra no cuenta con el aval federal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat.

La obra requiere de la Semarnat la aprobación de la Manifestación de Impacto Ambiental por el cambio de uso de suelo que se está llevando a cabo.

El Gobierno de Oaxaca ha preferido callar ante esta omisión.

El inicio de los trabajos del centro de convenciones obligó a que un grupo de ciudadanos de Oaxaca interpusieran un recurso de amparo en contra de la construcción del CCCO en la zona protegida.

Fue el Juez Primero de Distrito en Materia Administrativa de Oaxaca, quien el 28 de abril pasado ordenó la suspensión de la obra en el juicio de amparo 482/2015.

En la interpretación que hizo el Gobierno de Oaxaca de la resolución judicial, la suspensión era efectiva solo si estuviera invadiendo la reserva protegida.

Hace dos semanas se reanudaron las obras.

Las protestas que se han realizado en contra de la obra de Gabino Cué han sido encabezadas por ambientalistas y por el maestro Francisco Toledo.

En una de las manifestaciones la semana pasada el artista fue agredido por trabajadores de la obra vinculados presuntamente con la CTM de Oaxaca.

En contra de este proyecto se han manifestado en contra organizaciones como la Agrupación Colegiada de Profesionales del Desarrollo Urbano del Estado de Oaxaca y el Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca.

Los inconformes aseguran que los funcionarios del gobernador Gabino Cué violaron la suspensión de amparo que existía otorgada el 28 de abril de este año por un juez federal. 

 


Notas relacionadas

Ene 16, 2020
Lectura 2 min

Ene 6, 2020
Lectura 2 min

Nov 15, 2019
Lectura 2 min

Sep 24, 2019
Lectura 2 min

Comentarios