2,360

escuelas sin conexión a la red de agua dejó la administración estatal pasada


Un informe de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf) revela la inyección millonaria y sistemática de recursos públicos del Estado hacia los sindicatos

http://youtu.be/BALJEKT6t7g

Sin saberlo, el ciudadano jalisciense ha financiado con sus impuestos los derroches de los sindicatos locales.

Ha sufragado con decenas de millones de pesos tanto convenciones en destinos turísticos como Puerto Vallarta, remodelaciones de oficinas, festejos constantes y hasta la operación de sus estructuras.

Del bolsillo de la población jalisciense, han sido tomados desde la administración anterior hasta ahora, casi 80 millones de pesos que se han colocado en las arcas de las organizaciones sindicales más prominentes, bajo la forma de subsidios y partidas extraordinarias, que garantizan a sus líderes la opacidad sobre la utilización final y verdadera de ese dinero.

Un informe que transparenta la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf) pone al descubierto la inyección millonaria y sistemática de recursos públicos del Estado hacia los sindicatos, que tuvo gran auge en el gobierno del exmandatario panista Emilio González Márquez, y que ha trascendido hasta el mandato del priista Aristóteles Sandoval Díaz.

Las dádivas iniciaron en el 2007, año en el que el Gobierno de Jalisco entregó a la Sección 47 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) 528 mil 668 pesos para las “obras de infraestructura y equipamiento” de su “centro digital”. 

Un año después, en el 2008, transfirió otros 2 mdp “para los gastos de operación y administración de la Sección 47”; 2 mdp más fueron directo a la Sección 16 por “demandas salariales”, y 2 millones más se entregaron para ser ejercidos por ambas instancias del SNTE.  

En 2009 la Sección 47 recibió 115 mil pesos “para gastos de operación y administración” y otra aportación por 116 mil 987 pesos. Ese mismo año, la Sección 16 vio ingresar a sus cajas 2 millones 150 mil pesos “para gastos de operación de la estructura sindical”, y otros 6 mdp para su fideicomiso de pensiones. 

Fuera de la función sindical, el Gobierno estatal puso en manos del SNTE 2 millones 60 mil 800 pesos para la compra de gel antibacterial para las escuelas durante la contingencia de la influenza en el 2009. 

Las cosas se fueron agravando y en 2010 el Gobierno estatal cedió al SNTE 4 millones 120 mil pesos “por concepto de los gastos de operación y administración de la Sección 47” y por los llamados “casos específicos”, una figura laxa y opaca de la negociación salarial que nunca detalla el uso que tendrán los recursos. 

Pero nada como el 2011 cuando la Sección 47 recibió 15 millones 148 mil 23 pesos de la hacienda estatal: 10 millones 398 mil 23 pesos para la “remodelación de edificios sindicales” y para “equipamiento de oficinas”; 2 millones 750 mil pesos se destinaron en “gastos de operación”; y el destino de 2 millones de pesos más no fue consignado, informa la Sepaf.

Ese mismo año la Sección 16 del SNTE tuvo transferencias de recursos públicos mayores a las de la 47: 16 millones 639 mil 671 pesos, de los cuales, 11 millones 889 mil 671 pesos fueron para la “remodelación y mantenimiento de las oficinas” y “equipamiento”; 2 millones 750 mil pesos para “gastos de operación” y otros 2 millones, cuyo fin no fue precisado. 

En 2012 las arcas de la Sección 16 tuvieron ingresos estatales por otros 7 millones 500 mil pesos como “apoyo para remodelación de edificios sindicales” y 6 millones 235 mil 570 pesos clasificados como “revisión salarial”. 

El fondeo público al SNTE ha permanecido en estos siete años en Jalisco, aun cuando las aportaciones de sus afiliados (para el mantenimiento sindical) han sumado 687 millones 316 mil pesos en este tiempo.

Por si fuera poco, el estado absorbía hasta 2013 el salario de la estructura sindical (comisionados), lo que costó cerca de 68.5 mdp ese año; con la reforma educativa fue eliminado este dispendio.

Los encuentros del SNTE también fueron costeados por los ciudadanos de Jalisco. El 15 de julio de 2008 obtuvo 233 mil 220 pesos “para pagar evento con motivo de reunión de unidad”.

Esa misma gestión estatal que transfirió al SNTE todas estas partidas extraordinarias por 66 millones 847 mil 940 pesos, es la misma que dejó 2 mil 360 escuelas sin conexión a la red de agua, y 129 con materiales ligeros y precarios, con techos de desecho, cartón, teja y láminas de asbesto, según el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica. 

Nuevo gobierno, viejas dádivas

Ya en el nuevo gobierno priista de Jalisco, Francisco Ayón, secretario de Educación Jalisco (SEJ), y Ricardo Villanueva, ahora exsecretario de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf), le entregaron el 28 de octubre pasado al SNTE, 10 mdp para su proyecto de casas de jubilado. 

Los secretarios generales de las secciones 16 y 47, Humberto Bernal y Miguel Ángel Rodríguez, respectivamente, mostraron sonrientes los cheques. 

La administración estatal priista se comprometió con el SNTE a darle 50 mdp sólo para ese proyecto; y los beneficios que el sindicato aseguró en la última negociación salarial del 11 de octubre de 2013 ascienden en total a 234 millones de pesos.

La alianza

La sociedad jalisciense también sostiene a otro de los liderazgos sindicales más importantes del estado, Juan Pelayo Ruelas, secretario general de la Federación de Sindicatos de Empleados al Servicio de los Poderes del Estado, Municipios y Organismos Públicos Descentralizados en Jalisco (FSESEJ). 

Desde 2007 el Gobierno de Jalisco ha emitido un subsidio mensual para la Federación por 95 mil pesos, que es ampliado constantemente con otros apoyos extraordinarios, lo que hace que en un solo mes reciba hasta 475 mil pesos, como en mayo del 2011.

Pelayo Ruelas fue reelegido en el 2009 como líder de esa Federación por seis años, con lo que podría estar casi 15 años al frente de una de las organizaciones sindicales más importantes de la entidad.

 Durante la administración pasada recibió del Estado un total de 10 millones 97 mil 295 pesos, sin que haya rendido cuentas sobre su uso. 

El 20 de junio del 2008, el Gobierno de Jalisco le entregó a la Federación medio millón de pesos “para la realización del Congreso Nacional de la Federación” en Puerto Vallarta; el 7 de noviembre le dio otros 60 mil pesos para la “asamblea del Comité Ejecutivo Nacional de la Federación”. 

En 2011 le dio 400 mil pesos para la “realización del 2 Congreso Nacional de la Federación”, en Puerto Vallarta, y otros 400 mil pesos para la “Convención Nacional del Consejo Nacional de la Federación”. 

El sindicalista hizo buenas migas con el PAN –su aliado estratégico en la relevante reforma a la Ley de Pensiones local- y lo mismo hace ahora con el PRI. En esta gestión ha recibido un millón 632 mil 487 pesos; sólo en julio de 2013 la Federación recibió 380 mil pesos a cuenta del contribuyente. 

Tanto en 2013 como 2014 el evento por el Día del Servidor Público ha sido encabezado por el gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, junto a Pelayo.