Reporte Indigo

Las nuevas bases para movernos


"(Se busca) incentivar el uso de transporte público y no motorizado, así como el impulso y uso de tecnologías sustentables en los medios de transporte"

Anteproyecto

de la Ley de Movilidad
para el DF


La nueva Fiscalía informará a la Secretaría de Movilidad cuando el delito cometido por la unidad de servicio sea causa para revocar la concesión al transportista


El Fondo de Movilidad buscará captar, administrar y aportar recursos para mejorar las condiciones de infraestructura y cultura de la movilidad

https://www.youtube.com/watch?v=3nL_wN1hQL8

Después de varios meses de confrontación entre diversas secretarías y áreas del Gobierno del Distrito Federal (GDF) ya está listo el anteproyecto de la Ley de Movilidad que se aplicará en la capital.

Aunque en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) no hay fecha para su discusión y aprobación, entre los funcionarios ya circula una versión de la norma.

Y pese a toda la polémica y claroscuros que existen en torno a los fondos públicos, el anteproyecto de la Ley de Movilidad adelanta que se creará el llamado Fondo Público de Movilidad y Seguridad Vial que tendrá por objeto captar, administrar y aportar recursos que contribuyan a mejorar las condiciones de infraestructura y cultura de movilidad.

Especifica que los recursos se obtendrán de “herencias, legados y donaciones que reciba”, pero también los que le corresponda del Presupuesto de Egresos del Distrito Federal.

Otra de las “novedades” que contiene la norma es la creación de una Fiscalía Especializada en Transporte Público por parte de la Procuraduría General de Justicia del DF, que tendrá como fin la atención de delitos que se presenten dentro de las unidades del servicio público o transporte de pasajeros.

Dicha Fiscalía, a su vez, informará a la Secretaría de Movilidad cuando el delito cometido esté dentro de las causas que revoquen la concesión al transportista.

Y es que, desde que el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera Espinosa, encargó el proyecto fundamentalmente a la Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi) esta tuvo que coordinarse con otras áreas como Medio Ambiente y Seguridad Pública para hacer coincidir la política de movilidad que se pondría en marcha.

Se mueven en conjunto

A más de un año que se empezó a gestar la Ley de Movilidad, cada una de las dependencias intentó hacer valer sus posturas: Medio Ambiente cuidó las prácticas no contaminantes e incentivar la bicicleta; Seguridad Pública se ocupó de sanciones y Setravi del transporte.

Pese a los choques y fricciones de los funcionarios, por fin está listo el anteproyecto que dará vida a la Ley de Movilidad en el Distrito Federal.

La llamada “Estrategia de Movilidad” que prometió Miguel Ángel Mancera desde que era candidato por el PRD a jefe de Gobierno del DF es hoy una realidad y va acompañada de una ley que en breve será publicada a través de la Consejería Jurídica en la Gaceta Oficial del DF.

El documento del anteproyecto, en poder de Reporte Índigo, establece que para llenar los “huecos” que pudiera presentar la Ley de Movilidad, se aplicarán otros ordenamientos legales ya existentes en el DF.

Para suplir la posibles lagunas de esta norma se emplearán también la Ley del Régimen Patrimonial y del Servicio Público, la Ley Ambiental de Protección a la Tierra en el DF, la Ley de Desarrollo Urbano y la de Procedimiento Administrativo.

También se podrá aplicar, en su caso, el Código Penal para el DF, el Código Civil, el de Procedimientos Penales y Procedimientos Civiles, así como el Reglamento de Verificación Administrativa del DF.

Como ya lo habíamos publicado en la edición “Ya hay estrategia para mover a todos”, la jerarquía para circular en la capital con privilegios fundamentales es para todos aquellos peatones, personas con discapacidad, niños, adultos mayores y mujeres en periodo de gestación.

Le siguen todos los ciudadanos que utilizan la bicicleta como modo de transporte o de hacer ejercicio.

En tercer lugar se ubican los usuarios y prestadores del servicio de transporte público de pasajeros; luego los prestadores del servicio de transporte de carga y distribución de mercancías.

Y finalmente, los más “castigados”, por así decirlo, los usuarios de transporte particular automotor.

De los objetivos fundamentales de esta ley que confrontó por meses a las dependencias del GDF, destaca el hecho de solucionar los desplazamientos de las personas y sus bienes, con los mínimos efectivos negativos sobre la calidad de vida y el medio ambiente.

“Al incentivar el uso de transporte público y no motorizado, así como el impulso y uso de tecnologías sustentables en los medios de transporte”.

El gran reto para la Ciudad de México que exhibe muy bien esta ley es sin lugar a dudas poner orden en el servicio público de pasajeros.

De este se desprenden muchos lineamientos que tienen que ver con meter en cintura a los prestadores de este servicio, a fin de que todo camión, autobús, microbús o combi sean incluyentes para personas con discapacidad, niños, adultos mayores y mujeres embarazadas.

Así como también dictar los acuerdos necesarios que obliguen al mantenimiento y renovación del parque vehicular destinado al traslado de pasajeros y de carga.

Y para aquellos que pese a las nuevas disposiciones burlen la ley, se decrete la suspensión temporal o definitiva, la nulidad, cancelación o extinción de las concesiones y permisos para circular.

Quien lleva las riendas principales para hacer cumplir esta ley es por supuesto la Secretaría de Movilidad, supliendo en todas sus funciones a la Setravi, de la mano del llamado Consejo Asesor de Movilidad y Seguridad Vial.

“Podrán ser órganos auxiliares de consulta en todo lo relativo a la aplicación del presente ordenamiento, las instituciones de educación superior y demás institutos y asociaciones especializadas en la materia”. 

Consejo móvil

Aunque en la práctica el caos cotidiano de la ciudad transcurre en medio del sonido de claxon, choques, infracciones, agentes de tránsito y automovilistas desquiciados, la Ley de Movilidad se adorna con el llamado Consejo Asesor de Movilidad.

Dicho consejo, según se prevé en la norma, tendrá un carácter consultivo y hasta honorífico a fin de emitir opiniones especializadas para la toma de decisiones en materia de vialidad, transporte y movilidad.

Los integrantes, presididos por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y el secretario de Movilidad, que suplirá la ausencia del primero, se reunirán en una especie de “cónclave” para tomar decisiones clave en materia de transporte y movilidad: aumento de tarifas, autorizaciones de nuevas vías, nuevas rutas y también cómo compartir responsabilidades con el gobierno del Estado de México y el llamado transporte metropolitano.

Con el anteproyecto listo, la Ley de Movilidad prepara sorpresas para todos los actores: concesionarios del transporte, peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas particulares. Solo falta que se apruebe y se cumpla.

Exit mobile version