El general Óscar Naranjo respondió a Reporte Indigo como acostumbra: acusando campañas en su contra orquestadas por la delincuencia y negando cualquier implicación con Estados Unidos.

Luego de las revelaciones hechas en entrevista con este diario por Baruch Vega, ex agente de la CIA, la DEA y el FBI, el general colombiano dijo, en tercera persona, que son “los narcos” los que están operando contra él.

“Bastó que esos narcotraficantes supieran que llegaba Naranjo aquí a trabajar por la ciudadanía, a trabajar en seguridad, para que se desatara una campaña sobre dichos, afirmaciones y sobre acciones que para nada se corresponden con la realidad”, dijo el ex director general de la Policía Nacional colombiana.

En conferencia de prensa al anunciarse que dirigirá el Instituto Latinoamericano para la Ciudadanía del Tecnológico de Monterrey, el general ironizó con las publicaciones sobre sus antecedentes en La Jornada, Reforma, Proceso, Variopinto y Reporte Indigo.

“Si yo fuese un oficial tan cuestionado como se menciona hoy en algunos sectores, créanme que yo no hubiese acumulado los resultados que hemos alcanzado (…) ¿Quién está interesado en que yo no trabaje por Latinoamérica y por México?”, retó el ex policía.

Pero estas negaciones no son nuevas. En julio, durante una visita a Colombia, Naranjo rechazó los primeros señalamientos en su contra hechos por la prensa mexicana, según una nota del diario El País.

“No entiendo cuál es la motivación, digamos hay tal número de acusaciones tan falaces, tan contraevidentes que yo dejo eso en manos de los colombianos, quienes me han visto actuar, proceder y por lo tanto detenerme sobre esas afirmaciones pues no tienen ningún sentido”, dijo entonces.

Una nota de ese mismo rotativo del 20 de abril recordó que en 2004, Naranjo había rechazado las acusaciones de un supuesto vínculo con Wílber Varela, uno de los líderes del Cártel del Norte del Valle.

“En esa ocasión dijo que dichas versiones eran una retaliación del grupo de Diego Montoya (el otro líder el mismo cártel, entonces en disputa por el control del grupo con Varela) por los golpes que la institución le había asestado”, citó El País.

“A mí pueden hacerme el escrutinio que deseen. Nunca en mi vida he hablado con Varela. (…) ”, dijo entonces el jefe policiaco, de acuerdo con medios colombianos. 

Las declaraciones del jefe de seguridad de este narcotraficante, Gildardo Rodríguez, ante una corte en Miami en mayo del año pasado, revivieron la acusación.

Publicadas por Reporte Indigo el 21 de septiembre, esas declaraciones dieron cuenta de un supuesto encuentro de Naranjo con Rodríguez y otros miembros del Cártel del Norte del Valle en Bogotá. 

En septiembre de 2009, luego de ser capturado y cuando esperaba su extradición a EU, Daniel Rendón, alias “Don Mario”, un exmiembro de las Autodefensas Unidas de Colombia, nuevamente acusó a Naranjo de nexos con el cártel en una entrevista con el diario colombiano El Espectador.

“En contraste, el general Naranjo lo señala de ser simplemente un mafioso que trata de enlodar su imagen y la de la Policía”, citó el medio sobre la respuesta del policía, quien no presentó ninguna denuncia por difamación.

Caso Reyes

Al conocer el rechazo de Naranjo a las acusaciones de presuntos nexos con el narcotráfico y el gobierno de EU, Baruch Vega respondió desde Miami.

“Lo mismo hizo en Colombia hace un par de años, culpar al narcotráfico de empañar su nombre, después de que se conocieron un gran número de detalles del computador de Varela en Venezuela”. 

Se refiere a las acusaciones contra Naranjo que vertió en marzo de 2008 Ramón Rodríguez Chacín, entonces ministro del Interior y Justicia venezolano, hoy uno de los jefes regionales del Partido Socialista Unido de Venezuela, que promueve a Hugo Chávez. 

El 1 de marzo de 2008 el ministerio de defensa colombiano dio a conocer que habían “abatido” al líder de las FARC, Luis Édgar Devia Silva, alias “Raúl Reyes”, en Ecuador. 

Al día siguiente, en conferencia de prensa Naranjo dijo que, según una computadora que pertenecía a Reyes, los gobiernos de Rafael Correa en Ecuador y de Chávez en Venezuela buscaban negociar con las FARC. 

La respuesta de Venezuela fue otra acusación: “Este es el computador de Wílber Varela, alias ‘Jabón’ (…) por la información que he procesado allí deduzco lazos de afinidad, consanguíneos y más que eso de negocios entre ese general Óscar Naranjo y ese capo de la mafia Wílber Varela alias ‘Jabón’”, dijo entonces el ministro del interior venezolano.

“Wílber Varela dice en su computador que un hermano de Óscar Naranjo de nombre Juan David (preso por narcotráfico en Alemania en 2005) era uno de sus enlaces y uno de sus secuaces (…) cualquiera que trabaje en narcotráfico y siga la materia sabe que Varela era protegido por Óscar Naranjo”, sentenció el venezolano.

Las declaraciones desataron una crisis diplomática entre Colombia y los gobiernos de Chávez y Correa.

Hombre de EU

Las relaciones con el gobierno estadunidense, que Naranjo negó categórico, están acreditadas mucho más allá de los dichos de Baruch Vega. El general de cuatro estrellas fue nombrado agente especial de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA) en octubre de 2010. La placa que lo acreditó como tal le fue entregada por la propia administradora general del organismo, Michele Leonhart. 

Un cable de Wikileaks, identificado con el número 2368541, reafirma esta cercanía de Naranjo con el gobierno de EU. Da cuenta de una reunión sostenida el 24 de noviembre de 2009 entre Naranjo y el embajador estadounidense en Bogotá, William R. Brownfield.

En el documento, hay un comentario del embajador: “Naranjo es la segunda persona más popular en Colombia y tal vez el más inteligente, el mejor informado del gobierno colombiano. Sus opiniones y observaciones suelen ser dignas de consideración”.