Las empresas aliadas de Dos Bocas

La gran ganadora fue la multinacional estadounidense Honeywell, pues recibió cinco contratos para las plantas reformadora de naftas, catalítica, alquilación, isomerizadora de butano y de pentanos

Comparte esta nota

Si bien la refinería Dos Bocas es una de las obras insignia del Gobierno federal para esta administración autodenominada como de la 4T, en esta obra participaron diferentes empresas. desde razones sociales de distintas partes del país, hasta firmas extranjeras originarias de varios países del planeta.

Para la megaobra que, de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, costó alrededor de 12 mil millones de dólares, el Gobierno mexicano invitó a una licitación cerrada a una empresa nacional, ICA-Fluor, y a firmas de Estados Unidos, Reino Unido, Corea del Sur e Italia. Anunciando a los ganadores el 26 de julio de 2019.

La mexicana ICA-Fluor se quedó con el contrato para el paquete 1 del proyecto. La coreana Samsung obtuvo el de los paquetes 2 y 3, para los que hizo consorcio con Asociados Constructores DBNR. Mientras que Kellog, Brown & Root, filial de la estadounidense Halliburton, se llevó los paquetes 4 y 6, para los que se asoció Constructora Hostotipaquillo.

Tres días después de anunciar a los ganadores de la licitación, la Secretaría de Energía confirmó que los contratos suscritos con las empresas superaban los siete mil 500 millones de dólares. De estos, la mayoría fueron para Samsung, con más de tres mil 200 millones. KBR superó los dos mil 196 millones e ICA-Fluor otros mil 705 millones.

Lee también: ¿Y los otros proyectos además de la Refinería de Dos Bocas de PEMEX?

Además, para las distintas plantas que integran cada uno de los paquetes se adquirió un total de 49 equipos a empresas de Alemania, Francia, Italia, Rumanía, Turquía, India y Corea del Sur. Así como a las mexicanas Ruhrpumpen, Cameron de México, CI Heavy Industries, Foster Wheeler Mexicana, Operadora Cicsa y Lámina y Placa Comercial.

Aunque el Instituto Mexicano del Petróleo se encargó de la mitad de las 17 plantas que integran la ingeniería básica, la administración de López Obrador también licitó nueve de estas obras a empresas de tres continentes que identificó como “los tecnólogos más reconocidos en refinación de petróleo a nivel mundial”.

La gran ganadora fue la multinacional estadounidense Honeywell, pues recibió cinco contratos para las plantas reformadora de naftas, catalítica, alquilación, isomerizadora de butano y de pentanos. Mientras que Bechtel, otra estadounidense que declinó participar en la licitación de los paquetes de construcción, se encargó de la planta de coquización retardada.

Axens se llevó el contrato para la planta de hidrodesulfuradora de gasóleos y Technip recibió el de la planta de hidrógeno, siendo ambas empresas originarias de Francia. En tanto que las instalaciones para la recuperación de azufre fueron responsabilidad de la firma australiana Worley.

En contraste, los seis paquetes de tanques de almacenamiento fueron licitados a empresas mexicanas, uno cada una. Ganando Impulsora de Desarrollo Integral y CI Heavy Industries, de la Ciudad de México; las veracruzanas Fabricación y Reparación Electromecánica, de Poza Rica, y LM Vaga Construcciones, de Minatitlán.

De Campeche se contrató a Construcciones Industriales y Ecológicas del Sureste, con sede en Ciudad del Carmen. Mientras que, del norte de la República se otorgaron contratos a Metálica Fabricaciones y Edificaciones, originaria de Nuevo León, así como a TCC Obras e Infraestructura, de Durango.

Salir de la versión móvil