El caso de Jacqueline Galván, la hija del alcalde de Bustamante que fue denunciada por agredir a una menor de edad, ocasionó una ola de críticas en las redes sociales y llegó hasta medios en Estados Unidos.

Desde la publicación se popularizaron las etiquetas #ladyBustamante y #ladyranch en Twitter y se comentó ampliamente en Facebook.

Hasta el cierre de esta edición, tenía más de 230 tuits y superaba los mil 300 likes.

Incluso, la historia fue retomada por el portal estadounidense de noticias hispanas Latin Times.

La presunta agresora saltó a la fama luego de golpear a una menor ante policías municipales, que nunca intervinieron para detener el ataque, mientras se jactaba de ser la “dueña” de Bustamante, una localidad con alrededor de 4 mil habitantes.

El padre de Jacqueline, el alcalde Adrián Galván, no ha respondido a las solicitudes de entrevista.