Subir a la Pirámide de Kukulkán en la zona arqueológica de Chichén Itzá, está prohibido desde 2008, la medida se tomó por razones de conservación.

Pese a la prohibición, a que hay un cordón de seguridad alrededor de la pirámide y a las multas impuestas, los turistas continúan infringiendo los protocolos que hay en Chichén Itzá.

Apenas el domingo 20 de noviembre, una mujer escaló la pirámide, evadiendo a las autoridades.

En menos de un minuto la mujer subió la pirámide, mientras otros turistas que se encontraban en el lugar le gritaban que se bajara.

Finalmente, la mujer fue resguardada por las autoridades, mientras un tumulto la rodeaba.

Lee también: VIDEO: Golpean a turista extranjera en Chichén Itzá por subir y bailar en la pirámide

Pero esta no es la única ocasión, en 2019, una turista subió hasta la parte más alta de la pirámide para presuntamente esparcir las cenizas de su difunto esposo.

¿De cuánto es la multa por subir a la pirámide de Chichén Itzá?

La Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, en su Capítulo VI, establece las penas y sanciones contra quienes dañen o exploten monumentos arqueológicos.

En el artículo número 55 establece lo siguiente: “cualquier infracción a esta Ley o su Reglamento, que no esté prevista en este capítulo, será sancionada por los Institutos competentes, con multa de cien a cincuenta mil pesos; la que podrán impugnar mediante el recurso de reconsideración, en los términos del Reglamento de esta Ley”.

De esta forma, subir al Castillo de Kukulkán podría castigarse con una sanción de entre 50 mil y 100 mil pesos, dependiendo del daño que se cause a la estructura.

Chichén Itzá es la ciudad maya más famosa del mundo y la segunda más visitada de México después de Teotihuacan.

En 1988, la UNESCO designó a Chichén Itzá Patrimonio Cultural de la Humanidad y en 2007 se convirtió en una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo, de acuerdo con una votación internacional organizada por la empresa privada New World Corporation.