[kaltura-widget uiconfid=”38045831″ entryid=”1_5pugmvpm” responsive=”true” hoveringControls=”true” width=”100%” height=”75%” /] Tras una década de estar parada, la mina San Martín del municipio Sombrerete, en Zacatecas, reabrió sus puertas para reactivar los trabajos de extracción de zinc, plata y cobre, los cuales fueron suspendidos tras el inicio de una huelga en 2007.

Un total de 412 trabajadores acudieron ayer al recuento, proceso por el cual se puede recuperar la titularidad de un contrato colectivo de trabajo, de la sección 201, de esa cifra 262 demandaron que se reactivaran los trabajos mientras que 150, relacionados al grupo de Napoleón Gómez Urrutia, buscaron suspender el procedimiento.

La votación se llevó a cabo a las 8:00 horas de este miércoles 28 de febrero en la comunidad zacatecana, la cual contó con la presencia y supervisión de personal de la Junta de Conciliación y Arbitraje Federal, tal y como lo establece el artículo 931 de la Ley Federal del Trabajo.

Los mineros a favor de la apertura abandonaron las filas del Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de México, cuyo líder es conocido como “Napo”, y se unieron al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Exploración y Explotación y Beneficio de Minas de la República Mexicana.

Mientras que los que se opusieron al nuevo arranque de la mina continúan inscritos en la organización que controla Gómez Urrutia.

Pese a la tensión que se esperaba por lo extenso que fue el paro de labores, una de las huelgas más largas del país, el proceso de votación se llevó de forma pacífica.

El personal de la Junta de Conciliación y Arbitraje Federal informó que como se obtuvo el quórum requerido y se aseguraron las garantías de seguridad del recuento se culminó la votación que determinó la reapertura, ahora la autoridad federal emitirá el laudo en la Ciudad de México, que acreditaría que se dio fe al recuento.

Ante el resultado, el grupo de mineros conocidos como “Los Napos” anunció que buscarán frenar la decisión de redactar el contrato colectivo por medio de un amparo, así lo confirmó el abogado Óscar Alsaga.


“Estamos denunciando un fraude y estamos 171 compañeros de nosotros con la seguridad de que con el amparo vamos a ganar nosotros, lo que queremos es suspender”

Óscar Alsaga

abogado del grupo de ‘Napo’

Una luz en la oscuridad de la mina

La mina San Martín, descubierta por españoles en 1555, se convirtió en el motor de la economía del Sombrerete, pero con la huelga del 2007 las familias del lugar sufrieron estragos.

Según se informó, la zona noroeste de Zacatecas dejó de percibir una derrama por 800 millones de pesos tras el conflicto laboral que se prolongó por una década.

Este yacimiento, que está en pleno abandono, ha dejado de producir aproximadamente 15 millones de toneladas de materiales como zinc, plata y cobre.

Actualmente tiene una capacidad de explotación de 40 años, asegura Felipe Vázquez Tamez, líder del sindicato que apoya la reactivación del lugar.

“Jefes de familia y jóvenes han tenido que desarraigarse de su tierra para buscar el sustento, ocasionando un fenómeno migratorio que deja tras de sí a familias enteras en condición de vulnerabilidad”, aseguró Vázquez Tamez.

Critican a “Los Napos”

Un testimonio de los mineros que se oponían a la huelga demuestra la molestia que existe contra Gómez Urrutia, quien pese a las acusaciones sigue contando con respaldo entre los trabajadores.

Alfredo Arriaga Valdez, trabajador del lugar y que votó por la reapertura, aseguró que la huelga de 10 años de San Martín solo ha dejado pobreza y dijo que sus compañeros que continúan en la agrupación gremial del conocido como “Napo” son engañados.

“Nosotros tuvimos un reencuentro en 2012, y fracasamos, ahora este sindicato nos brinda la confianza, mis compañeros siempre han sido engañados, como voy a aceptar que un líder que no está aquí, un líder que anda huyendo y que me robó a mí”, afirmó el trabajador que dijo que los verdaderos jefes se quedan para protegera su gremio.


“Estamos listos para la reapertura de la mina, sabemos que la economía del pueblo se va a reactivar, y la comunidad se va levantar bastante, nosotros vemos una opción muy buena”

Alfredo Arriaga Valdez

minero a favor de reapertura

10 años de sopa y frijoles

El minero Jacobo Morales Martínez explica que no ha sido fácil sobrevivir desde que estalló la huelga en el 2007, pues fue una situación de hambruna y desesperación por el cierre del centro laboral.

“Yo tengo dos hijos y hemos comido sopa y frijoles, no ha sido fácil para nosotros, y por eso la hemos pasado mal yo y mis compañeros”, relató el hombre que en la votación apoyó la reactivación de San Martín.

Morales Martínez, integrante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Exploración y Explotación y Beneficio de Minas de la República Mexicana, dice que con la reapertura de la mina, el pueblo Sombrerete podría crecer.

“A veces me quebraba por no poder comprarle un dulce o un refresco a mi hijo, me obligó a buscar el sustento para ellos en otra parte y me fui a buscar trabajo fuera de mi pueblo, tuve que regresarme”, aseguró el trabajador.