La Asociación de Distribuidores de Automotores de Nuevo León (ADANL) anticipa que la eliminación de la tenencia impulsaría en un 7 por ciento las ventas
"Dicen que hay que apostarle a la movilidad sustentable (…) lo primero que van a hacer es una campaña política, porque te lo ofrecieron en campaña, y luego van a decir que ellos promovieron que no hubiera ese impuesto"
David PulidoOrganización Pueblo Bicicletero

La inminente eliminación de la tenencia aumentaría el parque vehicular, lo que generaría más tráfico vial en el área metropolitana.

La Asociación de Distribuidores de Automotores de Nuevo León (ADANL) ya anticipa que con esta medida se tendrá un aumento en las ventas de autos compactos para el 2016.

Estima que será un incremento del 7 por ciento en este ramo. En lo que va del 2015 se han vendido en la entidad un aproximado de 59 mil vehículos.

Sin embargo, la derogación de la tenencia contradice a la clase política de Nuevo León.

Por un lado la Agencia Estatal del Transporte (AET) busca tener una movilidad pública más sustentable, declaró su titular Jorge Longoria el pasado 6 de octubre durante un operativo para que los camiones intermunicipales incrementen la frecuencia de paso.

Pero ahora los legisladores podrían colaborar, al quitar este impuesto, al aumento del caos vial en la entidad.

Así lo señalan organizaciones no gubernamentales, que coinciden en que eliminar la tenencia colapsará aún más la vialidad.

El doble discurso

David Pulido, integrante de la organización civil Pueblo Bicicletero, calificó como un grave error aprobar esta medida en el Congreso.

 “En realidad no les importa resolver los problemas de la ciudad de fondo, y lo que están haciendo es dándole ‘atole con el dedo’ a la gente, porque por un lado te quitan el impuesto.

“Pero por otro lado la ciudad va a estar peor, porque cada vez va a haber más autos, más contaminación y no le están apostando a mejorar el transporte público y creen que con quitar la tenencia ayuda en algo, pero en realidad empeora la ciudad, y prácticamente se están tragando las palabras que antes habían dicho”, dijo Pulido.  

Aseguró que la eliminación de la tenencia se ha convertido en un doble discurso de los políticos.

“Por un lado se suben en la bici, se suben a un camión y hablan de lo importante que es el transporte público, y dicen que hay que apostarle a la movilidad sustentable… y que hay que transformar el transporte en la ciudad, esos son sus discursos.

“Pero la realidad es que no comprenden eso, porque lo primero que van a hacer es una campaña política, porque te lo ofrecieron en campaña y luego van a decir que ellos promovieron que no hubiera ese impuesto”, consideró Pulido.

Dijo que el impuesto de la tenencia debería utilizarse mejor en atenuar la calidad del aire o la infraestructura sustentable.

“Eliminarlo sería un error, el impuesto hay que transportarlo y hacerlo más eficiente con una mejor rendición de cuentas y que la gente vea en qué se está invirtiendo, y como política pública ningún gobierno, federal, estatal y municipal, debe promover el uso del automóvil.

“No se debe quitar y se debe invertir ese dinero en tener más espacios públicos, para que finalmente las personas apuesten a otro tipo de movilidad” reiteró.

Posible ganador

La Asociación de Distribuidores de Automotores de Nuevo León (ADANL) estima que la cancelación de la tenencia impulsaría el crecimiento en este sector.

Y aunque la propuesta aún está en análisis, el presidente de esta asociación, Fernando González, dijo que espera que los legisladores aprueben la medida.

“Es un poco difícil cuantificarlo, pero podrá crecer en un 7 por ciento y ojalá sea más, porque esto generará otro tipo de impuestos, como es el ISAN y el IVA, que beneficiaría al Gobierno en ayudar un poco con la deuda.

“Estamos de acuerdo que se quite, pero si no es así y es de manera gradual también estamos de acuerdo. Sería muy positivo y ojalá que esta semana los legisladores puedan llegar a un buen acuerdo”, consideró González.   

Por su parte Adrián Benítez Doria, vicepresidente de ADANL, señaló que con la cancelación de la tenencia la adquisición de un auto estaría más al alcance de los ciudadanos.

“Definitivamente tendríamos un incremento en las ventas porque hay un segmento de gente que está en los vehículos compactos, un porcentaje importante de esa gente compra a crédito”, consideró Doria.

Dijo que la medida de eliminar este gravamen por usar un auto generará mayores empleos para esta industria en el 2016.

Otro punto que destacó Doria es que bajaría la cantidad de automovilistas que viajan a otro estado a tramitar las placas para no pagar aquí la tenencia, como sucede actualmente, por lo que se tendría mayor control del parque vehicular en la entidad.

La ADANL reportó que los autos más vendidos este año corresponden al segmento de subcompactos, unas 40 mil 470 unidades, con costos entre los 125 mil a 200 mil pesos.

Casi un hecho 

En su reunión de ayer, legisladores del PRI y PAN de la Comisión de Hacienda del Congreso se manifestaron a favor de la derogación de este gravamen.

Reporte Indigo adelantó que esta semana los diputados alistaban aprobar la eliminación de este impuesto en comisiones.

Con pancartas con la leyenda “adiós a la tenencia” y sonrientes, diputados panistas se tomaron la foto del recuerdo.

Sin embargo, los legisladores de Movimiento Ciudadano solicitaron que este impuesto se fuera eliminando de manera gradual. 

La bancada de Acción Nacional anunció en un comunicado que hoy martes será eliminado el impuesto de la tenencia, tal y como lo exigieron los ciudadanos a través de múltiples instrumentos de consulta.

“Los legisladores locales del PAN, encabezados por su coordinador Arturo Salinas Garza, ofrecieron una conferencia de prensa para informar que el martes a las seis de la tarde sesionará la Comisión de Hacienda del Estado, en el Congreso Local, para dictaminar la eliminación del impuesto que se concretará en el pleno el miércoles”, dice el texto.

El diputado Salinas dijo que más de 30 mil ciudadanos, por medio de una consulta en redes sociales, rechazaron seguir pagando la tenencia.  

“Y que es un beneficio que finalmente (el impuesto) no beneficia a los ciudadanos, y puedo decirles de manera responsable que el Estado no tendrá una afectación. Hemos corrido los números este año, el 2016 van a recibir sólo del aumento de participaciones federales más de 3 mil millones de pesos”, concluyó Salinas.

Carlos Garza Ibarra, tesorero estatal, acudió el jueves pasado al Congreso para convencer a los diputados de no desaparecer este impuesto, pues dañaría las arcas estatales, emproblemadas ya por la alta deuda. Pero todo indica que su visita no tuvo un efecto positivo.