¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
doPlay

DerechosPolíticoElectorales

La resistencia del INE a la Cuarta Transformación

Ernesto Santillán

En la Cámara de Diputados se discuten dos iniciativas propuestas por un legislador de Morena con las cuales se busca reformar al Instituto Nacional Electoral y hacerlo más austero, situación que ha desatado un debate sobre si estas acciones dañan la autonomía de este órgano y ponen en riesgo la democracia en el país


Nov 13, 2019

El Instituto Nacional Electoral (INE) se encuentra bajo el asedio de los legisladores que representan al partido en el poder: Morena.

La intención es reformar al órgano autónomo responsable de organizar procesos electorales libres, equitativos y confiables en el país para garantizar el ejercicio de los derechos político-electorales de la ciudadanía y contribuir al desarrollo de la vida democrática de México a un menor costo.

A lo largo de este año, se han presentado dos iniciativas de manera concreta que el instituto que encabeza Lorenzo Córdova y otros consejeros electorales han asegurado dañan la autonomía y ponen en riesgo la democracia que se ha logrado consolidar en el país al día de hoy.

A la primera de ellas se le conoce como la Reforma del Estado y electoral, con la cual se busca desaparecer a los 32 institutos y tribunales electorales locales, además de las 300 juntas distritales e incluso al propio Consejo General del INE.

Además de reducir el financiamiento público a los partidos políticos y recortar el número de diputados y senadores plurinominales.

Los consejeros electorales han tomado las iniciativas del diputado Sergio Gutiérrez de Morena como un ataque directo hacia Lorenzo Córdova y al organismo del que forman parte

A estas propuestas del diputado Sergio Gutierrez Luna se suma otra de su autoría para que la presidencia del Consejo General del Instituto Nacional Electoral sea rotativa cada 3 años.

“Lo que queremos de alguna manera es que pueda ser no sólo una persona quien dirija el INE los nueve años; los consejeros son designados por un periodo de nueve años, eso está muy bien, estamos de acuerdo con eso, pero la presidencia también dura nueve años y nosotros consideramos que pudiera tenerse una presidencia rotativa de tres años de entre los mismos 11 consejeros.

“Esto no es nada nuevo bajo el sol, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación los ministros duran 15 años y la presidencia es rotativa cada cuatro años; en el Instituto de Transparencia los comisionados duran nueve años y la presidencia es rotativa cada tres años; en el Tribunal Electoral los magistrados duran 10 años y la presidencia es rotativa cada 4 años, es decir, es un esquema de funcionamiento de varios órganos autónomos y poderes”.

El diputado comenta en entrevista que la renovación de la presidencia es para tener diferentes visiones o propuestas y que al igual que en otros cargos, también se podría reelegir al Consejero Presidente, pero se debe establecer un mecanismo de corte de caja.

El beneficio desde nuestro punto de vista sería refrescar la presidencia para que pueda una persona distinta ejercer este cargo de representación, recordemos que la figura de presidente es quien representa legalmente al instituto, quien hace posicionamientos, quién habla en redes sociales y quien genera opiniones; por lo que sería muy bueno que pudiera haber una diversidad

- Sergio Gutiérrez Luna

Diputado de Morena

Sin embargo, los consejeros electorales han tomado estas iniciativas presentadas en la Cámara baja como un ataque directo hacia Lorenzo Córdova y al organismo del que forman parte.

“Se trata de una medida ad hominem, es decir, tiene un destinatario claro que es Lorenzo Córdova y las leyes para ser justas tienen que ser generales, no son para afectar o beneficiar a alguien en particular.

“Nosotros —los 11 consejeros— hemos decidido respaldar al Consejero Presidente y en una reunión comentamos el despropósito que esto representa y la necesidad de analizarlo fríamente.

“Lo que es seguro es que estamos en un momento donde se han presentado una serie de iniciativas para adelgazar la estructura operativa del INE, para quitar al Consejero Presidente del puesto que ocupa antes de que concluya su mandato constitucional, que es hasta 2023, y hemos visto la intención de reducir el presupuesto”, aseveró Ciro Murayama, consejero electoral del INE, en entrevista en medios nacionales.

También puedes leer: Polevnsky deslinda a Morena de propuesta sobre presidencia de INE

Encontrar el punto medio

No obstante, estas posturas que chocan entre sí pueden encontrar un punto medio, asegura el politólogo y especialista en sistemas electorales Christian Salazar.

“Tenemos que ser críticos en el buen sentido de lo que ha venido siendo el Instituto Nacional Electoral.

“¿En dónde estamos? En un momento en donde sí tiene que haber una revisión del Instituto, donde sí tenemos que revisar ese discurso de que las elecciones son o tienen que ser caras porque si no generan desconfianza, un discurso que está bastante agotado, y que sí debemos replantear una nueva estructura para el Instituto Nacional Electoral”.

El también académico de la FES Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México, asegura que en este momento lo que se tiene que hacer es definir el tipo de órgano que requiere el país, pero siempre garantizando su autonomía.

“Necesitamos establecer de una vez por todas el tipo de modelo que queremos e ir hacia allá; y si ese modelo incluye una rotación de la presidencia, me parece puede ser una opción acertada y democrática, en este momento, ante todas las situaciones que enfrenta este instituto, me parece una cuestión irrelevante”.

“Lo que me preocupa es que no se entienda que el órgano electoral no debe ser un protagonista, cuando eso sucede y más que facilitador e interlocutor se convierte en un actor político que contiende con las otras fuerzas políticas, entonces algo anda mal y eso es algo que estamos viendo desde las elecciones pasadas”.

La Reforma del Estado y electoral busca desaparecer a los 32 institutos y tribunales electorales locales, las 300 juntas distritales e incluso el Consejo General del INE; además de reducir el financiamiento público a los partidos políticos

También puedes leer: INE pide 12 mil millones de pesos de presupuesto para 2020

Una reforma al INE necesaria

Para el diputado Sergio Gutiérrez Luna, el que su partido haya ganado las elecciones del 1 de julio del 2018 y que el proceso haya sido calificado como todo un éxito incluso por el gobierno en turno, no significa que el Instituto Nacional Electoral no pueda reformarse o modificarse.

A pesar de que el INE asegura que con las reformas presentadas por el diputado de Morena se estaría poniendo en riesgo la autonomía del instituto, especialistas consideran que sí es necesario reestrcuturar este órgano autónomo

“Yo creo que tenemos que disociar una victoria electoral de una reforma electoral. Que se haya triunfado en las elecciones no necesariamente implica que todo sea perfecto en el diseño del sistema electoral, tampoco implica que todo está mal, pero yo he escuchado mucho el tema de que las reformas anteriores se han dado en el contexto de crisis electorales, y es cierto, pero no puede ser la única motivación para llevar a cabo una reforma, también puede ser una intención de rediseñar el sistema, de revisarlo, de perfeccionarlo, y es lo que estamos intentando hacer”.

Contrario al punto de vista del diputado federal, el consejero electoral Ciro Murayama, dice que en lugar de tratar de debilitar al INE con las iniciativas presentadas, lo que los legisladores deberían hacer es defender el sistema que los llevó al puesto que ocupan el día de hoy.

Los diputados fueron electos en un proceso electoral que organizó el Instituto Nacional Electoral; no se anuló ningún distrito, ninguna elección federal, eso hay que rescatarlo en vez de tratar de dinamitarlo

- Ciro Murayama

Consejero Electoral

En cuanto a la pérdida de autonomía que acusan los integrantes del INE en caso de que las iniciativas de Gutiérrez Luna sean aprobadas, Christian Salazar, politólogo y especialista en sistemas electorales, comenta que esta característica del órgano electoral se ha ido perdiendo desde el sexenio del expresidente Felipe Calderón.

“Con el tiempo y sobretodo después de la elección del presidente Felipe Calderón, el Instituto Nacional Electoral vino perdiendo autonomía, hubo una reforma para cambiar la fisionomía del Instituto que implicó quitar al entonces presidente Luis Carlos Ugalde, eso básicamente significó romper con este mecanismo de inamovilidad de los consejeros electorales que venía copiado un poco del Poder Judicial, sobre todo de la SCJN.

“A partir de ahí vimos que vino perdiendo autonomía, a lo que se sumaron otros episodios que lamentablemente trastocaron y pusieron en duda la labor realizada por el INE, pero desde ese momento es cuando comienza este fenómeno”.

Salazar también comenta que a partir de la reforma del 2014 ha quedado pendiente revisar cómo está el Instituto Nacional Electoral, ya que el organismo cambio del modelo federal al modelo nacional y lo que sucedió es que se intentó simplificarlo para hacer un solo instituto.

Sin embargo esa reforma quedó entrampada entre los bloques políticos de 2014 y no pudo ser lo que se planeaba.

“Se tuvo una mala reforma donde el INE sigue teniendo una estructura excesiva, dónde hay una burocratización terrible, donde hay una duplicidad de funciones, donde no se desaparecieron los Organismos Públicos Electorales (OPLES); una de las demandas porque se decía que los gobernadores incidían en estos institutos, no obstante no se desaparecieron, simplemente se les cambió el nombre, lo que ha generado que el INE se convierta en un instituto muy caro para el país”.

Para garantizar la autonomía a pesar de las reducciones presupuestales o del adelgazamiento de la estructura del organismo, el también académico de la FES Acatlán, dice que lo que se debe hacer es incluir a la ciudadanía en este tipo de discusiones

“Los mexicanos debemos seguir protegiendo e interesándonos por estos temas para que no sean solo los políticos los que opinen, y con ello fungir como un contrapeso que garantice la autonomía del Instituto”.

También puedes leer: ASF encuentra irregularidades en el INE

Enfrentamiento por la austeridad

La austeridad que los legisladores de Morena buscan implementar en el Instituto Nacional Electoral no tiene porqué afectar las labores del órgano que encabeza Lorenzo Córdova, aseguran tanto el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna y el especialista en sistemas electorales.

“Yo creo que se ha evolucionado tanto en el sistema electoral que hemos hecho un sistema que es bastante oneroso.

Sergio Gutiérrez Luna dice que el tema de la austeridad no es contra Lorenzo Córdova, sino que es parte de la agenda que impulsa Morena

“El presupuesto del INE para el año que viene es altísimo y nosotros consideramos que podemos hacer una revisión para que los procesos sigan siendo certeros, es decir, que podamos tener los mismos resultados en las elecciones, que podamos tener confianza y legalidad pero gastando menos”.

Por ese motivo, el diputado presentó a principios de año una iniciativa para disminuir las estructuras electorales.

“Propuse a principios de año que revisáramos algunas partidas que a nuestra consideración pudieran no ser necesarias como las de viajes y viáticos al extranjero, congresos y comisiones y algunos temas editoriales donde se favorecen a amigos o a las mismas personas del INE y pueden haber recortes para tener un órgano más austero, pero definitivamente eso no puede entenderse como una confrontación”.

Gutiérrez Luna asegura que actualmente en el instituto hay casi 180 funcionarios que están ganando casi el doble que el Presidente de la República.

Y dice que el tema de la austeridad “no es contra Lorenzo Córdova, es parte de la agenda de Morena, no es personal, es de posición política; entonces no lo tomaría como una confrontación, sino como una diferencia de opiniones”.

Sin embargo, Murayama dijo en medios nacionales que un recorte de recursos desmedido al INE afectaría el desempeño de sus funciones.

“Si hay un recorte desmedido las tareas del INE estarían en riesgo y creo que nada más inconveniente que comprometer la celebración de elecciones en los términos en los que se han venido desarrollando.

“Ojalá perdure la madurez y la altura de miras. El mundo nos está demostrando que la democracia es una construcción frágil y hay que cuidarla entre todos”.

Mientras los integrantes del INE acusan que una disminución de su presupuesto afectaría su desempeño, legisladores y especialistas explican que existe un campo muy amplio para reducir gastos sin dañar las labores del instituto

Por último, Christian Salazar, argumenta que un recorte al INE no necesariamente sería malo.

“Ya no es necesario realizar campañas al estilo de los 80. Para eso ya hoy otros mecanismos como las redes sociales —aunque deben regularse—, que te reducen el gasto y que son más eficaces para la promoción de la propaganda electoral.

“Hoy lo que los ciudadanos necesitan son verdaderos contenidos, de qué te sirve que te regale una playera, eso no te informa de nada, eso no te dice nada del candidato, entonces tenemos que modificar nuestros esquemas por otros más modernos en los que se gaste menos”.

Comentarios