15

mil votos (1.2 por ciento) consiguió el candidato que postuló el PRD a la gubernatura de Tamaulipas


“No habrá impunidad. No habrá venganza, pero sí justicia. Los exgobernadores y los exfuncionarios que la hayan hecho, la van a pagar“ 

Ricardo Anaya

presidente nacional del PAN

https://youtu.be/SQLSCokSDP8

El compromiso de los nuevos gobernadores del PAN no es solo mejorar la seguridad de los habitantes de sus estados o crear más empleos.

Ahora, una de sus consignas es llevar a la cárcel a los gobernadores en funciones.

“No habrá impunidad. No habrá venganza, pero sí justicia. Los exgobernadores y los exfuncionarios que la hayan hecho, la van a pagar“, lanzó Ricardo Anaya, presidente nacional de Acción Nacional.

En la presentación de los siete candidatos ganadores de las entidades que ganó el partido, todos coincidieron en que una de sus prioridades será que los gobernadores salientes rindan cuentas.

Ayer, los nuevos gobernadores de Aguascalientes, Martín Orozco; de Chihuahua, Javier Corral Jurado; de Durango, José Rosas Aispuro; de Puebla, Antonio Gali Fayad; de Quintana Roo, Carlos Joaquín González; de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca; y de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, se reunieron con el Comité Ejecutivo Nacional del PAN para hablar sobre los triunfos en sus entidades.

Ahí, los siete virtuales mandatarios –tres de los cuales ganaron en alianza con el PRD-, recibieron instrucciones de su partido sobre las líneas generales de su gobierno: transparencia y combate a la corrupción; respeto a los derechos humanos; recuperar la seguridad y el crecimiento económico; y ejercer gobiernos con principios sociales.

Una de las líneas principales que el partido trazó a sus nuevos mandatarios fue que lleven a cabo una implementación ejemplar del Sistema Nacional Anticorrupción.

La aplicación de ese Sistema pasa también, necesariamente, por la revisión de las cuentas y las acciones de los gobernantes en turno que serán sustituidos en las próximas semanas.
 
‘El que la hizo, la va a pagar’

Los nuevos gobernadores panistas coincidieron en que una de las condiciones primarias para tener un buen ejercicio de gobierno es castigar a quien ha dañado a los estados y sus ciudadanos.

Javier Corral, virtual gobernador de Chihuahua, sostuvo que el triunfo de su partido en esa entidad es una “bocanada de esperanza” para quienes creen que se puede tener un mejor futuro.

“Es el mensaje claro y contundente de que los mexicanos y los chihuahuenses detestamos un gobierno corrupto y corruptor; que los mexicanos no queremos y mucho menos nos merecemos un sistema político fincado en la colusión, la mezquindad y el patrimonialismo.

“Es la afirmación de que la corrupción no es nuestra cultura. El lugar de los ladrones no es el gobierno, es la cárcel (…) (la ciudadanía) está ordenando la redignificación y remoralización de la vida pública”, sentenció.

Corral es uno de los principales opositores del priista César Duarte, actual gobernador de la entidad, a quien ha acusado de utilizar recursos públicos para hacerse de una parte del Banco Unión Progreso, así como de presunto enriquecimiento ilícito.

Horas después de que fue anunciado su triunfo en Chihuahua, Corral prometió que llevará a la cárcel al actual gobernador y ha dicho que esa acción es parte fundamental para que en la entidad se llegue a la reconciliación y la unión.

“Desde Chihuahua nos hemos propuesto romper el pacto de impunidad para combatir en serio la corrupción política.

“El borrón y cuenta nueva no solo perpetúan la impunidad; alientan y estimulan la corrupción”, sostuvo.

Miguel Ángel Yunes, candidato ganador por la coalición PAN-PRD al gobierno de Veracruz, dijo que una de sus primeras acciones de gobierno será poner en marcha un Sistema Estatal Anticorrupción, que funcione con el modelo impulsado por el albiazul a nivel nacional.

Con él, dijo, se buscará que quienes hayan realizado o realicen acciones indebidas, paguen con un castigo ejemplar.

“Actuaremos con severidad contra los servidores públicos de esta administración, y también de la anterior, que llevaron a Veracruz a la quiebra financiera”, amenazó.

Yunes comentó que, aunque su periodo como gobernador será corto –de solo dos años-, la diferencia será notoria de forma inmediata.

En Veracruz, Yunes Linares sucederá al priista Javier Duarte, uno de los gobernadores más cuestionados del país por el nivel de endeudamiento en que mantiene a su estado, además de escándalos como la falta de pago a sus proveedores, el asesinato de varios periodistas durante su sexenio y el crecimiento de la delincuencia en la entidad.

José Rosas Aispuro, virtual gobernador de Durango y quien ganó la elección en una coalición del PAN y el PRD, adelantó que el próximo 15 de septiembre, día en que tomará protesta, enviará una iniciativa para crear la Fiscalía Anticorrupción en la entidad.

“Que dé a la sociedad la garantía de que habrá una revisión para quienes han hecho las cosas de manera indebida, para quienes han lastimado a la sociedad.

“Yo he dicho que no estoy en un ánimo de cacería de brujas, pero tampoco habrá borrón y cuenta nueva. Quien la haya hecho, la tendrá que pagar”, sentenció el futuro mandatario.

Durango, gobernado hoy por el priista Jorge Herrera Caldera, es una de las entidades con uno de los crecimientos meteóricos en su deuda.

En dos años –entre el 2013 y el 2015-, la deuda aumentó de 4 mil 953 millones de pesos a 7 mil 497 millones.

Quien también prometió llevar a cabo una limpia en su estado fue Carlos Joaquín González, virtual gobernador de Quintana Roo, que sustituirá al priista Roberto Borge.

“Hay que trabajar en la revisión de las cuentas que los diferentes gobiernos han dejado al estado; un endeudamiento de más de 22 mil millones de pesos, que hoy le pega a las finanzas de Quintana Roo, en lo más alto y en donde más se requiere, para proveer de servicio social y de servicios públicos a quienes más lo necesitan”, expuso Joaquín

El virtual gobernador, que llegará al poder cobijado por la alianza PAN-PRD, se comprometió también a terminar con un modelo de gobierno autoritario y corrupto.

A todos los nuevos mandatarios, les fue instruido que presenten sus declaraciones 3de3 para ofrecer a los ciudadanos total certeza de transparencia en sus gobiernos.

Sigue leyendo:
Basave, sin triunfalismos” Por Carlos Salazar