Luego de la explosión en el edificio de Pemex en la ciudad de México el pasado 31 de enero, la Procuraduría General de la República (PGR) entregó los restos de María Canales a la familia equivocada, mientras que la verdadera familia mantuvo la esperanza de hallarla con vida.

De acuerdo a la Comisión Nacional de Derecho Humanos (CNDH), al menos dos personas siguieron participando en la extracción de escombros en los días posteriores al accidente, y distribuyeron datos con señas particulares de su familiar para intentar dar con su paradero.

Tras darse cuenta del error, la PGR recuperó los restos de la mujer y se los entregó a la familia correcta, aunque estos ya habían sido cremados. Los restos de la otra víctima habían permanecido todo el tiempo en la Centro Médico Forense, puesto que nadie los había reconocido.

El 4 de agosto, la CNDH recomendó a la PGR disculparse y reparar el daño a las familias de las dos víctimas de la explosión.

Sin embargo ayer, la Procuraduría remarcó que que no se cometió ninguna omisión al entregar a la familia errónea el cadáver de una de las 37 víctimas y rechazó la recomendación que hizo la Comisión.

Este hecho convierte a la PGR en la primera dependencia federal en rechazar una recomendación de la organización.

En su recomendación, la CNDH pidió al Estado mexicano garantizar un trato “digno, sensible y respetuoso a las personas, brindándole una adecuada atención, evitando en todo momento agraviarlas”.

Como respuesta, la PGR dijo que el error no era suyo sino de la familia que identificó al cadáver incorrecto, y añadió que no sabía qué derechos humanos había violado ella como institución.

De acuerdo a CNNMéxico, la CNDH considera que la  respuesta de la PGR revictimiza a las familias involucradas y se traduce en “una falta de compromiso con el cumplimiento y el respeto a los derechos humanos”.

“Su actual posicionamiento resulta insensible hacia los familiares de las víctimas y preocupa a esta Comisión Nacional por tratarse de una instancia que por su propia naturaleza tiene la obligación de preservar los derechos de las personas”, dice el comunicado de la CNDH.

Una guía

La gestión de cadáveres en situaciones de desastre: Guía práctica para equipos en respuesta, de la Organización Panamericana de la Salud estipula que el impacto psicológico de ver docenas de cadáveres puede reducir la validez de la identificación, por lo que los cadáveres se deben entregar solo cuando se ha cotejado información adicional, como la vestimenta, objetos personales y características físicas .