8

sitios de explotación son considerados contaminantes no solo para los mineros, sino también para la población civil que se encuentra en un radio de hasta 50 kilómetros, en Zacatecas


"Solo cuando hay agresiones a los sindicalizados es cuando se moviliza el sindicato. Pero las mineras no atentan contra los sindicalizados”

Minero despedido

A pesar de que  la federación anunció la entrada en vigor de un fondo económico de 445 millones de pesos, destaca el estado de abandono en el que se encuentran los trabajadores de las mineras, que en algunos casos no cuentan ni con las prestaciones básicas marcadas por la Ley Federal del Trabajo.

A la mayoría de los mineros de Zacatecas en nada les beneficia la presencia de diversas secciones de los dos sindicatos mineros más importantes del país. Se les acusa de buscar beneficios económicos solamente para algunos de los integrantes de las dirigencias y allegados a los comités locales. 

En Zacatecas se cuenta con un registro laboral de al menos 9 mil trabajadores mineros, pero solamente 3 mil se encuentran agremiados a los sindicatos.

La mayoría de ellos no tiene acceso a prestaciones laborales tan elementales como descanso dominical o periodo vacacional.

Mientras la mayoría de los mineros, los más pobres del país, tienen acceso solamente al servicio de salud del Instituto Mexicano del Seguro de Social (IMSS), las cúpulas gremiales que representan formalmente al sector minero de Zacatecas, se benefician con servicios médicos privados y seguros de vida que las compañías transnacionales destinan a sus ejecutivos.

Ninguna de las 59 mineras que a la fecha mantienen proyectos de extracción en Zacatecas se salva de los señalamientos que un grupo de mineros han decidido hacer públicos, a través de Reporte Indigo. 

El despido injustificado es la principal queja. 

Frente al concierto de despidos, las autoridades laborales federales en Zacatecas hacen oídos sordos. 

En la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social delegación Zacatecas, a la fecha no hay ni una querella de ningún minero frente a alguna de las transnacionales, principalmente de capital canadiense, que explotan la región.

La empresa líder en despido de personal, sin razón justificada, es la minera Arian Silver Corp. Plc, de capital inglés, que a la fecha explota minas de oro, plata, plomo y zinc, en las minas Calicanto, Presa Jales, San Celso y Ojo Caliente, San José Sombrerete y El Bote, donde a veces el retraso de cinco minutos a la hora de entrada puede ser la diferencia entre seguir trabajando o salir desempleado sin ningún pago por el despido.

‘A nadie interesan los no sindicalizados’

También las mineras de capital canadiense son las que más violentan los derechos laborales marcados en la Constitución mexicana. La muestra del maltrato laboral a los mineros mexicano es la empresa Sierra Metals Inc., que explota yacimientos de oro, plata, plomo y zinc en las minas San Julián, Cerro Gordo y La Concha, donde los capataces canadienses han llegado a golpear a algunos obreros.

Las denuncias de maltrato no han sido siquiera recibidas por los dos sindicatos mineros de la zona. La razón es que para estos no existen más trabajadores dentro de las minas que sus propios agremiados. “Solo cuando hay agresiones a los sindicalizados es cuando se moviliza el sindicato. Pero las mineras no atentan contra los sindicalizados”, explicó un minero despedido hace unos días.

Alejados de los sindicatos, la mayoría de los mineros se han tenido que enfrentar abiertamente con las transnacionales, como lo ocurrido en la mina Aranzazua, también conocida como Camino Rojo, donde los trabajadores decidieron ir al paro indefinido por maltrato laboral. 

Ya casi se cumplen 11 meses, pero la empresa Golcorp, de capital canadiense, ha optado por cerrar cualquier posibilidad de diálogo, y ha tomado la manifestación como un paro técnico mientras explora otros yacimientos en la zona.

Las empresas de capital chino y peruano, respectivamente, Harbor Mining y Hochschild Mining Plc, también se distinguen por el grado de deshumanización frente los obreros zacatecanos. En la mina Villa de Cos, donde se asienta la minera china para extraer magnesio, se han registrado algunos incidentes donde funcionarios chinos han golpeado a varios trabajadores. Igualmente los peruanos en la mina Mercurio, donde se explota oro y plata, han agredido físicamente a algunos trabajadores que no se ajustan a las disposiciones personales de algunos directivos, esto de acuerdo a declaraciones de los propios mineros. 

Se juegan la vida

En las cifras oficiales del Gobierno estatal o federal no existen accidentes en las minas de Zacatecas, pero en el recuento de los trabajadores no sindicalizados se lleva un registro que apunta que en los últimos 10 años al menos 12 trabajadores mineros han perdido la vida.

La causa más atribuible es la falta de equipo de trabajo. Algunas de las veces también influyó la falta de capacitación, pero lo que más alerta a los trabajadores son las condiciones de riesgo que existen en algunas de las minas, principalmente las de excavación profunda.

El mayor riesgo al que se enfrentan los mineros que están en áreas de extracción a cielo abierto, es el uso de sustancias químicas, como los bifenlos policlorados (BPCs). Pero el resto de la población cercana a las minas también está expuesta a sustancias como benceno, tolueno o tricloroetileno, que contaminan el aire.

A causa de la exposición -sin equipos de protección- a compuestos a base de plomo, cromo, arsénico, tricloroetileno y tetracloroetileno, los mineros también se ven afectados por padecimientos nerviosos, óseos o pulmonares, que terminan por cobrarles la vida.

De los 59 sitios de explotación minera a gran escala que se registran en Zacatecas, por lo menos ocho están considerados como sitios de exposición contaminante no solo para los mineros, sino también para la población civil que se encuentra en un radio de hasta 50 kilómetros.

Organizaciones civiles han denunciado ante la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) la actividad contaminante de las minas en Zacatecas. Se ha señalado como depredadores ambientales a las mineras Solitario Exploration & Royalty Corp., Sutti Mining S. L., Teck Mining Corp., Timmins Gold Corp. Y Xtierra Inc. /Minco Plc., contras las que no se ha podido proceder.

Les suavizan el rostro

A efecto de cambiar la imagen de las empresas mineras que explotan el suelo de Zacatecas, desde la federación se ha instrumentado un programa para el otorgamiento de fondos a los municipios que permiten la operatividad sin contratiempos de las mineras internacionales. 

En Zacatecas, al igual que en otros 24 estados del país con actividad minera, se recibirán fondos adicionales para el desarrollo de la infraestructura urbana, pero que también sirve a las mineras para la extracción del mineral; sin embargo, la acción se anuncia como un logro de la reforma fiscal.

En su momento, la secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, Rosario Robles, dijo que a Zacatecas se le entregará un fondo de 445 millones de pesos, que resultó del pago de derechos de extracción que ahora tienen que hacer las mineras. El fondo será manejado por un comité de desarrollo regional que lo integrarán funcionarios estatales