El complejo inmobiliario que construye la Universidad de Guadalajara (UdeG) bajo el nombre de Centro Cultural Universitario (CCU) y que contará con áreas comerciales y habitacionales —además de hoteles, oficinas y espacios culturales—, está por alcanzar los 5 mil millones de pesos de inversión pública, según un informe oficial.

La UdeG ha sido cuestionada por dirigir una inversión tan cuantiosa en ese proyecto que se extenderá sobre 173 hectáreas, en lugar de edificar más aulas o mejorar sus actuales instalaciones educativas.

Pese a la pandemia, la UdeG tiene previsto inyectarle al CCU al menos otros 140 millones de pesos que recibirá del Gobierno de Jalisco, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2021 de la institución educativa.

Hasta ahora, la UdeG ha invertido en el CCU un total de 4 mil 856 millones 884 mil 319.49 pesos en el periodo 2001-2020, de los cuales casi mil millones fueron tomados directamente del presupuesto universitario (962 millones 349 mil 128 pesos), mientras que el resto fueron gestionados por la institución ante instancias de gobierno o de otras fuentes, según el folio de transparencia 07644220.

“El desarrollo del Plan Maestro del Centro Cultural Universitario estuvo en manos de Cesar Pelli & Associates, firma con gran experiencia y autor, entre otros grandes proyectos, de las Torres Petronas en Kuala Lumpur, Malasia”, promociona así su mega proyecto la UdeG, para captar capital privado.

Con respecto a las áreas de vivienda señala que los “600 apartamentos tipo loft serán el nuevo hogar de diversos tipos de personas unidas por la cultura. Aquí habitarán personas con gran inquietud por las actividades culturales, personas que desean estar en el núcleo donde suceden las cosas”.

La UdeG reconoce, además, que su intención es alojar a grandes empresas. “Los profesionistas y corporativos tendrán un lugar cercano al arte, a la naturaleza, la tecnología y la creatividad, un espacio seguro en el que podrán realizar sus actividades cotidianas”.

Y sobre los hoteles detalla que “un hotel de primer nivel planeado para que, en operación conjunta con el Auditorio, permita la realización de congresos y convenciones. Un segundo hotel integrado al parque central orientado al turismo regional”.

Mega obra de UdeG en tiempos de crisis

Pese al volumen de recursos públicos que ya se han dirigido al mega desarrollo del CCU, la UdeG requiere de otros 440 millones 031 mil 813.63 pesos para poder concluir las obras que están en proceso (el Museo de Ciencias Ambientales, el Centro Internacional de Animación y el Vivero) o las que aún no inician (el Pabellón Cultural y el Jardín Educativo).

Sin embargo, las autoridades universitarias no cuestionan en absoluto al CCU y su costo, pues se trata de uno de los proyectos más personales de Raúl Padilla López, el exrector que sigue controlando a la UdeG, quien retiene la Presidencia del Comité Técnico del Fideicomiso del CCU, a pesar de que su gestión concluyó hace casi 26 años.

Por el contrario, lo que sí ha criticado el actual rector, Ricardo Villanueva Lomelí, son los recortes presupuestales que el Gobierno federal le ha aplicado a la UdeG.

“Hay que decirlo, y repetirlo en nuestras comunidades: es un drama el que se vive en la educación superior. En 2020 desaparecieron 14 fondos, y en 2021 ya desaparecieron 17”, dijo el 18 de diciembre de 2020.

Sin mecanismos anticorrupción

La UdeG emprendió la construcción del mega proyecto inmobiliario, que está por alcanzar los 5 mil millones de pesos de inversión, sin contar con mecanismos internos eficientes de combate a la corrupción, confirman sus registros.

En la solicitud de información 07733020 se le pidió a la casa de estudios que indicara de 2007 a octubre de 2020 “qué procedimientos de responsabilidad administrativa e investigaciones por presunta corrupción y presuntas irregularidades se iniciaron al interior de la UdeG”.

En su respuesta señala que, en todo este tiempo, solo existen dos procedimientos de este tipo, ambos de 2016: el 001/16 contra los profesores Alfredo Rodríguez García y Yolanda González Cortés, quienes fueron cesados; y el 004/16, contra Francisco Javier Cueto Jiménez, Oficial Mayor de la Preparatoria de San Juan de los Lagos, quien fue absuelto.

Es decir, en un lapso de 14 años ningún alto funcionario de la UdeG ha sido investigado ni sancionado por corrupción aunque su presupuesto anual ya supera los 14 mil 379.7 millones de pesos

Pese a este nulo combate a la corrupción, el rector Villanueva Lomelí declaró el 26 de octubre de 2020 —en el evento “Cierre de Filas por Jalisco”, organizado en contra del Gobierno federal— lo siguiente.

“Me gustaría poder iniciar esta intervención asegurando que la corrupción nunca ha pasado por las universidades ni por ninguna institución de educación, pero no puedo; me gustaría poder decir hoy que nunca hemos sido ni nunca hemos tenido malos funcionarios y nunca han existido los malos universitarios en todo el país, pero eso sería una mentira.

“Señor presidente (Andrés Manuel López Obrador) (…), la tarea de terminar con la corrupción ha sido urgente desde hace muchos años y la tenemos que enfrentar entre todos. No tengo duda que las universidades estamos más que obligadas a acompañar los grandes esfuerzos que el presidente de México ha emprendido para enfrentar esta titánica tarea”.

Sin embargo, y a pesar del impulso al CCU, también dijo que “las universidades públicas fuimos una de las principales víctimas de ese modelo neoliberal”.

También puedes leer: UdeG defiende su gasto presupuestal 2018