Ante la pérdida de trabajos formales se ha reportado un ‘boom’ del empleo a través de las apps, ya sea ser chofer, entregar paquetes o hasta trabajar como profesionista.

Sin embargo, el escenario de la informalidad es complicado, pues para muchos representa precariedad ante la falta de seguridad social.

Las cifras de recuperación del empleo comienzan a mostrar un incremento, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Nueva Edición (ENOEN) del INEGI.

En mayo de 2022, la Población Económicamente Activa (PEA) fue de 59.1 millones de personas. Cifra superior en 1.9 millones a la de mayo de hace un año

Por su parte, la Población No Económicamente Activa (PNEA) fue de 40 millones de personas, 206 mil menos que en mayo de 2021. A su interior, la PNEA disponible descendió en 496 mil.

¿Qué hacer en la era del empleo por apps?

En el contexto laboral es común escuchar que las estadísticas van a la baja y que son pocos los trabajos donde dan prestaciones de ley.

Ante este escenario, Jesús Macedo, director de Talento Humano y Desarrollo Organizacional de SYE Software, cuenta que también existen profesiones muy solicitadas actualmente, como los programadores.

“El mercado va definitivamente en crecimiento. No solamente aquí en el país, sino en toda Latinoamérica y a nivel mundial. En México solamente las Tecnologías de la Información (TICs) lograron facturar 1.2 billones de pesos en el 2021, lo que representa un 8 por ciento en promedio de crecimiento versus el año anterior.

“Y se espera que para el 2030 haya un impacto económico de 1.37 trillones en toda la región de Latinoamérica, desde México hasta Argentina”, explica.

Las cifras no dejan lugar a la duda. Las personas necesitan cada vez más de la tecnología. Los negocios requieren de aplicaciones electrónicas y los seres humanos, en general, cada vez dependen más del teléfono celular; incluso el internet es considerado un consumo básico en los hogares.

“Todos los sectores productivos en general tienen una alta necesidad de implementar o consumir tecnología, entonces, es importante no sólo tener capacidades para adquirir nuevas tecnologías, también para darles mantenimiento y soporte y hasta establecer estrategias para un plan de transformación digital”, explica Jesús Macedo.

Platica que en su empresa SYE Software sólo este mes se han abierto 200 plazas con sueldos y prestaciones competitivos para diferentes proyectos relacionados con las tecnologías de la información.

‘Hay que entrarle’

Hay una idea equivocada de que para entrar en el mundo de la programación y las TICs hay que ser necesariamente ingeniero.

De acuerdo con Jesús Macedo, director de Talento Humano y Desarrollo Organizacional de SYE Software, esta idea es un mito y las personas con otro bagaje pueden utilizar su experiencia en la programación.

“Lo que nadie nos dice son dos cosas, por un lado, la demanda por mucho excede a la oferta, aunque tú no seas el mejor de tu clase, seguramente hay una buena oportunidad de carrera para ti porque hay mucha demanda de desarrolladores y seguro vas a encontrar una buena oportunidad de empleo y podrás desarrollarte en este tipo de empleos.

“Y segundo, hay más de un rol en tecnología en desarrollo de software. Primero tenemos que entender qué es lo que buscas. Hay muchos otros roles que no solamente es tirar líneas de código y ser el genio que te va a resolver un algoritmo. Hay otras maneras de involucrarte en un proyecto de software donde puedes aprovechar tus habilidades”, expone.

De esta manera, se puede aspirar a un mejor salario, ya que en el área de tecnología promedian los 26 mil pesos al mes. Todo depende en buena parte de la experiencia adquirida en el campo.

De acuerdo con Jesús Macedo, es posible incorporarse al mundo de la TICs con buenos cursos que se pueden hacer en línea con inversión desde 500 pesos por un tiempo de seis meses.

“Un curso de entre seis meses y un año te puede dar buenas bases para iniciar con un rol muy junior en un proyecto. La inversión no es muy cara, dependiendo del curso, hay cursos de tres meses que te cuestan 500 pesos, cursos que cuestan cinco mil pesos, cursos de 20 mil pesos. Hay una infinidad”, asegura el especialista.

La app de los trabajos

El CEO de la app Gente Urgente, Jose Enrique Alba, asegura que su aplicación es “el Uber del trabajo” en México.

“Nuestra tecnología funciona similar a Uber, en el sentido de ubicar al que pueda atender de manera urgente, y tenemos un portafolio amplio atrás que puede hacer uso y puede atender este servicio”, explica Jose Alba.

De acuerdo con su óptica, el modelo actual y más utilizado de tener un empleo de ocho horas diarias que te permitirá vivir bien quedará en el olvido.

Hoy mismo ya en todo el país se puede inscribir lo mismo un médico, un plomero y un médico a la app Gente Urgente a rentarse por hora y, no solo eso, la aplicación cuenta con un aditamento que se llama “Llamado Urgente”, en donde un usuario solicita a un profesional por un costo determinado y quien atienda más rápido es quien podrá ofrecer el servicio por ese costo.

También puedes leer:

Gente urgente, soluciones express para profesionales

Nómina, pocos empresarios y empleados la entienden