Las finanzas públicas estatales serán un área de oportunidad en el gobierno de Samuel García. Así lo señala la investigación Determinantes de la Competitividad del Estado de Nuevo León realizada a petición de la Subsecretaría de Competitividad de la entonces Secretaría de Economía y Trabajo del Gobierno del Estado de Nuevo León.

“En contraste, se identifican como áreas de oportunidad: la proveeduría local, la inversión pública, las finanzas públicas estatales, el acceso al financiamiento de las MiPymes, la calidad de las instituciones, la contaminación y la movilidad”, menciona el documento.

La competitividad forma parte del sistema nervioso económico de un Estado. Sin embargo, la entidad neoleonesa no tiene las mejores finanzas según la investigación elaborada por el Centro de Investigaciones Económicas de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

“En el contexto actual, con alto nivel de endeudamiento y servicio de la deuda, para que el gobierno estatal cuente con más recursos para invertir, es necesario seguir trabajando en la optimización del gasto, en la búsqueda de esquemas de financiamiento. Esto se traduciría en mayor productividad y competitividad, dado que el capital público complementa al capital humano y privado, generando externalidades positivas y potenciando el crecimiento económico”, dice el documento.

El estudio aborda ocho temas centrales: crecimiento económico, estructura productiva, desarrollo humano y social, tecnología, entorno macroeconómico, finanzas públicas y privadas, instituciones y desarrollo urbano y medio ambiente.

“En general, la productividad total de los factores (tecnología y organización de las empresas), el sector exportador manufacturero, la educación y el grado de formalidad de la economía son fortalezas que se observan en Nuevo León”, refiere la investigación.

La economía de Nuevo León se caracteriza porque sus sectores clave pertenecen en su mayoría a la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas; fabricación de productos derivados de petróleo y carbón y a base de minerales no metálicos; y las industrias química, metálicas básicas, del papel y del plástico y del hule.

Énfasis en la movilidad para la competitividad

Los largos tiempos de traslado de los trabajadores en la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) son un obstáculo para la competitividad de Nuevo León. La implementación de un plan de movilidad será determinante para que este estado mejore durante el gobierno de Samuel García.

“Promover un plan de movilidad que reduzca los tiempos de viaje. Es imperante coordinar e integrar los diferentes modos de transporte público, generar un verdadero plan de movilidad, donde los transportistas y el gobierno converjan en ideas que redunden en beneficio para la sociedad para, con ello, reducir los niveles de tránsito, congestión, tiempos de traslado y contaminación con base en información del Instituto Mexicano del Transporte y del Programa Integral de Movilidad Urbana Sustentable de la Zona Metropolitana de Monterrey (PIMUS-ZMM)”, dice el estudio.

El análisis arroja que el costo social de un minuto adicional de viaje en transporte público (camiones y transporte de personal) es de mil 619 millones de pesos al año.

“Cabe destacar que, el Instituto Mexicano del Transporte estima que el valor del tiempo de los habitantes de Nuevo León es el segundo más alto en el país en 2020.

Para minimizar los costos sociales, se debe impulsar la adopción de tecnologías limpias, pues la ZMM presenta elevada concentración de las partículas PM10 y PM2.5 y en un alto número de días se está por encima de la norma establecida.

“Como comentario final, se considera importante impulsar la recopilación de información regional que sea comparable a través del tiempo. El presente estudio enfrentó importantes limitantes de información, en especial con respecto a indicadores de salud, calidad de instituciones, contaminación y movilidad”, dice el documento.

También puedes leer: Participaciones federales de Nuevo León para deuda