¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
GDL
imagen principal

MEDIO AMBIENTE

La ciudad desértica

Luis Herrera

El Área Metropolitana de Guadalajara se encamina a perder más de 8 mil hectáreas de áreas verdes de arbolado, pasto y arbustos debido a que éstas albergarán nuevos desarrollos urbanos


Ene 31, 2019
Lectura 6 min
portada post

El Área Metropolitana de Guadalajara se encamina a perder más de una cuarta parte de todas sus zonas verdes en los próximos años, considerando en esta clasificación a las que están cubiertas por arbolado, pasto y arbustos, con el impacto correspondiente que ello traería tanto al ecosistema como a la salud de sus habitantes.

La advertencia se lanza en el recién publicado Programa de Ordenamiento de Arbolado y Áreas Verdes Urbanas de la metrópoli, que elaboraron en conjunto el Fideicomiso del Programa de Desarrollo Forestal del Estado (Fiprodefo) y el Instituto de Información Estadística y Geografía, el cual fue emitido en noviembre de 2018.

En el documento se informa que actualmente la plancha de concreto citadina ya ha devorado a la mayor parte del territorio sobre el que está asentado la metrópoli de Guadalajara, por lo que el 57.47 por ciento del mismo está clasificado como zona “Impermeable y suelo desnudo”, lo que asciende a 40 mil 214.94 hectáreas

Por el contrario, las áreas verdes representan únicamente el 42.05 por ciento de la metrópoli de Guadalajara, lo que implica 29 mil 426.22 hectáreas, al considerar aquí tanto las zonas con arbolado (hay 1.1 millones de árboles) que son las más valiosas ambientalmente con 17 mil 635.88 hectáreas, así como las que solamente ofrecen pastos y arbustos (11 mil 790.34 hectáreas).

El riesgo que detectó el Programa de Ordenamiento de Arbolado y Áreas Verdes Urbanas, sin embargo, es que una proporción importante de las actuales áreas verdes de la metrópoli están destinadas a perderse, pues se localizan en reservas urbanas de la ciudad, por lo que tarde o temprano terminarán cubiertas de concreto.

De acuerdo con el documento, de las 29 mil 426.22 hectáreas de áreas verdes que hoy proveen de servicios ambientales a los habitantes de la ciudad, 8 mil 166 hectáreas o el 27.75 por ciento serán borradas de la faz de la metrópoli para abrirle paso a nuevos desarrollos urbanos:

“De las 10 mil 330 hectáreas de reserva urbana en el área de estudio, el 79% (8 mil 166 hectáreas) tiene áreas verdes que serán urbanizadas en el corto, medio o largo plazo”.

Perder esa extensión de áreas verdes sería tanto como desaparecer 89 Bosques Los Colomos de la ciudad. Y agrega: “se presume que estos espacios que serán urbanizados afectarán a los servicios ambientales prestados por las áreas verdes, en particular los relacionados con regulación de temperatura, calidad del aire e infiltración, por lo que resulta importante identificarlos”.

Colonias áridas

Fueron siete los municipios analizados como parte de la metrópoli: Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco, El Salto y Juanacatlán. Sin embargo, son tres de estos los que presentan el mayor grado de urbanización, y por tanto, una menor proporción de sus territorios con áreas verdes

Primero, Guadalajara, con el 81.49 por ciento de todo su territorio con “suelo impermeable y solo” y apenas 18.41 por ciento de áreas verdes; segundo, Zapopan, con 58.44 por ciento de “suelo impermeable y solo” y 41.31 por ciento de áreas verdes; y Tlaquepaque, con 57.03 por ciento de zona urbanizada y 42.28 por ciento de áreas verdes. En el resto de los municipios sus áreas de concreto no superan la mitad de sus demarcaciones

En Guadalajara inclusive se identificó que las colonias con la menor proporción de áreas verdes (con menos del 5 por ciento de su territorio con árboles y pasto) son: Obeliscos, con apenas 2.62 por ciento; Barragán Hernández, con 3.24 por ciento; Centro, 3.6 por ciento; Rincón de La Agua Azul, 4.4 por ciento; Las Conchas, 4.62 por ciento; San Juan de Dios II, 4.71 por ciento; Comercial Abastos, 4.9 por ciento; y Prados del Nilo, 4.93 por ciento.

Mientras que en Zapopan, el segundo municipio más poblado, las colonias con menor proporción de áreas verdes son: Gusa, con 4.2 por ciento; Parque Guadalupe, con 6.57 por ciento; Jardines de Chapalita, 6.87 por ciento; Lomas de la Victoria, 7.01 por ciento; La Castilla, 7.6 por ciento; Nueva Galicia 2, 8.37 por ciento; Sevilla, 8.92 por ciento; Las Águilas, 9.61 por ciento; y Jardines del Auditorio, con 9.94 por ciento.

Desierto a la vista

Si las autoridades estatales y municipales no emprenden políticas públicas vigorosas para proteger y fortalecer las áreas verdes de la metrópoli de Guadalajara, estas seguirán reduciéndose drásticamente, ocasionando que la plancha de concreto pase de cubrir un 57.47 por ciento del territorio citadino hasta el 80 por ciento de toda la urbe.

Así se advierte en la sección de Pronóstico del Programa, en el llamado escenario tendencial: “Con este escenario (tendencial), más del 80% de la cobertura sería impermeable y suelos desnudos y solo se contaría con 1.3% de cobertura de arbolado localizándose en las áreas naturales protegidas y los bosques urbanos consolidados”.

Con menos áreas verdes, señala el Programa, la ciudad perderá capacidad para: purificar el aire con la fijación de carbono; retener material particulado atmosférico; producir oxígeno; fungir como hábitat de especies silvestres; controlar escurrimientos e inundaciones; moderar las temperaturas con evapotranspiración y sombreamiento; y mantener ciclos ecológicos, por lo que concluye:

“Todo lo anterior afecta la posibilidad de mantener ecosistemas urbanos autosostenidos que no requieran subsidios energéticos ni materiales”.

Tan solo en lo que respecta a la regulación de la temperatura que ofrecen las áreas verdes de la ciudad, ya se tienen determinados al día de hoy efectos como los siguientes: “las zonas arboladas del Bosque de la Primavera presentan en los últimos 50 años 4°C menos que zonas más céntricas de la ciudad de Guadalajara”, además de que el área del Cerro del Cuatro “históricamente ha tenido 1.2 °C menos que otros puntos de la ciudad”.

Por lo que afirma: “Esta climatología histórica permite notar que en general el poniente de la ciudad (Zapopan) es 1 °C más frío que el oriente de la ciudad debido muy posiblemente al servicio ambiental otorgado por el Bosque de la Primavera”.


Notas relacionadas

Feb 18, 2019
Lectura 4 min

Feb 18, 2019
Lectura 6 min

MEDIO AMBIENTE

La apuesta verde

Erick Miranda


Feb 18, 2019 Lectura 6 min

Feb 15, 2019
Lectura 5 min

MEDIO AMBIENTE

Veneno invisible

Laura Islas


Feb 15, 2019 Lectura 5 min

Feb 14, 2019
Lectura 6 min

MEDIO AMBIENTE

Río Santiago, a 11 años de injusticia

Jonathan Ávila


Feb 14, 2019 Lectura 6 min

Comentarios