Aunque la Universidad de Guadalajara (UdeG) prometió que no se involucraría en el proceso electoral y que no usaría sus recursos públicos para apoyar a ningún candidato, distintas instancias y miembros de la institución han estado haciendo eco a la principal bandera política de Tonatiuh Bravo Padilla: el rechazo al proyecto inmobiliario Iconia.

Bravo Padilla fue rector general de la UdeG y actualmente es el candidato de Hagamos por la alcaldía de Guadalajara, una fuerza política recientemente creada por integrantes de la casa de estudios, por lo que se le considera un brazo partidista del Grupo Universidad que comanda Raúl Padilla López.

Ante la sospecha de que la UdeG utilizaría sus recursos públicos y estructuras para respaldar a los candidatos de Hagamos, el pasado 13 de abril, el actual rector, Ricardo Villanueva Lomelí, aseguró que eso no sucedería con ese partido político ni con ningún otro.


La UdeG, como institución, no tiene ni participa en ningún partido político y tampoco pone recursos al servicio de las aspiraciones políticas de nadie. (…) Hay una gran diferencia entre lo que pueden hacer nuestros egresados y el rol que debe desempeñar la Universidad como institución, por lo que ésta no puede ni va a involucrarse en el proceso electoral

Ricardo Villanueva Lomelí

Rector de la UdeG en Jalisco

Sin embargo, hay varias instancias e integrantes de la UdeG implementando acciones de oposición y rechazo al desarrollo inmobiliario Iconia, que coincidentemente es la propuesta de campaña más visible de Bravo Padilla.

“Las colonias de Huentitán tienen semanas sin agua, y de continuar con el proyecto inmobiliario se construirían cerca de 2 mil departamentos, lo que significa que se agravaría potencialmente el problema de abasto de agua, además, de la afectación ambiental. Nuevamente reitero mi solidaridad con las y los habitantes de las colonias de Huentitán para apostar por una Guadalajara verde y dejarle a nuestras hijas e hijos una mejor ciudad”, declaró el candidato el 31 de marzo de 2021.

Poco después, el Canal 44 de la UdeG publicó el documental “Iconia. La sombría historia”, que se difunde desde el 22 de abril de 2021, en el que se lanzan cuestionamientos contra alcaldes que, en su momento, avalaron el proyecto, como el actual gobernador, Enrique Alfaro Ramírez, y el munícipe con licencia, Ismael del Toro Castro, ambos de Movimiento Ciudadano.

Tras su estreno, las candidatas y candidatos de Hagamos comenzaron a promover el documental del Canal 44, como Mara Robles Villaseñor, quien compite por una diputación. Ella publicó el 24 abril, incluyendo la liga del video, “#Iconia es un atropello: a la transparencia, a la buena administración, a la dignidad de los vecinos de #Huentitán. Qué bueno que somos cada vez más los que alzamos la voz para denunciarlo”

También lo difundió Valeria Ávila Gutiérrez, vicepresidenta de Hagamos y candidata por una diputación, quien subió a sus redes el mismo 24 de abril: “Iconia. La sombría historia. Les invito a ver este minidocumental IMPERDIBLE, sobre la voracidad inmobiliaria de la que somos presas las personas en Jalisco, que se refleja en toda el AMG”.

La auditoría oportuna de la UdeG

Al unísono con la campaña de Bravo Padilla y su cruzada contra Iconia, la UdeG dio a conocer que había realizado una “auditoría forense” a ese proyecto, una acción poco usual para la casa de estudios, para lo cual dispuso de integrantes de su planta académica, como Iliana León González.

Los resultados fueron difundidos el 27 de abril por el Canal 44 de la casa de estudios, mediante una nota titulada “Auditoría de la UdeG exhibe negligencia de Alfaro en Distrito Iconia”.

También destacan las columnas de opinión sobre Iconia publicadas recientemente por Gabriel Torres Espinoza, director del Sistema Universitario de Radio, Televisión y Cinematografía de la UdeG (Canal 44-Radio UDG), tituladas: “Iconia: el megafraude“, del 1 de abril de 2021, y “El fraude de los mil millones”, del 12 de abril.

De la misma forma, el subdirector de Información de dicho sistema de medios de la UdeG, Carlos Martínez Macías, ha publicado tres columnas al respecto: “Iconia y Borondongo”, del 7 de abril de 2021; “¿Más torres para Huentitán?”, del 14 de abril; e “Iconia, suspensiones y denuncias“, del 28 de abril.

FEU y Tonatiuh

Hay otra estructura de la UdeG que también se encuentra volcada de lleno en el tema de Iconia: la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), una instancia de representación estudiantil con tintes corporativos que dirige Javier Armenta Araiza.

“La verdad nos atiende. Lo digo y lo sostengo: estar a favor de Iconia es estar del lado de la ilegalidad”; el 25 de abril subió: “Conoce la sombría historia detrás del proyecto #Iconia. Desde 2008 los depredadores han secuestrado este predio”.


El exrector general de la UdeG, Tonatiuh Bravo Padilla, es el candidato de Hagamos por la alcaldía de Guadalajara, un nuevo partido creado por integrantes de la universidad

Bravo Padilla volvió a tocar el tema el 10 de abril, cuando dijo que “desde marzo me pronuncié por la defensa del Parque #Huentitán y contra la voracidad de Iconia. Propongo a [email protected] de Guadalajara que firmemos un #PactoXHuentitán”.

Así como el 12 de abril, cuando visitó el sitio donde se asentaría el proyecto; y el 26 de abril cuando increpó a su rival de MC, Pablo Lemus Navarro.

Iconia, la discordia

El proyecto de Iconia —antes Puerta Guadalajara— se aprobó en 2008 y es la construcción de un complejo inmobiliario sobre un área que pertenecía al Ayuntamiento tapatío.

De un predio de 132 mil 691 m2, los particulares (Grupo Mecano, inicialmente; ahora, Operadora Hotelera Salamanca) obtuvieron el 43 por ciento a cambio de obras por 688 millones de pesos.

Sin embargo, mientras los críticos señalan que hay irregularidades e incumplimientos, el ayuntamiento dice que “las obligaciones adquiridas por el particular se han estado cumpliendo”.

También puedes leer: La obra faraónica de la UdeG, complejo inmobiliario