3.4

promedio de cuerpos encontrados en fosas en los últimos nueve años.


Existen 30 localidades con entierros clandestinos con una o más fosas, Iguala ocupa el primer lugar

https://youtu.be/P7EN2TGEYXk

La PGR ha encontrado en los últimos nueve años en fosas clandestinas 495 cuerpos que desconoce quiénes son.

Desde el año 2007, la PGR ha detectado 186 fosas clandestinas en las que los peritos han hallado, completos o mutilados, 638 cadáveres.

La sumatoria indica que ha podido identificar sólo 143 personas.

En el trabajo de casi la última década, la Fiscalía sólo ha podido ubicar el 22.41 por ciento de los perfiles genéticos.

Es decir, el cuerpo de cuatro de cada cinco personas asesinadas a manos del crimen organizado, y cuyo destino fue una fosa clandestina, no pudieron ser velados por sus familiares.

Existen 30 localidades con casos de entierros clandestinos. En cada uno, la PGR identifica una o más fosas con cadáveres.

La que más veces se contabiliza en el reporte de PGR entregado vía solicitud de acceso a la información es Iguala, Guerrero, en donde a partir de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa se han enfilado las acciones de la Procuraduría.

De octubre de 2014 –un mes después del caso Iguala– al pasado abril se localizaron siete sitios en que se localizaron 50 fosas con 113 cadáveres, de los que se han identificado 16.

Los 97 cuerpos restantes se mantienen “en proceso” de identificación.

Le sigue Acapulco, en donde se han encontrado en seis casos 39 fosas con 70 cadáveres. De ninguno de ellos, la PGR ha podido ubicar su identidad, de acuerdo con la información de la dependencia.

En el puerto michoacano de Lázaro Cárdenas, la autoridad localizó al menos tres fosas en donde había 19 cadáveres. Ninguno está identificado.

En el listado sigue Taxco, Guerrero, sitio en que se hallaron fosas en dos ocasiones, una en 2009, donde se ubicó un solo cadáver –que está sin identificar- y en otra en 2010, donde en una sola fosa clandestina la PGR encontró 41 cuerpos víctimas de la delincuencia organizada.

La misma historia: ninguno fue identificado.

En la capital de Oaxaca se han encontrado dos fosas en los años 2008 y 2009 en las que fueron encontrados cinco cuerpos, también pendientes de identificación.

Las 30 localidades en que se han presentado casos de fosas clandestinas se encuentran en 16 estados: Estado de México, Oaxaca, Guerrero, Morelos, Michoacán, Chihuahua, Tamaulipas, Distrito Federal, Sonora, Nuevo León, Aguascalientes, Durango, Veracruz, Hidalgo, Jalisco y Chiapas.

El caso de San Fernando, ocurrido en abril de 2011, es el que más cuerpos se han localizado. Se trató de migrantes centroamericanos secuestrados y asesinados por el grupo de Los Zetas.

En 14 fosas se encontraron 120 cuerpos, de los que la PGR ubicó la identidad de 66.

Guerrero, en la cima

En el recuento por estado, la entidad en que más cadáveres se han encontrado es Guerrero, donde en estos nueve años y tres meses la PGR localizó 225 cadáveres (de los que solo pudo localizar 16).

Le sigue Tamaulipas, donde en este mismo periodo se encontraron 125 cadáveres, de los que se identificaron 66 –todos migrantes del caso San Fernando– y le sigue Jalisco con 75 cuerpos ubicados en fosas clandestinas.

En el Distrito Federal se han reportado tres hallazgos de fosas clandestinas: dos en Tlalpan (diciembre de 2008 y febrero de 2014) y uno en El Ajusco (en junio de 2012). 

Los peritos federales han encontrado cuatro cuerpos y todos han sido identificados.

La entidad que menos reporta es Hidalgo. En abril de 2013 los peritos federales encontraron un cadáver en una fosa clandestina, que pudo ser identificado.

Acuden más a exámenes de ADN

La Procuraduría General de la República (PGR) reconoce que se incrementa cada vez más el número de personas que se somete a una prueba de ADN en busca de encontrar a sus familiares desaparecidos.

Mientras que en 2007 solo se tomaron cuatro muestras, en 2014 fueron 2 mil 926.

Sigue leyendo…

> Diez años sin ‘El chino’ Apac Por J. Jesús Lemus

> Sigue agonía Por Melva Frutos

> La borran del mapa Por Jonathan Ávilla