¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

VIOLENCIADF

‘La Avispa’, el extorsionador

Icela Lagunas

Paulo Sergio Contreras “La Avispa” habría acumulado millones de pesos con las extorsiones que cometió vía celular desde las cárceles capitalinas, y ahora él es una de las causas de la ola violenta que registra la ciudad.

El entonces procurador del Estado de México, Alfonso Navarrete Prida, señaló al reo de ser uno de los extorsionadores al interior del Reclusorio Norte.


Oct 27, 2015
Lectura 6 min

El mensaje en una cartulina junto a uno de los ejecutados hace clara referencia a ‘La Avispa’ y al ‘Miraviones’

El entonces procurador del Estado de México, Alfonso Navarrete, señaló al reo de ser uno de los extorsionadores desde el Reclusorio Norte

Paulo Sergio Contreras “La Avispa” habría acumulado millones de pesos con las extorsiones que cometió vía celular desde las cárceles capitalinas, y ahora él es una de las causas de la ola violenta que registra la ciudad.

El entonces procurador del Estado de México, Alfonso Navarrete Prida, señaló al reo de ser uno de los extorsionadores al interior del Reclusorio Norte.

En el 2006, el hoy Secretario del Trabajo y Previsión Social del Gobierno federal documentó las actividades de “La Avispa” y su banda, que burlando los bloqueos de señales de celular en los reclusorios hacían llamadas para extorsionar a capitalinos y mexiquenses.

En ese año en que fue noticia, “La Avispa” fue claramente fichado por el entonces subsecretario del Sistema Penitenciario, Hazael Ruiz, quien ahora ocupa el mismo cargo en la administración de Miguel Ángel Mancera.

Para el titular de las cárceles, “La Avispa” no es un novato, los datos precisos de su historial criminal forman parte de su expediente penitenciario.

Su ficha de interno a su paso por el Reclusorio Norte en el 2004 lo reporta con domicilio en Norte 172, colonia Pensador Mexicano de la delegación Venustiano Carranza, inmediaciones de Tepito.

Cursó hasta primer año de secundaria y su estado civil en ese momento era soltero; ahora se presume que está casado con una hermana de su socio, Ricardo Andueza Velázquez, el “Miraviones”.

El mensaje encontrado en una de las cartulinas junto a uno de los hombres asesinados la semana pasada, hace clara referencia a este último como uno de los internos que apoyan a “La Avispa” en el Reclusorio Oriente.

El llamado “Miraviones” tiene su propio capítulo delictivo. De acuerdo con la causa penal 251/2013 que documenta su caso, ha luchado a través de su abogado para evadir la cárcel, a donde llegó acusado de asaltar un banco en Iztapalapa.

La aventura de Andueza

Aunque la averiguación previa FIZP/IZP-6/T1/0375/13-09 señala a Ricardo Andueza Velázquez como uno de los tres delincuentes que con arma en mano ingresaron a una sucursal de Bancomer para robar. No consumaron el botín.

Eran las 13:30 cuando irrumpieron armados a la sucursal, amagaron al policía que custodiaba y lo desapoderaron de sus armas y chaleco antibalas.

Víctor Adolfo González Martínez, el policía preventivo que los denunció por los hechos, declaró ante el Ministerio Público local que los cómplices del “Miraviones”, Roberto Ramos Delgado y Edgar Omar González Martínez, lo amagaron y desarmaron.

“Uno de ellos con una pistola en las manos le gritó ‘ya valió madre hijo de su pinche madre, levante las manos, ya valió madres’”, mientras le apuntaba con el arma.

Y cuando ya estaba tirado “vio que ingresó el tercer sujeto, Ricardo Andueza Velázquez, escuchando como Edgar Omar comenzó a gritar a los usuarios que se tiraran al suelo, viendo como todos le hicieron caso, y pasados unos segundos observó cómo los sujetos salieron corriendo de la sucursal bancaria”. 

Aunado a la denuncia del policía, el Ministerio Público dijo que Roberto Ramos, uno de los supuesto cómplices del “Miraviones”, reconoció el 11 de octubre del 2013 que sí portaba un chaleco antibalas, así como una pistola cromada, calibre 380, los cuales usaba para asaltar a cuentahabientes y robar bancos.

Que el chaleco lo había comprado en el tianguis de Santa Martha Acatitla, en Iztapalapa, y que se dedicaba a esa actividad desde hace un año.

Además de que aceptaba ser uno de los tres hombres que aparecía en el video del asalto que difundieron las autoridades.

El ataque en prisión

Los asaltantes recibieron la formal prisión y Andueza sigue preso por el robo a dicho banco; ha promovido juicio de amparo directo, que se le ha negado.

“El Miraviones” y sus presuntos cómplices alegan que nunca fueron plenamente identificados, pues el policía denunciante nunca los vio de frente ni los pudo identificar ni dar su media filiación, por lo que no se corroboró que sean las mismas personas que aparecen en los videos que entregó el banco para la investigación.

Pese a los intentos de su defensa, Ricardo Andueza se mantiene en prisión.

De acuerdo con los mensajes de las cartulinas es uno de los motivos de los crímenes ocurridos recientemente en la capital por la guerra que mantienen por el mercado de la droga al interior del Reclusorio Oriente “La Avispa” y Luis Eusebio Duque Reyes, “La Voz” o “El Duque”.

“Esto le va a pasar a todos los que estén apollando (sic) al Andueza Velázquez Ricardo “El miraviones” y custodios del Reclusorio Oriente, y sigo cumpliendo”.

Apenas hace tres meses, como advertencia de estos hechos de violencia y la pugna entre ambos grupos por el control de dicho centro carcelario, “La Avispa” recibió seis impactos de bala dentro del penal de Santa Martha Acatitla.

Quien le disparó al salir del gimnasio fue otro interno, de nombre Marco Antonio Sánchez “El Flaco”, del grupo contrario. Pese a las heridas mortales “La Avispa” sobrevivió al ataque, de ahí que uno de los mensajes destinados a él hace la siguiente referencia:

“Te salvaste la primera vez, pero la segunda no te salvas”.

En medio de esta guerra, ayer la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal pidió la colaboración de la ciudadanía para identificar al hombre que fue colgado el pasado 19 de octubre en el puente de La Concordia, en los límites de la capital y el Estado de México.

La PGJDF circuló para tal efecto un retrato hablado de la víctima, que se supone fue ejecutado en medio de la pugna que mantienen los grupos desde las cárceles.

Comentarios