Heidi Mariana Pérez Rodríguez, una niña de 4 años de edad, murió a causa de una bala perdida en Nuevo Laredo, Tamaulipas, lo que habría ocurrido luego de que elementos del Ejército comenzaran una persecución.

Los hechos ocurrieron el pasado 31 de agosto, cuando Heidi viajaba en un auto en compañía de su hermano, de 7 años, y su madrastra, quien llevaba a la menor a un hospital del IMSS, debido a que tenía una molestia en el estómago, comentó Adriana Rodríguez Guerra, abuela de Heidi Mariana en entrevista con Televisa.

No obstante, en el camino militares de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) comenzaron una persecución y abrieron fuego contra los presuntos criminales.

Esta ráfaga de balazos llegó hasta el vehículo donde viajaba la menor, quien recibió un impacto en la cabeza; mientras que su madrastra fue herida en el hombro y el hermano de Heidi salió ileso.

Luego de esta situación, Adriana Rodríguez Guerra aseguró para Televisa que los militares no se acercaron en ningún momento para ayudarlos, ya que ellos continuaron con la persecución.

En los hechos habrían participado tres vehículos del Ejército: una unidad blindada con número económicos 0919071 y las camionetas tipo pick up 09103040 y 091933, según el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

Conoce más: Joven muere por bala perdida durante tiroteo entre criminales y policías en Celaya (VIDEO)

De esta forma, la madrastra condujo a toda velocidad al hospital; no obstante, la menor ya no tenía signos vitales. Por lo cual sus familiares exigen justicia ante su muerte: “Queremos justicia, ellos también tienen hijos y me imagino que no les gustaría que les pasara algo”, comentó la abuela de Heidi.

Además, se movilizaron y realizaron una protesta frente al cuartel Macario Zamora, Nuevo Laredo, el pasado jueves 1 de septiembre, en donde llamaron “asesinos” a los militares y exigieron una explicación.

A pesar de que la Sedena no ha emitido ningún comunicado al respecto, la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas ya habría abierto una carpeta de investigación para esclarecer los hechos.

Por su parte, el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo emitió una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a través del documento catalogado como “extra urgente”.

Pues aseguraron que “los elementos del Ejército Mexicano intentaban detener (a los civiles) disparando sus armas de fuego sin importarles la presencia de otros conductores y vecinos del sector ajenos a los hechos”.

Mientras que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo la mañana de este viernes, durante la conferencia de prensa “mañanera”, que no habrá impunidad ante este caso.

Del mismo modo aseguró que Luis Cresencio Sandoval González, titular de la Sedena, ordenó inmediatamente una investigación tras los hechos y se espera que este viernes se determine quiénes fueron los responsables de disparar.