El pasado lunes un joven atropelló a manifestantes que bloqueaban la avenida San Lorenzo, en Iztapalapa, en la Ciudad de México, en protesta por la falta de agua en la demarcación.

Hoy, un juez de control le impuso la medida cautelar de prisión preventiva al considerar que pudo incurrir en el delito de homicidio calificado.

Al burlar el cerco de los manifestantes, el chofer del automóvil arrolló a tres personas dejándolas heridas y emprendiendo la huída. 

La defensa del joven, quien tiene 24 años de edad, solicitó la duplicidad del termino constitucional, el cual vence el 18 de junio, plazo en el que se determinará su vinculación o no a proceso por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa.

Para que pueda ser acusado formalmente del delito, las autoridades tienen que acreditar que el implicado, en efecto, quería privar de la vida a los manifestantes (o a uno), además de que realizó el acto con esa finalidad aunque no se consumó por causas ajenas a él, es decir que hubo intención de por medio.

Por este delito, el acusado podría enfrentar hasta 13 años de cárcel.