El Gobierno de Jalisco ha entregado cerca de 66 millones de pesos al trío de empresas Eu Zen Consultores, Indatcom y La Covacha, no obstante que las mismas han sido señaladas en diversas ocasiones de propagar masivamente información falsa en las redes sociales, un fenómeno que hoy se debate bajo el término de “infodemia”.

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) se refiere a la infodemia  como “un exceso de información acerca de un tema, mucha de la cual son bulos o rumores que dificultan que las personas encuentren fuentes y orientación fiables cuando lo necesiten”.

Este 6 de mayo en que el gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, se pronunció en contra de la infodemia y en concreto de la utilización de las redes sociales para difundir mensajes falsos, dijo: “no es la manifestación libre, espontánea, de las personas, sino de mecanismos artificiales creados para difundir mentiras, calumnias o noticias falsas“.

Distintos actores, sin embargo, han señalado a ese trío de empresas que trabajan con el gobierno del mandatario, Enrique Alfaro Ramírez, de ser especialistas precisamente en la explotación de las redes sociales para divulgar información no veraz con el fin de atacar adversarios políticos.

Destaca el caso del ex fiscal general de Jalisco, Eduardo Almaguer Ramírez, quien en el 2018, como contendiente a la presidencia municipal de Guadalajara, acusó a ese trío de compañías de orquestar y operar toda una campaña de desinformación en su contra mediante páginas de internet y las redes sociales:

“En Jalisco es conocido que detrás de las empresas satélites que han financiado los gobiernos emanados de Movimiento Ciudadano, encabezados por Enrique Alfaro Ramírez, como Indatcom, Euzen y La Covacha, mismos que han recibido cientos de millones de pesos del erario público y del financiamiento público del partido Movimiento Ciudadano a nivel estatal y federal, han impulsado los sitios falsos para atacar a los líderes sociales, oponentes políticos o adversarios de otros partidos políticos”, dijo a la prensa el 14 marzo de ese año.

En aquella ocasión Almaguer Ramírez aseguró que la estrategia de desinformación que habían montado esas empresas incluía la generación de páginas de internet “para impulsar las noticias falsas y desestabilizar y dañar el proceso democrático en México, en Jalisco, y particularmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara”.

Quien fuera el responsable número uno de la seguridad pública de Jalisco hasta el 2017, aseguró que detrás de los sitios con noticias falsas, (infodemia) que había detectado “están las empresas satélite de Enrique Alfaro (Indatcom, Euzen y La Covacha), mismas que han recibido cientos de millones de pesos del erario público para sus Redes y crear Fake News”.

En aquel momento el ex fiscal general conminó al Instituto Nacional Electoral a que “haga una investigación de fiscalización a los recursos públicos destinados a estas empresas de comunicación que pautan millones de pesos en Facebook”.

Los bots de las empresas naranjas

En el año 2019 las empresas Eu Zen Consultores, Indatcom y La Covacha volvieron a ser señaladas de crear bots en redes sociales y difundir noticias falsas y “contenidos dañinos”, en esta ocasión por parte del equipo del hoy gobernador de Puebla,  Miguel Barbosa Huerta, de Morena.

El 29 de abril de 2019, durante el periodo de campaña por la gubernatura de Puebla, el vocero de Barbosa Huerta, Carlos Meza Viveros, se refirió a estas tres empresas para señalar:

“Ahí tenemos al gobernador de Jalisco contratando tres empresas, gastándose más de 200 millones de pesos del erario de los jaliscienses para venir acá a entrometerse en nuestro estado, en una campaña para apoyar a (Enrique) Cárdenas (candidato del PAN-PRD-MC)”.

Unos días antes, el 25 de abril de 2019, el propio Barbosa Huerta había declarado: “Las campañas negras que hoy se me hacen a mí y a mi familia están patrocinadas desde blogs, desde empresas de Jalisco (…) Yo le recomendaría al gobernador de Jalisco que no desvíe sus propósitos, que se concentre en ser buen gobernador. Si quiere aspiraciones para el 2024, que no vea en la injerencia política en otros estados esa posibilidad”.

Ganancias de la infodemia por 340.5 MDP

El trío de empresas Eu Zen Consultores, Indatcom y La Covacha que forman parte del proyecto político del gobernador, Alfaro Ramírez, han obtenido al menos 340.5 millones de pesos de gobiernos emecistas y de la propia estructura del partido MC, en el periodo de 2011 a este año 2020, según informes vía transparencia y periodísticos. 

Este dato incluye los contratos que han sido asignados a esas empresas por tres fuentes distintas: primero, los gobiernos municipales de Jalisco que han estado bajo control del MC y del alfarismo; segundo, las adjudicaciones que ha realizado directamente el partido MC estatal y nacional; y tercero, las recientes asignaciones del Gobierno de Jalisco.

La administración estatal de Alfaro Ramírez les ha entregado hasta ahora a esas tres empresas contratos por 65 millones 924 mil 087.55 pesos en los años 2019 y 2020, por llevar la comunicación política del Gobierno del Estado, así como por el manejo de las redes sociales y la generación de contenidos para estas.

Los 340.5 millones de pesos recibidos por esas empresas es un estimado mínimo, pues ya en marzo de 2018 el ex fiscal general de Jalisco, Almaguer Ramírez, aseguraba que el dinero que habían dirigido a esas compañías los gobiernos alfaristas y el partido MC ascendía a 260 millones de pesos en apenas dos años y cuatro meses.

A esto se suma que las empresas han sido contratadas por otros gobiernos fuera de Jalisco pero hasta donde ha llegado la influencia alfarista, como San Pedro Cholula, en Puebla, donde apenas arribó el MC al poder en 2014 comenzaron los pagos para esas firmas: a Indatcom se le pagó un millón 536 mil 840 pesos en el 2014; un millón 031 mil 633 pesos en el 2015; y un millón 106 mil 900 pesos en el 2016; mientras que a La Covacha se le dirigieron 727 mil 552 pesos en 2014; y otros  354 mil 496 pesos en el 2015, al menos.

También puedes leer: Desinfodemia, la otra epidemia en tiempos de Covid-19