El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, se reunió con pobladores de la comunidad de San Juan Ixhuatepec, ante quienes reconoció que durante la actuación policiaca para detener a un presunto asaltante se cometieron abusos de parte de elementos de la policía capitalina.

En la Basílica de Guadalupe, el mandatario capitalino se disculpó por los abusos que cometieron los policías de la Ciudad de México y confió en que no se repetirán.

De la misma manera, aseguró que la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina investigará cualquier afectación que haya agraviado a esta comunidad, perteneciente al Estado de México.

Amieva se comprometió a que que quien haya cometido alguna irregularidad será sancionado “de manera enérgica y pronta”, ante abusos de policías de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México contra esa población.

Además, explicó que el procurador Edmundo Garrido, en coordinación con el fiscal del Estado de México, Alejandro J. Gómez, darán seguimiento y atención a cuando menos 51 carpetas de investigación que se han iniciado por esos hechos.

En el encuentro se acordó no criminalizar a los habitantes del pueblo, además de la presentación de un informe detallado de cuál fue la actuación policiaca.

Los afectados podrán acudir a la iglesia de la localidad a solicitar apoyos para el resarcimiento de los daños.

TE RECOMENDAMOS LEER: SAN JUANICO ARDE DE NUEVO