Javier Nava Soria , contador de Javier Duarte Ochoa, no sólo tiene en común el nombre con el ex gobernador veracruzano sino que ahora también comparte la misma trayectoria en su carrera delictiva, ya que un juez lo ha vinculado a proceso por lavado de dinero y delincuencia organizada. 

Nava Soria, quien fue el principal operador de la red de corrupción de Duarte, fue detenido por la Interpol el 19 de abril en Barcelona; sin embargo, debido a que se presentaron errores para acreditar que había cometido delitos en México, la audiencia nacional se negaba a extraditarlo. 

Todo tiene un plazo y finalmente el 20 de febrero Javier Nava Soria fue deportado de España debido a que el plazo para su estancia temporal en el país europeo venció, para cuando cruzó el charco lo esperaban con una orden de aprehensión por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, por lo que fue trasladado al Reclusorio Norte donde se le dictó prisión preventiva. 

Este lunes durante la diligencia que se llevó acabó en el Reclusorio Norte y en la que el abogado del imputado no presentó pruebas, el juez de control federal, Marco Antonio Fuerte Tapia vinculó a proceso a Nava Soria, al considerar pertinentes las 43 pruebas que presentó la Procuraduría General de la República y concedió 180 días (6 meses) para realizar la investigación complementaria. 

Javier Nava Soria enfrenta cargos por el desvió de 223 millones 300 mil 963 pesos, que pertenecían al herario del estado de Veracruz y que desvío mediante la empresa Brades, de la que fue representante legal durante la administración gubernamental de Javier Duarte. 

Además de presentar diversas pruebas la PGR señaló que solicitará ayuda jurídica de Estado Unidos, para la investigaciones de cuentas de correo y Facebook relacionadas con la investigación, también se recabarán los testimonios de Elia y Nadia Alzate Peralta sentenciadas a tres años de prisión por su participación en la red de lavado de diner.