“No tenemos ni un peso”, advirtió el gobernador Jaime Rodríguez Calderón el 5 de agosto en la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). El anuncio fue ante la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en busca de apoyos para atender la tercera ola de contagios de COVID-19.

La declaración deja en evidencia el mal manejo de los recursos públicos para la contingencia sanitaria no sólo del secretario de Finanzas y Tesorería estatal, Carlos Garza, también del secretario de Salud, Manuel de la O Cavazos.

Para “El Bronco”, la Ley de Disciplina Financiera para Entidades Federativas y Municipios se ha convertido en letra muerta. Este marco legal establece cómo deben ser los gastos.

“Administrarán sus recursos con base en los principios de legalidad, honestidad, eficacia, eficiencia, economía, racionalidad, austeridad, transparencia, control y rendición de cuentas”, dice el artículo 1 de la ley.

Aunado a esto, a marzo de 2021 Nuevo León acumuló una deuda de 80 mil 497 millones de pesos.

Mediante una carta enviada a Rogelio Ramírez, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Rodríguez Calderón le pidió la asignación de mil 500 millones de pesos que contribuyan a compensar parcialmente el gasto estatal para atender las necesidades de la población derivadas de la pandemia de COVID-19.


Jaime Rodríguez sostuvo videoconferencias con alcaldes y directores sobre el regreso a clases

Escuelas en abandono

El gobernador Jaime Rodríguez aplazó hasta los últimos días la decisión sobre el regreso a clases presenciales de nivel básico cuando se contempla que sea el 30 de agosto para las escuelas nacionales.

Tras una reunión virtual de “El Bronco” con los directores, el acuerdo al que llegaron es que cada colegio privado decidirá la modalidad de regreso a clases, ya sea de forma híbrida, virtual o presencial.

Mientras que en la videoconferencia con los alcaldes de Nuevo León que realiza cada jueves para tocar los temas respecto a la pandemia y educación, comentó que 95 por ciento de los maestros del sistema público decidieron no acudir a clases presenciales.

Sin embargo, la crisis económica también afecta a las escuelas públicas que requieren recursos para su operación. Los planteles educativos de la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) están en abandono por la falta de recursos para el mantenimiento, tienen aulas dañadas, hierba crecida y en algunos casos sin los servicios básicos.

Sin calidad del aire en gobierno de Jaime Rodríguez

Nuevo León padece de otra crisis: la contaminación en la ZMM. El secretario de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital, no logró contener y mucho menos revertir la mala calidad del aire en esta entidad.

Las acciones de Vital fueron nulas durante la administración de “El Bronco” y la ciudadanía aún continúa respirando aire contaminado.

Para Guillermo Martínez Berlanga, quien dirige el Comité Ecológico Pro Bienestar, los neoleoneses viven en una cámara de gases.

“Estamos inmersos en la Zona Metropolitana de Monterrey en una gran cámara de gases y parece ser que al gobernador y al gobierno del estado no les importa el tema”, dice Martínez Berlanga.

Pero, no sólo el ambientalista asegura que no se ha hecho algo para mitigar la mala calidad del aire, la Auditoría Superior del Estado de Nuevo León (ASENL) revela que el programa Nuevo León Respira, impulsado por Vital, no funcionó.

“El Programa no proporcionó información justificadora de cómo se contuvo y revirtió la tendencia del deterioro de la calidad del aire”, menciona la ASENL

También puedes leer: Reprueban sexenio de Jaime Rodríguez; ¿Cómo vamos?