Una investigación de la Revista Proceso revela que luego de la autopsia realizada al piloto Roberto Coppe Obregón, quien conducía el helicóptero en el que fallecieron la gobernadora Martha Erika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle, se encontró que estaba intoxicado al momento del incidente.

La reportera Gabriela Hernández expuso que el piloto presentaba una intoxicación por la presencia en su sangre de un 30% de monóxido de carbono.

Lo anterior fue rescatado por el abogado que lleva la defensa del mecánico Ricardo Montiel, Gilberto Vladimir Montalvo, quien afirmó que este y otros elementos no han sido abordados por el peritaje hecho por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

De hecho, en la investigación para determinar las causas del incidente del pasado de diciembre de 2018 no se ha tomado en cuenta eso pese a que se encontró que el piloto pudo haber estado inhalando por un tiempo prolongado los gases emitidos por la aeronave o algún otro motor.

“Una persona con 30 por ciento de monóxido de carbono en la sangre se puede desmayar, puede tener alucinaciones, puede pasar un montón de cosas y eso tampoco lo pusieron en el informe de la SCT”, comentó el abogado.

También lee: Procesan a jefe de mantenimiento de helicóptero donde fallecieron Alonso y Moreno Valle

A su vez, la intoxicación hallada en el piloto no fue encontrada en el resto de los cuatro tripulantes que fallecieron, incluyendo al copiloto, además de que los cuerpos fueron rápidamente cremados.

El abogado calificó como ilegal lo anterior pues enfatizó que no habían transcurrido las 24 horas del percance y los cuerpos ya habían sido cremados por lo que las investigaciones también fueron obstaculizadas.

Aunado a ello, Vladimir Montalvo declaró que otro de los temas que se mantiene en el tintero es el informe de la SCT que reporta que escucharon un ruido “como si se apagara el motor”.

Esto si coincide, agregó, con el dictamen que emitió Ian James Foord, ajustador contratado por la compañía de seguros Global Aerospace para verificar la causa del desplome del helicóptero.

Este perito concluyó una causa diferente a la que expone el peritaje de la SCT, pues consideró que el desplome del helicóptero se debió a una pérdida de potencia del motor, que el piloto no pudo recuperar o no maniobró de manera correcta.

Finalmente, el abogado concluyó que la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGEP) ha basado sus imputaciones contra 12 personas, nueve de las cuales ya están detenidas, exclusivamente en el peritaje que presentó, el 27 de marzo de 2020, la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) de la SCT.