La propuesta obligaría a Danhos a realizar obras para prolongar su colector para conectarlo a otros y evitar la sobrecarga


Los vecinos descubrieron que la tubería de la Plaza Comercial Parque Tezontle se conectó al drenaje de la colonia, y las aguas que de ahí provienen saturan los colectores

El poderío económico de Grupo Danhos parece no tener fin en el Distrito Federal, vecinos de la colonia Paseos de Churubusco acusan a la desarrolladora de conectar el drenaje del centro comercial Parque Tezontle al de sus casas, lo que provocó severas inundaciones que los hizo perder sus bienes.

El 29 de junio de 2015 las casas del fraccionamiento se inundaron, lo que nunca había sucedió en la historia de la colonia.

Al revisar por qué ocurrió, los vecinos descubrieron que la tubería de la Plaza Comercial Parque Tezontle se conectó al drenaje de la colonia, y las aguas que de ahí provenían terminaron por saturar los colectores.

Sin embargo, mientras sus casas y autos se inundan y deterioran cada vez que llueve, el grupo caonstructor que detonó el “boom” de los parques comerciales en la Ciudad de México consolidó la ampliación de Parque Tezontle con la permisividad de las autoridades delegacionales de Iztapalapa, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Instituto de Verificación Administrativa (Invea) y de la Secretaría de Gobierno.

Así lo demuestra el cúmulo de oficios, quejas y demás papeles que documentan el ir y venir de los vecinos de Prados de Churubusco, a quienes nadie da solución a sus quejas, mientras Grupo Danhos avanza en sus objetivos comerciales.

El subsecretario de Gobierno, Juan José García Ochoa, funcionario responsable de las mesas de trabajo que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, ordenó para destrabar el conflicto, ya no ha vuelto a recibirlos para firmar el documento con los 15 acuerdos que se lograron y que comprometen a Danhos a realizar algunas obras de mitigación.

La propuesta obligaría a Danhos a realizar obras para prolongar el colector instalado en la calle Encomederos, de tal manera de conectarlo a otros colectores para evitar sobrecarga al ya existente.

Pese a los daños a las viviendas, el poderoso grupo desarrollador se niega a cumplir con este punto.

Una vieja embestida

Grupo Danhos consumó la extensión del centro comercial Parque Tezontle, que se ubica en Iztapalapa y que impacta de manera directa a los vecinos de Prados de Churubusco.

Y aunque la Delegación Iztapalapa impuso sellos de clausura a los trabajos de ampliación por la falta de documentación que acreditara los permisos correspondiente, al final la obra se concluyó.

Esta es la batalla que vecinos han emprendido contra uno de los grupos constructores favoritos de las administraciones del PRD en el DF, responsable de los desarrollos Parque Delta, Parque Lindavista, Parque Alameda y Reforma 222.

Hace ocho años comenzó la construcción de Parque Tezontle, durante la administración de Marcelo Ebrard, y desde entonces el Comité Ciudadano de Prados de Churubusco mantiene la lucha contra Grupo Danhos, al que señala de violar los acuerdos de vialidad y seguridad con los colonos.

El conflicto de Parque Tezontle ha pasado por las administraciones de los jefes delegacionales Horacio Martínez Meza, Clara Brugada Molina, Jesús Valencia Guzmán y la actual interina, Carolina Santana.

Desde febrero de 2014, cuando los habitantes de diversas colonias de esa zona, como Paseos de Churubusco, Unidad Habitacional Fovisste y Real del Moral, le pidieron al entonces delegado Jesús Valencia su intervención para esclarecer las nuevas obras que Danhos había comenzado en los linderos de Parque Tezontle.

En el documento en poder de Reporte Indigo se exige el respeto a los acuerdos firmados desde 2006 y 2007, cuando se comenzó la construcción del parque comercial.

En ese acuerdo participaron Horacio Martínez Meza, en calidad de jefe delegacional, y Jorge Gamboa de Buen, director general de Grupo Danhos.

Los vecinos hacían hincapié en que la constructora había violado los convenios respecto a las entradas y salidas permitidas, y se habían abierto nuevas en otras vialidades que no estaban autorizadas y con las que complicaban la circulación en la zona.

Argumentaron con dictamen de impacto urbano que avaló la construcción de Parque Tezontle folio DGDU/DEIU/002/2006, que categóricamente puntualizaba que los accesos o salidas “serán por avenida Tezontle y no se permitirá el estacionamiento en vía pública”.

Desde esa fecha los colonos le pedían a Valencia que verificara las modificaciones al interior del centro comercial que ya estaban en marcha, y de las que se desconocían impacto y repercusiones en el área.

Como resultado de aquella petición, las autoridades en Iztapalapa colocaron sellos de suspensión ante la falta de papeleo de Danhos para comprobar permisos. Tres días después, fueron retirados.

A más de un año de esa acción, la actual confrontación entre vecinos y la desarrolladora tiene que ver con los trabajos de ampliación de Parque Tezontle y la conexión del drenaje de la plaza al de la colonia que provoca inundaciones cuando llueve abundante.

Colusión de autoridades

El presidente del Comité Ciudadano de Paseos de Churubusco, Ángel Adrián Mejía Martín, acusa a la constructora de efectuar los trabajos sin contar con el dictamen de impacto urbano que exige la Ley de Desarrollo Urbano del DF.

En su artículo 93, dicha ley señala que deberán presentarse antes de arrancar la obra las solicitudes de licencias, autorizaciones o manifestaciones de construcción.

A partir de que detectaron las obras de ampliación de Parque Tezontle, los vecinos enviaron un documento al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, con folio 014875 fechado el 20 de marzo de 2014.

Otro dirigido al entonces secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Simón Neumann Landenzon, quien respondió que respecto a Parque Tezontle se contaba con un nuevo dictamen de impacto urbano con folio 16192-111shmo14, consecutivo 025/DOUL/2014, referente a la ampliación de Parque Tezontle, mismo que se encontraba en estudio y que aún no había sido autorizado.

Sin embargo, a más de un año de la respuesta de Seduvi, los colonos de Prados de Churubusco no conocen el nuevo dictamen al que aludió Simón Neumann.

En ese peregrinar en busca de solución también recurrieron a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), dependencia que inició la investigación con el número de expediente PAOT-2014-733-SOT-348 de la que no se tiene resolución hasta la fecha.

Desde el gobierno central, Miguel Ángel Mancera ordenó que se realizaran mesas de trabajo para discutir la problemática, para las que nombró como titular al subsecretario de Gobierno, Juan José García Ochoa.

Este funcionario convocó a los diferentes actores del conflicto: la actual delegada de Iztapalapa, Carolina Santana; a Jorge Gamboa de Buen, como representante de Danhos; Venus López, como administradora del centro comercial, y Adrián Mejía, representante de los vecinos.

Sin embargo, con Juan José García Ochoa ignorando sus peticiones, y los compromisos sin firmar, los vecinos siguen en el aire.