Intelectuales liberan a Mamá Rosa

El Gobierno federal reculó ante la presión social y decidió no ejercer acción penal en contra de Rosa del Carmen Verduzco, la Mamá Rosa, a la que se le imputan diversos ilícitos cometidos contra menores dentro del albergue michoacano “La Gran Familia”.

Pese a los testimonios de niños víctimas de abusos sexual, secuestro y tortura, que relacionaban a Mamá Rosa de manera directa por haber permitido la comisión de dichos delitos, la Procuraduría General de la República (PGR) optó por aplicar la figura de “persona inimputable” sobre la señalada.

Comparte esta nota
La procuraduría no pudo declarar inocente a la fundadora de la casa hogar dados los señalamientos de las pequeñas víctimas

El Gobierno federal reculó ante la presión social y decidió no ejercer acción penal en contra de Rosa del Carmen Verduzco, la Mamá Rosa, a la que se le imputan diversos ilícitos cometidos contra menores dentro del albergue michoacano “La Gran Familia”.

Pese a los testimonios de niños víctimas de abusos sexual, secuestro y tortura, que relacionaban a Mamá Rosa de manera directa por haber permitido la comisión de dichos delitos, la Procuraduría General de la República (PGR) optó por aplicar la figura de “persona inimputable” sobre la señalada.

De acuerdo a la fiscal designada para el caso, Adriana Lizárraga, a Mamá Rosa no se le someterá a proceso penal, debido a su condición senil. Esa situación permitió que la directora de la casa hogar “La Gran Familia” quedara en libertad bajo reservas de la ley en las primeras horas del domingo.

Cabe señalar que la PGR se desistió de la acción penal en contra de Mamá Rosa no porque no se le haya encontrado responsabilidad en los ilícitos, sino porque la legislación penal vigente permite considerarla como persona a la que no se le puede culpar. 

Mamá Rosa, de 82 años de edad, recibió la noticia de su libertad condicional en una cama del hospital San José de Zamora, en donde fue internada desde la madrugada  del pasado viernes, a causa de un coma diabético. Durante su custodia hospitalaria manifestó demencia senil constantemente, argumento que permitió a la fiscal no someterla a proceso.

Las averiguaciones previas que dieron pie a la irrupción de la procuraduría en “La Gran Familia” fueron encausadas contra ocho personas que colaboraban con Mamá Rosa. Cuatro de los señalados ya fueron trasladados al penal federal de Rincón Grande, en Tepic, Nayarit, en donde enfrentarán un proceso penal por los delitos de violación, abusos deshonestos, delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad.

De esa forma, el caso que se había anunciado como una acción reivindicadora del Estado de derecho en Michoacán terminó siendo un fracaso para la PGR, al recular ante las voces de apoyo que expresaron políticos, luchadores sociales e intelectuales a favor de Mamá Rosa. 

Mireles al olvido

La operación contra el albergue de Mamá Rosa, el que había sido cuestionado desde hace décadas por diversos sectores de la sociedad michoacana, desplazó la atención de la mayor parte de los medios nacionales que venían dando puntual seguimiento a las movilizaciones de apoyo a favor de la liberación del líder de los grupos de autodefensas José Manuel Mireles Valverde.

La liberación de responsabilidades de Rosa del Carmen Verduzco ya se había dibujado por parte de Tomás Zerón, titular de la Agencia Investigación Criminal de la PGR, quien habló para Carlos Loret de Mola luego de que un grupo de escritores e intelectuales firmaron un desplegado dando su aval de inocencia a Mamá Rosa.

La PGR no pudo declarar inocente a la fundadora de la casa hogar dados los señalamientos de las pequeñas víctimas, las que narraron tanto en declaraciones ministeriales como entrevistas periodísticas sobre las atrocidades que se vivían dentro de la casona que se ubica sobre la calle Jacona, en Zamora.

En todas las narraciones de la mayor parte de los niños aparece siempre la autoridad dictatorial y enérgica de Mamá Rosa, ordenando encierros y ayunos prolongados, dictando castigos, golpeando a los menores con un palo en la cabeza, obligándoles a trabajar en la vía pública sin remuneración. Todos los niños que hablaron con medios informativos describen a una mamá Rosa tirana, que obligaba a comer basura a los menores.

La imagen tirana de Mamá Rosa se estrella frente a la fragilidad inocente de la anciana, la que cayó abatida por la enfermedad apenas se miró en los ojos brillosos de la justicia. 

Desaparece ‘La Gran Familia’

Como resultado de las investigaciones de la PGR, el albergue de Mamá Rosa ya no será más. El Gobierno estatal anunció a través del propio gobernador Salvado Jara Guerrero que esa casa hogar habrá de desaparecer.

Jara Guerrero anunció que será el DIF estatal el que se haga cargo de los 310 menores de edad que no tienen donde vivir, muchos de los cuales eran sometidos a maltratos inhumanos por parte de los encargados de la casa hogar de Zamora. Los huérfanos de Zamora serán trasladados a Morelia, en donde serán ubicados en un nuevo albergue.

Hasta el momento no se sabe si el Gobierno estatal dispondrá de un albergue exclusivo para radicar allí a los niños de Zamora o habrá de distribuir a los menores en los 52 centros de atención a huérfanos que existen en la entidad, en donde ya se ha iniciado un proceso de revisión para observar las condiciones en las que viven los huérfanos.

En Michoacán, la Junta de Asistencia Privada registra un total de 52 albergues tanto para huérfanos como para adultos mayores, pero ninguno de ellos ha abierto nunca sus puertas a una auditoria, ni de manejo de recursos ni de trato a los internos. La mayor parte de los albergues en la entidad trabajan en completa opacidad.

Ante esa situación, el secretario de Gobierno en Michoacán, Jaime Darío Oseguera, fue convocado por la Comisión Estatal de Derechos Humanos, a fin de llevar una revisión y conocer la forma en que operan todos los centros que atienden a personas vulnerables, sumando también los centros de atención a adictos.

Salir de la versión móvil