El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis González Placencia, aseguró que en este momento no sería conveniente que los elementos de las fuerzas militares, que hoy se encuentran realizando labores de seguridad regresen a los cuarteles, porque las autoridades civiles no están preparadas para suplirlos en esas tareas.

Tras su participación en foro de debate “Derechos Humanos y Justicia en México. Entre lo que dicta la letra y lo que se vive en las calles”, en la Escuela Nacional de Estudios Superiores, Unidad León de la UNAM, en Guanajuato, el Ombudsman nacional afirmó que en efecto, las fuerzas militares deberían tener un plan establecido de retorno a los cuarteles que pueda ser verificable, pero al mismo tiempo, la autoridad civil debe fortalecer sus capacidades para tomar el relevo en la lucha contra el crimen organizado.

“Sería insensato retirar ahorita a las fuerzas militares de las calles, porque el tema existe; el tema es real de inseguridad, y las policías locales están rebasadas, y no en pocos casos están contaminadas por el crimen organizado. Lo hemos visto en Guerrero, con los jóvenes de Ayotzinapa; lo hemos visto en Veracruz, con los jóvenes de Papantla y Tierra Blanca”, apuntó.

De igual forma aseguró que el mayor déficit y el reto que se tiene como país en materia de seguridad, es fortalecer a las policías, un tema que debería estar presente en la agenda de los candidatos a la presidencia de la república.

“Tiene que haber un plan, y eso es parte de lo que los candidatos tienen que establecer; es decir, que haya un plan de retorno, pero que en paralelo se capacite a las policías. Llevamos 11 años hablando de la profesionalización de las policías, y esto no ha sucedido”, señaló.

González Plascencia recalcó que, además del tema de la seguridad, los retos para el próximo jefe del ejecutivo son el cumplimiento en materia de los Derechos Humanos, que se lleve a cabo lo que dicen las leyes y los tratados internacionales, para lo cual ya están preparando una serie de propuestas.

“La y los candidatos deben asumir, como premisa, la defensa de los Derechos Humanos; comprometerse con la dignidad de las personas”.

“Vamos a construir una agenda que estamos trabajando; una base de lo que debe contener cualquier plataforma en materia de Derechos Humanos, la vamos a poner en conocimiento de los candidatos a la presidencia, porque no hay ninguna actividad económica ni social que esté exenta de tener en el centro de la atención a las personas”, concluyó.