La primer acta de nacimiento del país expedida en lengua indígena se hizo en el Registro Civil de Distrito Federal, pero con una serie de errores que pone en jaque la identidad de los indígenas.

De acuerdo con el primer informe de actividades de la Consejería Jurídica capitalina, el 29 de mayo del 2013 se elaboró una acta de nacimiento en lengua purépecha, que según las autoridades colocan al GDF como pionero en este derecho.

Ese hecho fue la pauta para que en enero de este año, la administración de Miguel Ángel Mancera anunciara que se ampliaría el programa de actas de nacimiento a la lengua triqui.

Con ello el gobierno local atiende reformas al Código Civil del DF que fueron aprobadas en la V Legislatura local, cuya finalidad es dotar de personalidad jurídica a las comunidades indígenas.

Sin embargo, esta primer acta se elaboró con decenas de errores ortográficos y registrales que colocan en una incertidumbre jurídica a la niña Erandi Martínez Guadarrama.

De acuerdo con su padre, Eduardo Martínez Rivas, desde hace un año el Registro Civil no ha podido corregir las inconsistencias del acta de su hija, a pesar de las múltiples solicitudes.

La obligación

De acuerdo con las reformas aprobadas la ley establece:

Las Formas del Registro Civil y la información asentada serán en idioma español. En aquellos casos de personas pertenecientes a los pueblos indígenas nacionales, las actas deberán extenderse además, si así lo solicitaran, en la lengua indígena de la que sea hablante el solicitante, preservando en todo momento los nombres, apellidos ancestrales y tradicionales, conforme a sus sistemas normativos.

En entrevista, Eduardo Martínez explicó que a principios del año pasado buscó al director general del Registro Civil, Héctor Maldonado San Germán, para que se le expidiera el documento de su hija. Y así fue.

Explica que le entregaron el acta hace un año y “desde entonces no han resuelto los errores del acta, ni las inconsistencias en la traducción de dicho documento oficial de identidad”.

Según las documentales, el Juzgado Central del Registro Civil del DF entregó una copia certificada del acta de nacimiento de la niña Erandi Martínez Guadarrama en lengua purépecha.

En el documento no coinciden los datos correspondientes a la fecha de registro, delegación, juzgado y número de acta; el único dato que coincide es el numero de la entidad de registro.

Además, escribieron Erand, en lugar de Erandi; Riva, en lugar de Rivas, y en el nombre de la madre aparece Ared, en lugar de Aredi. En el espacio correspondiente al domicilio de los abuelos, el nombre de la calle de “Halcones” fue escrito sin la letra “H”, por lo que se puede leer: “Alcones”.

Otro aspecto fundamental es que hay inconsistencias en la traducción del español al purépecha, ya que no se realizó por un equipo colegiado de peritos traductores, como marca la ley.

De acuerdo con el padre de Erandi, esto es una clara señal de que el Registro Civil del Distrito Federal no está capacitado y deja en el olvido la atención a los grupos indígenas.

Por eso advirtió que se requiere revistar el trabajo de esta instancia y dar solución a quienes no tienen certidumbre jurídica, debido a los errores del Gobierno de la Ciudad de México.