La focalización de la infraestructura ciclista en algunas zonas de la Ciudad de México encarece las propiedades y fomenta todavía más la gentrificación, aseguran especialistas.

Para evitar esto, indican, la inversión en el rubro debe extenderse por toda la capital y no solo en zonas que ya son de un valor inmobiliario alto como las colonias Roma, Condesa, Juárez, entre otras.


Durante la pandemia por COVID-19 la cifra de ciclistas aumentó por ser un medio de transporte seguro en el que se reducen las probabilidades de contagio

Datos dados a conocer por la Secretaría de Movilidad (Semovi) muestran que en la ciclovía emergente que se habilitó en la Avenida Insurgentes por la contingencia sanitaria (en el tramo de Álvaro Obregón a Eje 7 Sur) el número de ciclistas aumentó más del doble, al pasar de mil 996 el 24 de abril, a 4 mil 633 el 25 de junio.

Otro de los rubros que se elevó fue el presupuesto para infraestructura ciclista, ya que en 2019 y 2020 la inversión asciende a 409 millones de pesos, cifra muy superior a lo que se invirtió en todo el sexenio anterior (2012-2018), cuando se destinaron 239 millones.

Mayor infraestructura ciclista, mayor precio

Una estimación del portal inmobiliario Propiedades.com, realizada con datos del Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo (ITDP), muestra que la infraestructura y más acciones en pro de la bicicleta por parte de sus gobiernos son factores que intervienen en que los precios de vivienda sean más altos.

Según la fuente citada, en el Ranking de Ciclociudades 2019 del ITPD, la Ciudad de México obtuvo 67 de 100 puntos y se ubicó en el segundo lugar de la lista, solo por debajo de Guadalajara, Jalisco, que obtuvo 73.

Mientras que Zapopan (Jalisco) quedó en tercer lugar con 66 puntos. Morelia (Michoacán) y León, Guanajuato, ocuparon el cuarto lugar, ambos con 55 puntos.

Al respecto de los precios, en la Ciudad de México comprar un departamento cuesta en promedio 3.04 millones de pesos mientras que en los municipios de Guadalajara y Zapopan el precio es de 3.6 millones en promedio.

Comodidad y calidad de vida

Leonardo González, analista Real Estate de Propiedades.com, señala que la infraestructura ciclista es considerada un elemento que propicia una mayor calidad de vida, es por ello que un inmueble aumenta su precio si está cerca de ella.


Cuando una casa está bien ubicada, tiene acceso a ciclopistas y tiene los servicios, el costo crece porque tiene un valor urbano importante tanto para residentes como para el mercado

Leonardo González

Analista Real Estate de Propiedades.com

El especialista explica que una casa con infraestructura ciclista cercana es una zona en donde se puede llegar más rápido a los centros comerciales y a los laborales sin necesidad del automóvil o estar en embotellamientos de vehículos.

“Muchas ciudades mexicanas tienen altos grados de congestión donde se pierden miles de horas en el tránsito vehicular y eso entorpece muchísimo la capacidad de una persona de ir a trabajar, estudiar o hacer negocios. Por ello, uno de los objetivos al largo plazo de los gobiernos es usar lo menos posible el automóvil a través de más ciclovías o biciestacionamientos”, agrega.

Además, tener carriles para bici cercanos también implica un ahorro en gasolina, batería del automóvil o pasajes del transporte público.

En conclusión, dice González, mayor infraestructura ciclista se convierte en más compradores interesados para vivir en localidades donde se implementen.

El peligro de la gentrificación

Enrique Soto, especialista en urbanismo de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, asegura que la elevación del costo de las propiedades por más infraestructura ciclista en la ciudad provocará el agravamiento de la gentrificación.

Esta problemática es el proceso por el que a través de la inversión inmobiliaria y comercial se crean espacios habitables de altos costos para un determinado sector de la población y expulsa a los habitantes originarios quienes no pueden subsistir en el nuevo entorno de su localidad, así define el artículo ¿Sabes de qué trata la Gentrificación? publicado por Fundación UNAM.

Este fenómeno se presenta, en zonas como las colonias Roma, Condesa, Juárez, Del Valle, entre otras, que son cercanas a centros comerciales o de mayor actividad económica.

El estudio Nueva Política de Desarrollo Urbano a Nivel Metropolitano, realizado por el Programa de Estudios de la Ciudad de la UNAM, indica que la expulsión de habitantes de la capital provocó el crecimiento de la población en los municipios colindantes de la Zona Metropolitana del Valle de México.

El documento citado revela que la tasa de aumento de habitantes en la periferia del 2000 al 2005 era de 0.26 por ciento que para el periodo de 2010 a 2015, creció a 0.37 por ciento.

El especialista de la UNAM afirma que aunque la bicicleta sea un elemento que pueda favorecer al encarecimiento del uso de suelo, tiene otros aspectos muy positivos como no generar emisiones contaminantes durante los viajes.

Por ello, considera que una forma de evitar que sea un valor agregado en las propiedades que las encarezca, se debe masificar la construcción de ciclovías y biciestacionamientos por toda la ciudad y no sólo en donde hay actividades comerciales o que el precio de su suelo es elevado.

También puedes leer: Esperanza para el uso de la bicicleta en CDMX