Cada mes, para el pago de sueldos y sin contar prestaciones, el Tribunal destina 3 millones de pesos cuando hace dos años erogaba 1.6 millones en el mismo periodo

https://www.youtube.com/watch?v=2swPuHKBdAQ

En dos años, Rodrigo Maldonado Corpus ha conseguido un logro irrefutable e insuperable como presidente del Tribunal de Justicia Administrativa de Nuevo León.

Por supuesto, este logro no es el haber terminado con el rezago de expedientes que existe en este órgano jurisdiccional, creado para resolver las controversias entre los ciudadanos y las autoridades.

Pero lo que sí ha logrado Maldonado Corpus -también presidente de la Sala Superior- es haber inflado en un 53 por ciento el gasto de la nómina del Tribunal de Justicia Administrativa.

En el 2012, el antes llamado Tribunal de lo Contencioso  Administrativo, destinaba 30 millones de su presupuesto para cubrir el pago de sueldos, aguinaldos y prestaciones de sus 80 empleados.

Hoy, dos años después de que entró en vigor la nueva Ley de Justicia Administrativa en la entidad, el pago de la nómina del Tribunal se ha incrementado hasta los 46 millones de pesos.

Es decir, la nómina del Tribunal ha registrado un 53 por ciento de aumento, el cual no se justifica porque la carga de expedientes y el número de juicios que se llevan en esta instancia son iguales a los que se resolvían desde antes de la entrada en vigor de las reformas de justicia.

Este incremento en el pago de la nómina consta en la comparación de los presupuestos anuales autorizados por el Congreso al Tribunal de Justicia Administrativa durante el 2012 y el monto aprobado para este año. 

Para el 2014 el Congreso del Estado autorizó un presupuesto de 54 millones de pesos, de los cuales el 85 por ciento (46 millones) son para cubrir el pago de sueldos y prestaciones.

Cada mes -exclusivamente para el pago de sueldos y sin contar prestaciones- el Tribunal de Justicia Administrativa destina 3 millones de pesos, cuando hace dos años erogaba 1.6 millones en el mismo periodo.

En dos años, prácticamente el Tribunal ha duplicado el monto que eroga para cubrir los sueldos de sus funcionarios.

El aumento se debe principalmente a la contratación de más de 30 empleados, entre magistrados, secretarios de estudio y cuenta, y de escribientes para el nuevo aparato administrativo.

Hoy en el TJA cobran siete magistrados, en lugar de los tres que lo hacían en el 2012, antes de la conformación de este nuevo órgano de impartición de justicia administrativa en Nuevo León.

El Tribunal de Justicia Administrativa destina casi 1 millón de pesos mensuales para el pago de los sueldos de los siete magistrados que cobran en este órgano, son sueldos que rondan por los 127 mil pesos.

Además de Maldonado Corpus, en el Tribunal de Justicia Administrativa cobran como magistrados: Cruz Cantú Garza, José Manuel Guajardo, Alberto Ortega Peza, Genaro Sánchez Martínez y Juana María Treviño Torres.

Además, cada mes -sin tener sala asignada- Juana García Aragón cobra desde hace dos años un sueldo de 105 mil pesos mientras se resuelve el juicio de amparo que interpuso para evitar su remoción la magistrada Juana María Treviño Torres que despacha en la Primera Sala del Tribunal.

García Aragón ha cobrado más de 2 millones de pesos en los últimos dos años sin trabajar en el TJA y lo hará hasta que se resuelva de fondo el juicio de amparo.

El número de secretarios de estudio y cuenta –el cargo de mayor remuneración después del de magistrado- también se ha elevado desde la llegada de Maldonado Corpus.

Hace dos años existían 12 funcionarios de ese nivel en el Tribunal, pero ahora hay 22 secretarios de estudio y cuenta repartidos en las tres salas ordinarias y la sala superior.

El sueldo mensual asciende a 38 mil pesos mensuales para cada uno de ellos.

Entre hoy y mañana –según lo estipulado en la Ley de Justicia Administrativa- debe de concluir el periodo de dos años de Rodrigo Maldonado Corpus como presidente del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado y de la Sala Superior.

Cruz Cantú Garza, magistrado afín también al gobernador Rodrigo Medina, debe de hacerse cargo de la Presidencia de la Sala Superior y del TJA.

La otra opción, pero políticamente menos probable, es que la Presidencia del Tribunal recaiga en el magistrado panista José Manuel Guajardo.

La selección del nuevo presidente es una decisión exclusiva de los tres magistrados que conforman la Sala Superior y no incluye a los cuatros restantes.

El 25 de abril de 2012 los nuevos magistrados del Tribunal tomaron protesta en el Congreso del Estado, que designó a estos funcionarios a pesar de su escasa experiencia en justicia administrativa.

Maldonado Corpus es hijo de Héctor S. Maldonado, priista que controló por muchos años la Junta de Conciliación y Arbitraje y las relaciones con los sindicatos en Nuevo León.

El Tribunal de Justicia Administrativa enfrentó cuestionamientos, hace cuatros años, tras la tragedia del casino Royale, centro de apuestas que funcionaba con un amparo concedido por el exmagistrado José Alfonso Solís.

Incluso, Solís tuvo que dejar el cargo de magistrado y adelantar su jubilación.

El Tribunal de Justicia Administrativa se aprovecha que es un órgano que no es sujeto a medición, o evaluación, por el desempeño de sus facultades y atribuciones a través de los “Indicadores de Gestión”.