Reporte Indigo

Infancia interrumpida

Miedo a ir al baño, rechazo a la compañía de hombres, rozaduras y exhibiciones de los genitales son algunas de las conductas atípicas que pequeños mostraron como resultado de los presuntos abusos de Ramón Morales Jacobo, maestro de un kínder en la colonia de San Juan de Aragón, en la alcaldía Gustavo A. Madero.

“Cuando mi hijo me dijo que se había hecho del baño él no se encontraba con su maestra, ahora la maestra Fanny dice que sí se me habló, que sí se me dijo. Al otro día le vuelve a tocar con esa maestra y yo noté a mi hijo que traía mojados sus calzones, ya no lo vi normal, cuando los niños iban al baño a lo mejor él los agarraba porque mi hijo ya no quiere ir al baño sólo, tampoco quiere que su papá lo lleve”, relató una madre de familia cuyo hijo fue presuntamente abusado.


Como resultado de los abusos de menores comprobados por especialistas de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, hoy lunes la SEP presentará a los padres de familia a las nuevas maestros y personal del kínder, con la promesa de que todas serán mujeres, pues los anteriores acusados de omisión fueron removidos de su cargo

Reporte Índigo tiene en su poder un video en el que madres y padres de familia del jardín de niños relatan sus testimonios. En el material al que se tuvo acceso una joven mujer rompe en llanto al recordar las afectaciones de su pequeño sin que ninguna autoridad educativa del plantel se haya percatado de los presuntos abusos a más de 37 menores.

Por eso a pesar de que Morales Jacobo fue capturado por elementos de la Policía Federal y la Procuraduría General de la República (PGR), los padres de familia exigen fincar responsabilidades al personal del kínder por omisión y por intentar ocultar los hechos a la comunidad.

Hasta hoy no se sabe con claridad cuántos menores pudieron ser agredidos, pues algunos por su edad no saben cómo comunicarlos a sus padres. Así lo manifestó otra madre de familia, cuya hija comenzó a presentar rozaduras desde el mes de agosto y septiembre.

“Yo no tenía conocimiento hasta el jueves, yo le pregunté a mi hija, me dijo que no pasaba nada, que todo estaba bien, sin embargo su conducta comenzó a cambiar, en agosto y septiembre se rozó intensamente así como si se hubiera tallado, se le preguntó y dijo que no pasaba nada y que se había agarrado ella”, relató quien se presentó como la mamá de una alumna de segundo año.

En el video padres de familia del kínder público Marcelino de Champagnat, de San Juan de Aragón, sección 7, reclaman a los funcionarios del plantel el haber ocultado las denuncias que comenzaron a presentarse.


Más allá de la captura de Ramón Morales Jacobo, los padres de familia exigen se investiguen posibles complicidades y responsabilidades del personal

“No se vale que nada más a un grupo porque todos tenemos el derecho a estar enterados, esto es muy delicado, lo que me molestó es que se haya ocultado, el maestro no solo estaba en contacto con el grupo de segundo B, fue con toda la escuela y mantenerlo en secreto a los papás nos tiene en incertidumbre”, expresó otra mamá en la reunión que tuvieron la semana pasada al interior del plantel cuando el caso estalló.

“¿Qué nos hace pensar? que hubo otros muchos casos”, exclamó otra de las asistentes.

La conducta que comenzaron a presentar diversos pequeños en sus hogares encendió los focos rojos de decenas de padres de familia que comenzaron a asociar la actitud de sus pequeños como resultado de los abusos del profesor.

Otra mama detalló que un día cuando estaban en casa su pequeño simplemente “se baja el pantalón y se pone un palito en esta parte y me dice, mira mamá”.

En esa misma reunión una mujer (vestida de pantalón y blusa negra y chamarra de piel) se presentó como autoridad del plantel, sin especificar el cargo y les notificó que el lunes 8 de octubre recibió una queja de presunto abuso, por lo que inmediatamente se activó el protocolo y se retiró al compañero señalado por los padres de familia como el agresor.

Ante el enojo de los padres, la mujer anunció que en unos momentos se presentaría el personal jurídico para explicarles el procedimiento a seguir.

“El lunes se recibe una queja de un presunto abuso, no hubo tocamientos, no hubo penetración. Les voy a pedir que guarden sus celulares, yo les informo la queja tal cual, no puedo presumir hechos, ya está aquí el abogado Julio Cureño de la Dirección Operativa”, explicó la autoridad del plantel.

“Me lo hicieron saber de manera oral, lo dejan después por escrito. Es uno el que lo reporta y la mamá ya está trabajando con quien tiene que trabajar”, abundó.

Como parte de la explicación ofrecida a los padres reunidos en el plantel detalló que se informó a la coordinación y se levantaron las actas de hechos con los padres directamente involucrados; además, se pidió la intervención de la Unidad de Maltrato y Abuso Sexual Infantil para atendiera la situación.

Otra madre de familia interrumpió dicha explicación para denunciar que la directora del kínder pidió que no saliera la información y que el caso se manejara de manera discreta por la gravedad de la situación.


“Debieron haberlo hecho saber a los papás porque todos tenemos aquí a nuestros pequeños y no sabemos cuántos más casos, sobre todo porque el profesor tiene contacto con todos los pequeños, se nos hace raro que hable usted de transparencia cuando no se nos hizo saber desde un inicio. Transparencia es que usted debió hacer una junta extraordinaria para informar y dar atención a nuestros niños”

Mamá de un niño en el kínder de la GAM donde se denuncian casos de abuso sexual

Luego, Julio Loreto Cureño Martínez, quien se presentó como responsable de la Dirección Operativa 2 también explicó que cuando la maestra recibió la queja se activó el protocolo de atención y de manera inmediata se retiró al profesor.

Las explicaciones no dejaron convencidos a los padres de familia, entre los cuales había afectados directos que pidieron al resto de la comunidad acudir a denunciar a la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJDF) pues la intención de las autoridades escolares era minimizar el caso.

“Algo que es relevante es que ningún profesor y ninguna maestra se dieron cuenta, nadie sabe nada, ninguna maestra, del área administrativa nadie vio nada. Son muchos casos”, dijo un papá vestido de pantalón negro, playera roja y chaleco negro.

“Están tapando, están manipulando, a los papás que nos acercamos para decirle a la escuela lo que estaba pasando nos aislaron, nosotros ya rompimos con la escuela, nosotros estamos aquí (muestra la denuncia). Es importante que sepan la realidad de las cosas”.

“Este señor, el seudo maestro tenía contacto con toda la escuela, con todos los salones, niñas y niños del plantel, en la mañana y en la tarde porque también ya hay otra denuncia de un papito de la tarde”, agregó.

El viernes Ramón Morales Jacobo, presunto agresor, fue capturado en el Estado de México. Hoy los padres de familia regresan al jardín de niños para conocer al personal nuevo que atenderá a sus hijos.

Exit mobile version