Inés Gómez Mont promovió un nuevo amparo contra la negativa de la Fiscalía General de la República (FGR), solicitando que no se ejerzan acciones penales en su contra por el presunto delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Esta acción es independiente a la orden de aprehensión que tienen ella y su marido Víctor Manuel Álvarez Puga por un presunto desvío de más de 3 mil millones de pesos, motivo por el que son buscados internacionalmente por los delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero y peculado.

Te recomendamos: “Son gente de mier…”: Filtran audios de Laura Bozzo arremetiendo contra México y Televisa

El proceso solicitado a la FGR por la conductora tiene un año que se inició, en el que pide que se determine el no ejercicio de la acción penal en la carpeta de investigación FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0001159/2017.

Según los abogados de Gómez Mont, la presentadora informó en su debido momento al Servicio de Administración Tributaria (SAT) que sus ingresos acumulables ascendían a 39 millones 518 mil pesos en el ejercicio 2016.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ines Gomez Mont (@inesgomezmont)

A pesar de la supuesta declaración fiscal de la conductora, la FGR se negó a un acuerdo reparatorio, debido a que no se había cubierto el total de las contribuciones supuestamente omitidas, además de que dicho convenio no se había llevado a cabo con la persona legitimada para tal fin.

Es por tal motivo que Gómez Mont decidió buscar nuevamente el amparo a través de una demanda, la cuál ya fue admitida para trámite por la jueza Quinto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, Patricia Marcela Diez.

La defensa de Gómez Mont alega que no hay pruebas de que haya cometido un delito

Los abogados de Gómez Mont señalaron ante la juez que el acuerdo reparatorio podría corresponder a un diverso hecho delictivo de naturaleza fiscal (defraudación fiscal).

Sin embargo, cuestionaron a la FGR por continuar con “una absurda investigación” a pesar de que, según dicen, no existen pruebas de que la conductora haya cometido algún delito ni operaciones con recursos de procedencia ilícita.