Hace unos días el empresario, Ricardo Salinas, opinó que el Instituto Nacional Electoral (INE) debía de morir y desaparecer por presuntamente estar “secuestrado” por los dueños de los partidos políticos, no ser democrático y no representar los intereses de la sociedad.

Contrario a lo dicho por Salinas, José Pablo Abreu, especialista en derecho electoral y director de la Escuela de Derecho del Tecnológico de Monterrey, comenta que las autoridades electorales han costado décadas, dinero y mucho tiempo, por lo que son de suma importancia.

“En México las autoridades electorales han tenido una evolución desde los años 90, se han ido perfeccionando las reglas del juego de la competencia electoral y también se ha buscado fortalecer a las autoridades que deben de hacer valer esas reglas del juego.

“En el caso del INE, pasamos de que el propio Gobierno federal, a través del secretario de Gobernación, organizara las elecciones, a tener a este órgano autónomo que además ha venido mejorando la manera de designar a sus consejeros y buscando mayores garantías de independencia”.

Además, el especialista comenta que antes, los asuntos electorales no podían judicializarse, existía una autoridad del Poder Judicial que revisaba las decisiones, a mediados de los ochenta hubo una autoridad administrativa y en la reforma de finales de los 90 se define que el Tribunal Electoral forme parte del Poder Judicial, buscando otorgar mayores garantías a impugnaciones que se pudieran presentar.

Ese esquema electoral, que es referente internacional, implica que en México tengamos una autoridad administrativa (el INE) que es el que organiza la elección, que recibe quejas de los candidatos y los partidos y una autoridad jurisdiccional (TEPJF) que revisa las decisiones de la autoridad administrativa a nivel de impugnación, es decir, que estén apegadas a ley y a la Constitución.

Abreu además comenta que es natural que las decisiones tanto del INE como del máximo Tribunal Electoral se politicen, ya que tienen que ver con cuestiones que afectan a los partidos.

“Es imposible despolitizar las decisiones del INE y del Tribunal Electoral. Es natural que haya connotaciones políticas, lo que no creo que sea adecuado es que se descalifique a las autoridades por aquellas personas que en algunas decisiones vean afectados sus intereses. Es importante respetar la normativa institucional”, sentencia.

Para frenar dichas descalificaciones, el especialista propone que así como la Constitución establece que en las campañas electorales no se puede injuriar ni denostar a los partidos políticos para tener una jornada sana, lo mismo debería de aplicarse para los árbitros electorales.

Finalmente, José Pablo Abreu comenta que aunque el INE y el TEPJF sean de suma importancia, no deben de llevarse el protagonismo de la elección.


Es importante que el resultado de la elección venga de la ciudadanía y que las autoridades electorales estén pendientes de que sea pareja y neutral

José Pablo Abreu

Especialista en derecho electoral y director de la Escuela de Derecho del Tecnológico de Monterrey

INE En la mira de AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha iniciado un enfrentamiento contra el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova.

Aunque su encono se podría documentar desde 2015, en últimas fechas se ha intensificado tras la decisión del órgano autónomo de bajar las candidaturas de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, en Guerrero y Michoacán, respectivamente.

Además, ya se mantenían una serie de discusiones por el intento de que se suspendieran las conferencias mañaneras que el presidente ofrece de lunes a viernes.

“Lo único que puedo comentar es que no debe de confundirse propaganda con información. ¿Qué es propaganda? El que yo esté llamando a votar por un partido de manera directa o simulada. ¿Cuál es la palabra? Subliminal. No, nosotros no vamos a hacer eso, nunca lo hemos hecho, sería ir en contra de nuestros principios, contra eso luchamos durante mucho tiempo, eso que no vio el director del INE, porque se hacía de la vista gorda, que hacían los gobiernos anteriores, hasta el pasado gobierno”, externó Andrés Manuel López Obrador en su conferencia del 13 de enero de 2021.

De igual forma, el primer mandatario mexicano, en ocasiones ha recordado aquella llamada en la que Lorenzo Córdova se burla de la manera de hablar de un grupo de indígenas.

“Una vez transmitieron unas grabaciones -ofrezco disculpas, pero lo voy a decir, porque si no, no nos entendemos- transmitieron una conversación telefónica del actual director del INE, Lorenzo Córdova -yo no me atrevo a ponerlas aquí- hablando de manera racista en contra de personas de pueblos originarios. Y estamos hablando de un doctor en Derecho, una eminencia académica. Por eso no hay que confundir la educación con la cultura, la cultura es muchísimo más, pero mucho más que la educación”, expresó el presidente el 16 de diciembre de 2020.

También puedes leer: 2021: Pleito e impugnación, trabajo del Tribunal Electoral