Las y los jóvenes hablantes de lenguas indígenas no logran acceder a la educación superior, simplemente por el hecho de no hablar español, de acuerdo con un estudio del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Y es que para los jóvenes que sólo hablan una lengua indígena no hay mayores opciones educativas más allá de la secundaria, lo que los coloca en una clara desventaja ante los hablantes del español, aunado a las carencias económicas de algunas comunidades.

El estudio dio seguimiento, desde 2012, a poco más de 23 mil jóvenes que sólo hablaban alguna lengua indígena; los resultados muestran que ninguno de ellos logró acceder a una educación universitaria.

“Llama la atención, de manera preocupante, que en las muestra de más de 23 000 jóvenes que sólo hablan una lengua indígena, ninguno haya alcanzado estudios superiores, o incluso terminado la escuela secundaria”, se puede leer en el estudio.

De acuerdo al estudio realizado por el Día Internacional de los Pueblos Indígenas en 2012, se conoce que el 27. Por ciento de la población hablante de lenguas indígenas de 15 años y más no sabía leer ni escribir.

Considerando la asistencia escolar, 86.4 por ciento de la población hablante de lengua indígena de 12 años y más no asiste a la escuela.

“Hoy en día, la discriminación no ha sido erradicada totalmente del sistema educativo. Esto se refleja en la persistencia de la desigualdad educativa en las generaciones más jóvenes”, señala la Conapred.

De los 4 millones 149 mil 718 jóvenes pertenecientes a comunidades indígenas de entre 16 y 24 años en 2015, el 29.4 por ciento no contaba por escolaridad.

El estudio advierte que al menos 50 mil personas de entre los 16 y 24 años que no hablan español tienen un nulo acceso a la educación.

“Eliminar las brechas discriminatorias es una tarea de enorme relevancia. Por una parte, las asimetrías que derivan de la discriminación conducen a que los sectores históricamente marginados vean desaprovechados sus talentos y truncados sus planes de vida”, señala la presidenta de Conapred, Alexandra Haas Paciuc.

El estudio señala que para las niñas, niños y jóvenes pertenecientes a pueblos indígenas aún sufren condiciones de marcada desventaja, pues tienen bajos niveles de escolaridad que denotan una franca situación de exclusión sexual.