México registró más de un millón de defunciones durante 2020, de las cuales, más de la mitad fueron atribuidas a apenas tres padecimientos: las enfermedades del corazón, el COVID-19 y la diabetes. Esto de acuerdo con los resultados preliminares presentados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las cuales muestran que las defunciones en general fueron al alza durante el año de la pandemia.

En conjunto, estos tres padecimientos pusieron fin a 571 mil 262 vidas, más de la mitad del millón 86 mil 94 muertes registradas en México durante el año pasado, siendo que en este periodo las defunciones en general se dispararon.

Para ponerlo en perspectiva, en 2019 apenas se contabilizaron 747 mil 784 decesos, menos de 200 mil de los que ocasionaron las tres enfermedades letales de 2020.

Este incremento en las defunciones entre 2019 y 2020, el cual superó las 338 mil, es más del doble de la diferencia acumulada durante la década previa.

Si bien hubo un aumento anual permanente entre 2011, cuando se contabilizaron 590 mil 693, y 2019, la diferencia fue de 157 mil 091. En dicho periodo, la tasa de muertes por cada 10 mil habitantes se mantuvo entre 51 y 59, pero el año pasado este indicador se disparó hasta 86.

Con 218 mil 885 defunciones registradas, las enfermedades del corazón fueron la principal causa de muerte a nivel nacional durante el año 2020. Lo que representó un incremento de más de 60 mil casos con relación a los contabilizados en 2019. Este tipo de padecimientos fueron la primera causa de muerte entre mujeres, superando los 97 mil decesos, y la segunda en hombres, con más de 121 mil casos.


El millón de muertes reportadas por el INEGI con base en el Registro Civil, Servicios Médicos Forenses y Agencias del Ministerio Público serán contrastados con datos de la Secretaría de Salud y el informe final se presentará en octubre

Los efectos de la pandemia

En segundo lugar, se contabilizaron las defunciones por COVID-19, que alcanzaron las 201 mil 163 desde que se confirmó la primera, a mediados de marzo, hasta el cierre del mes de diciembre. El coronavirus fue la principal causa de muerte entre los hombres de México, con más de 129 mil decesos confirmados. En tanto que, para las mujeres, fue la tercera, aproximándose a las 72 mil muertes.

Completó la tripleta de enfermedades la diabetes melitus, la cual causó 151 mil 214 defunciones en 2020. Lo que también significó un incremento con relación al 2019, año en el que contabilizó 104 mil 354 casos mortales. Este padecimiento fue el segundo más letal para las mujeres mexicanas, provocando la muerte a más de 72 mil. Mientras que, para los hombres, fue el tercero, llevando a la tumba a 79 mil.

Junto a estas enfermedades, la influenza y neumonía también se incrementaron de las 31 mil 81 muertes que ocasionaron en 2019 a 56 mil 830 en 2020. Siendo el doble de letal en hombres y y 50 por ciento en mujeres. En contraste, los tumores malignos o las enfermedades cerebrovasculares y del hígado tuvieron incrementos marginales de entre mil y dos mil casos más, mientras que las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas incluso disminuyeron.

En total, el 92.4 por ciento de las defunciones registradas en México durante 2020 fueron causadas por enfermedades y problemas de salud. Los homicidios, de todo tipo, se contabilizaron en 36 mil 579, cifra prácticamente idéntica a la de 2019 y que apenas equivale a una cuarta parte de las muertes ocasionadas por la diabetes durante 2020. También hubo 32 mil 334 defunciones en accidentes y 7 mil 896 suicidios.

Obesidad, el catalizador de las defunciones

Para analizar estas cifras de mortalidad, Reporte Índigo entrevistó al doctor Rodrigo Miguel González Sánchez, infectólogo y vicepresidente del Colegio México de Querétaro, quien señala la relación que guardan entre sí las tres enfermedades de mayor letalidad durante 2020, así como la manera en la que los altos índices de obesidad en el país terminaron por ser un catalizador de estos padecimientos.

“Con esos números no había para dónde hacerse y es el resultado, el virus encontró un huésped enfermo. Diabetes, obesidad, hipertensión, tabaquismo, neumopatías, las comorbilidades jugaron un papel dramático para México. Estamos lidiando con varias epidemias de enfermedades crónico-degenerativas y ahora estamos pagando un costo elevado, ahí está el resultado”, dijo el también presidente del Colegio de Pediatras de Querétaro.

Esto al recordar que México ocupa el primer lugar a nivel mundial en cuanto a obesidad infantil y el segundo en cuanto a obesidad en población adulta, con alrededor del 80 por ciento de este sector siendo intolerante a la glucosa. Factores que influyen en padecimientos como la diabetes y las enfermedades del corazón, mismo que, a su vez, implican mayores riesgos para los contagiados de COVID-19 y para quienes enfrentan el llamado síndrome postcovid.

Aunado a estos factores, González Sánchez señala el reto para el sistema de salud mexicano. Recalcando que este “siempre está saturado”, la llegada de la pandemia significó que el grueso de los recursos se destinaron a atender pacientes con COVID-19, aplazando la atención a otros padecimientos. Lo que incluso llevó a la sobresaturación de instalaciones hospitalarias durante los primeros meses de 2021, aun contando con instalaciones reconvertidas como el Centro Banamex.

“Un sistema de salud siempre saturado se saturó todavía más, todo lo que se atendía se dejó de atender. Ese exceso de mortalidad es en gran parte por el COVID-19, muchas personas no quisieron acudir, porque desconocían la enfermedad o no creían en ella.


“Muchos enfermos que entran en la estadística de defunciones son pacientes que no tuvieron COVID-19, pero por miedo o porque simplemente no había camas en los hospitales, se murieron en sus casas, es la realidad”

Rodrigo Miguel González Sánchez

Infectólogo

Sobre lo que vendrá para México habiendo entrado en la tercera ola de la pandemia y con el avance del Plan Nacional de Vacunación, González Sánchez proyecta que habrá una gran demanda hospitalaria, tomando en cuenta que ya no están disponibles los centros reconvertidos, pero también considera que no se alcanzarán niveles de mortalidad como los del pico de la pandemia

“Enero, febrero y marzo fueron los meses de mayor mortalidad por COVID-19 en México, el reporte del INEGI de 2021 también va a estar con ese exceso de mortalidad, porque lo más alto de la pandemia fue en este año. Para adelante, en mi opinión, puede haber incremento en la demanda hospitalaria, sobre todo de oxígeno, por los pacientes de 30 a 50 años que aún no tienen el esquema de vacunación completo, pero con una mortalidad menor, definitivamente”.

También puedes leer: México tiene exceso de mortalidad del 37% de acuerdo a Secretaría de Salud