El Instituto Nacional de Antropología e Historia informó este lunes que abrió un expediente en el departamento jurídico de la dependencia, para investigar las irregularidades en torno a los guías de turistas de la zona arqueológica de Chichén Itzá.

Esto luego que se presentaron denuncias sobre supuestas irregularidades en torno a los guías de turistas que se encuentran en este lugar.

Al parecer existe una “mafia” en la zona arqueológica, pues presuntamente se venden certificados para que guías puedan operar en Chichén Itzá, a pesar de no estar capacitados adecuadamente.

A través de un comunicado de prensa, el Instituto Nacional de Antropología e Historia indicó que el caso fue turnado a las autoridades estatales y federales en materia de turismo.

Al respecto, el jefe del Jurídico del INAH en Yucatán, José Arturo Chab Cárdenas, señaló que los guías de turistas están regidos no solo por la Ley General de Turismo, que es de carácter federal, sino también por la Ley para el Fomento y Desarrollo del Turismo en Yucatán.

“De igual modo, de conformidad a los artículos 8 y 14 de la Ley de Fomento y Desarrollo del Turismo en Yucatán, los Prestadores de Servicios Turísticos están obligados a prestar servicios sin violentar las disposiciones establecidas en la normatividad vigente y proporcionar los bienes y servicios ofrecidos en las condiciones y términos adecuados, debiendo cumplir los precios, tarifas, promociones, reservaciones, y demás prestaciones acordadas, en los términos anunciados, ofrecidos y sin alteración a la verdad”, dijo el abogado.

Lee: Corrupción de personal del INAH en Chichén Itzá

Cabe señalar que el turismo en Yucatán es un ordenamiento estatal, por lo que los servicios turísticos prestados por los guías están obligados a dar cumplimiento y no violentar a la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Asimismo, se informó que la Asociación de Guías Turísticos de Yucatán denunció que la Secretaría de Turismo federal (Sectur) está emitiendo licencias “al vapor” para personas que no son profesionales, lo que está provocando un caos en la zona arqueológica.