En el mismo año que el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) dijo estar en crisis y sin recursos, también derrochó miles de pesos en bienes y servicios que no contribuyen a su principal función de ser el órgano garante de la participación ciudadana. 

En octubre de 2021, el IECM dio a conocer que estaba en crisis económica y no tenía dinero para pagar 76 millones de pesos de las prerrogativas de los partidos políticos correspondientes a los meses de noviembre y diciembre. 

Sin embargo, en ese mismo ejercicio presupuestal, derrochó más de 800 mil pesos en comprar objetos como plumas, cajas y servicios de jardinería, que no son elementales para realizar sus actividades constitucionales como garante de los derechos político-electorales de la ciudadanía. 

Te sugerimos: Presupuesto del IECM pone en riesgo participación

El pasado 10 de diciembre, el IECM informó a través de un comunicado que su crisis financiera se debía a que para 2021 recibió 27 por ciento menos de los recursos que solicitó y que en su gasto priorizó la organización de las elecciones locales del mes de julio, así como las actividades relacionadas a los Presupuestos Participativos de 2020 y 2021. 

No obstante, la institución electoral tiene un amplio historial de falta de austeridad y gasto excesivo de recursos: el 25 de febrero de 2020, Reporte Índigo publicó la nota “Autonomía de órganos fuera de la Ley de Austeridad”, donde se detalla que durante 2019, el IECM, el Tribunal Electoral de la Ciudad de México (TECDMX) y la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), gastaron más de 8 millones de pesos en seguros de vida privados, festejos y viajes. 

Las compras 

El primer contrato a través del que el IECM compró un bien no necesario para llevar a cabo sus actividades primordiales, es el que tiene el número de requisición 1099 con el que se adquirieron 17 mil bolígrafos de color morado, detalla información consultada sobre las compras del instituto que se puede consultar en la Plataforma Nacional de Transparencia. 

En total, por las plumas, el órgano electoral pagó 110 mil pesos a la empresa Cicovisa, señala el contrato que fue firmado el 3 de septiembre de 2021. 

Sin embargo, el documento —concretado a través de un concurso de invitación restringida— no revela qué acción se iba a llevar a cabo con los bolígrafos ni cómo ayudarían a incentivar la participación ciudadana de los habitantes de la capital. 

Después, está el acuerdo comercial C.P .AD.-024-21 por el que el instituto contrató el servicio de jardinería para sus instalaciones por un monto de 654 mil 679 pesos. 

Este contrato fue firmado el 4 de febrero de 2021 por medio de una adjudicación directa que benefició a la empresa Joad Limpieza y Servicios; es decir, no hubo un concurso de licitación pública que asegurara las mejores condiciones para la administración gubernamental. 

Por último, el IECM compró mil 754 cajas de cartón a la empresa Cicovisa a través del contrato AD. 28 por un monto de 91 mil 123 pesos.

En esta ocasión el contrato fue firmado en marzo de 2021 y el documento tampoco detalla de qué forma las cajas ayudan a garantizar los derechos de participación ciudadana de los habitantes de la capital. 

Los recursos gastados en los 3 contratos suman la cifra de 855 mil 802 pesos. 

Gobierno vs IECM 

Después de que el IECM hizo pública su situación financiera, su actual presidenta, Patricia Avendaño, pidió al Gobierno de la Ciudad de México un aumento de presupuesto para 2022 por 753 millones 900 mil pesos adicionales a lo asignado. 

La representante de la autoridad electoral dijo que, de no tener la ampliación, “prácticamente no se podrá realizar ninguna actividad adicional al funcionamiento ordinario y el pago del financiamiento público a partidos políticos, sin consultas de presupuesto participativo ni actividades preparatorias para próximos ejercicios electorales, ni ningún programa de educación cívica”. 

Tras esto, el 11 de diciembre, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, afirmó que el IECM había tenido una ampliación de presupuesto de 100 millones de pesos para 2021 y consideró que hubo una mala planeación de gastos por no garantizar el pago de las prerrogativas de los partidos. 

Te puede interesar: El costo del IECM para el 2020 genera controversia

Igualmente, reprochó que se hayan gastado más recursos en la elección intermedia que estuvo a cargo del Instituto Nacional Electoral (INE) que en dar sus recursos a los institutos políticos. 

“Lo que no entendemos es por qué no destinaron los recursos y no los prepararon con planeación para que los partidos políticos pudieran tener sus prerrogativas de enero a diciembre; esa es la parte que nosotros no entendemos por qué se destinaron recursos a otros rubros y no están cumpliendo con esta obligación constitucional de entregar las prerrogativas a los partidos”, mencionó. 

También, dijo que el IECM debía ser investigado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) porque no se percató que no iba a tener los recursos necesarios para cumplir sus obligaciones desde el inicio del año, sino has- ta el final cuando ya tenía que hacer las erogaciones. 

Por último, Sheinbaum mencionó que la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) no podía dar una ampliación al instituto, solo adelantar recursos correspondientes a 2022. 

Ante esta situación, el 22 de diciembre de 2021, el IECM difundió un posicionamiento en el que informó que para resolver la problemática, iba a tener que cancelar proyectos y programas en el año 2022. No obstante, no detalló cuáles serían las acciones afectadas.