El decreto que expidió el Congreso de Oaxaca para desaparecer al Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (IAIP) de esa entidad, y sustituirlo por un organismo distinto, en una ofensiva contra los órganos autónomos impulsada por Morena, encendió las alarmas de la sociedad civil.

Ante el riesgo de que la decisión del Poder Legislativo de Oaxaca detone una reacción en cadena en el país, motivando a otros Congresos estatales bajo el control de Morena a proceder de la misma forma contra sus Institutos de Transparencia, múltiples grupos civiles y empresariales se manifestaron contra el paso que dieron los legisladores del estado sureño.

El pasado 14 de abril, en medio de las continuas críticas que hace el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), el Congreso de Oaxaca aprobó la reforma morenista para extinguir intempestivamente su IAIP, y crear en su lugar un Órgano Garante de Acceso a la Información Pública, Transparencia, Protección de Datos Personales y Buen Gobierno.


Unos meses antes, el presidente, López Obrador, había planteado precisamente la posibilidad de eliminar al INAI, según lo expresó en su conferencia del 4 de enero de 2021

“Todavía se sigue gastando mucho en cuestiones que no son fundamentales. (…) Pero, aún con todo lo que hemos hecho, todavía hay organismos supuestamente autónomos, independientes porque fueron creando durante el periodo neoliberal otro gobierno. (…) Vamos este año a llevar a cabo una revisión sin afectar a los trabajadores, pero imagínense cuánto nos ahorramos en renta de oficinas, en viáticos, en gastos superfluos.

“En el mismo INAI, mil millones de pesos. ¿Qué?, ¿no puede la Secretaría de la Función Pública hacerse cargo de eso?, si quiere un organismo independiente, un organismo autónomo, ¿no está para eso la Cámara de Diputados, la Auditoría Superior de la Federación?”.

Finalmente, el político tabasqueño afirmó que todos estos aparatos administrativos los crearon para simular que se combatía a la corrupción y la transparencia y que no había impunidad.

“Todo fue una farsa, y al mismo tiempo era para darle trabajo a los allegados de los funcionarios públicos”, volvió a arremeter.

Polémica oaxaqueña por desaparición de IAIP

El 18 de abril de 2021, mediante un comunicado, Fredie Delfín Avendaño, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Oaxaca, aseguró que la determinación sobre el IAIP no se trataba de una “desaparición”, sino de una “transformación”.


Es importantísimo señalar que no estamos desapareciendo, sino transformando, el actual IAIP por un nuevo órgano que verdaderamente garantice el acceso a la Información pública, la transparencia y la rendición de cuentas, e incorpore el reconocimiento del buen gobierno

Fredie Delfín Avendaño

Diputado de Morena

Pese a ello, las posturas en contra de esa determinación se siguen acumulando; desde el 21 de abril, las organizaciones Artículo 19, Fundar y el Observatorio Ciudadano Designaciones Públicas, advirtieron que la reforma considera aumentar el número de comisionados en el nuevo órgano de tres a cinco, y que su selección podría no ser imparcial.

“Esta reforma constitucional crea un precedente preocupante y genera incertidumbre en términos de los procesos de designación y la continuidad institucional de un organismo autónomo garante de derechos humanos, al abrir la puerta a una potencial captura política del IAIP, pues cualquier medida que busque minar su autonomía o establecer mecanismos de control político impacta seriamente en el ejercicio de los derechos de las personas”.

El propio INAI señaló el 20 de abril que el ejercicio y la tutela de los derechos de acceso a la información y de protección de datos personales en el estado de Oaxaca podría estar en riesgo por la desaparición del IAIP y el hecho de que no se prevea un plazo transitorio para la instauración del nuevo organismo.

“El dictamen aprobado podría atentar contra la democracia e implicar violaciones a los derechos humanos de acceso a la información y de protección de datos personales en la entidad federativa”.

CPC, el otro damnificado

Sin embargo, en aquella sesión del Congreso de Oaxaca no solo arremetió contra el IAIP, sino también contra el Comité de Participación Ciudadana (CPC), el órgano que está a cargo de vigilar el funcionamiento del Sistema Anticorrupción, y que también fue extinguido para dar paso a un “Consejo de Participación Ciudadana”.

Ante ello, la Red Nacional de Comités de Participación Ciudadana, criticaron la reforma.

“Un grupo de diputados del Congreso de Oaxaca lograron mediante la mayoría, consumar el despropósito de modificar su Constitución para desaparecer el IAIP y el CPC del Sistema Estatal Anticorrupción, forzando su reconfiguración bajo otro nombre y con ciudadanos de su agrado; lo sucedido es proclive a los intereses de un grupo político que pretende mermar, atacar o capturar a instituciones esenciales para la promoción de la transparencia y el control de la corrupción”.

De igual forma, un grupo de cámaras y asociaciones empresariales de Oaxaca, incluyendo a la Coparmex y al propio CPC, reprocharon la medida.


A la par de la desaparición del IAIP de Oaxaca, el Congreso local decidió también eliminar el Comité de Participación Ciudadana

“Condenamos enérgicamente la grave reforma constitucional aprobada por el Pleno de la LXIV Legislatura de Oaxaca, con el objetivo de llevar a cabo nuevos procesos de selección para remover de sus cargos a todas las comisionadas y comisionados actuales del CPC y del IAIP”.

Calificaron lo sucedido como un “albazo” para remover y nombrar personas a modo.

“A toda velocidad en el Pleno de la Legislatura y en menos de 5 minutos, se aprobaron las reformas constitucionales sin mediar exposición alguna, sin reservas; en pocas palabras, ni siquiera se discutió el contenido de las reformas en Tribuna”.

También la Barra Mexicana, Colegio de Abogados AC y su Capítulo Oaxaca se manifestaron para “exigir el respeto y la preservación del CPC y el IAIP”.

También puedes leer: ‘Rebelión’ en el Senado por ley de Transparencia